Páginas vistas en el último mes

lunes, 27 de julio de 2015

Conversación entre Armando Ribas y Guillermo Andreau en 2007 (V)



Guillermo Andreau: Quería que nos dieses algunas opiniones sobre Ayn Rand. El año que viene se cumplen cincuenta años de la publicación de “La rebelión de Atlas”.
Armando Ribas: Según dicen parece que en los Estados Unidos después de la Biblia los libros de Ayn Rand son los que más se leen.
G. A.: Más han influenciado…
A. R.: No. Los que más se leen. No sé hasta dónde han influenciado. Lo que sí sé es que ella se dio cuenta, precisamente porque venía del sumun de la opresión y llegó al reino de la libertad, y se dio cuenta y describió con gran lucidez muchos de los aspectos fundamentales de lo que significaron los Estados Unidos en la historia de la humanidad. No nos podemos olvidar de que si no hubiera sido por los Estados Unidos hoy seriamos nazis o comunistas. Y además se dio cuenta también… es la primera vez que vi una crítica tan acerba a Kant, como la que hace ella, de la idea de creer que el individuo tiene que vivir para el otro. Eso es una mentira. El individuo vive para sí y eso no quiere decir que no ame. Son dos cosas diferentes.
G. A.: Esa es una característica del hombre en su pequeño círculo… El hombre sí vive para el otro, para el hijo, para la mujer que ama, para los amigos ¿no?
A. R.: Exactamente, porque son los sentimientos que están ínsitos en el ser humano y por eso Hume hace esta gran diferencia entre justicia y moral. Con ella yo tengo una discrepancia y es que cree que todo esto es un proceso racional y cree que todo error es irracional. No es cierto. Los errores son racionales también. Todo el racionalismo es el exceso de razón, el haber creído que la razón nos daba la verdad.
G. A.: La confianza en la razón al transformarla en el fanatismo. Creer que la verdad existe y nos hace fanáticos.
A. R.: Creer que hay alguien que la sabe. La descripción que ella hace en muchísimas de las cosas es genial. Alguna de las cosas que yo siempre he soñado es cuando dice que en algún momento hay una discusión entre dos legisladores y uno le dice al otro que va a poner tal ley, y el otro le contesta: “no, pero esa ley no la va a poder cumplir nadie” y este le dice “¿y quién quiere que se cumpla?” En otras palabras, el poner leyes incumplibles es la mayor forma de la corrupción.
G. A.: Una moral que no es practicable se convierte en una escusa para cualquier práctica.
A. R.: Y por eso es que destruye a Kant y en eso yo estoy totalmente de acuerdo con ella. Ella tiene un problema contra la religión. Yo tengo un problema el uso de la religión políticamente. Es verdad que se puede tener razón en que se ha usado políticamente a través de toda la historia, desde los sumerios hasta la fecha, pero se logró separarlas en los Estados Unidos. Y en la argentina, curiosamente, en algún tiempo se logró, porque fíjate que en 1884, cosa que los argentinos no saben, por los menos el noventa por ciento no lo saben, Roca echó al nuncio apostólico y la Argentina rompió con Roma durante veinte años. ¿Por qué los argentinos no saben esto? Porque se lo ocultaron. Y rompió ¿por qué? Porque la iglesia se quiso meter en problemas de la enseñanza civil, de la enseñanza laica y el matrimonio civil. Y esto era contrario a la Constitución.
G. A.: Contrario al principio cristiano de separar a la iglesia del Estado.
A. R.: Exactamente. ¿Sabes lo que pasa? Que encontraron un medio de obviar eso. Ellos lo llaman moral y a través de la moral se meten en la política, y esto está escrito por el actual papa, que fue el que le escribió “Veritatis Splendor”… que dice que ellos tienen la función de decir cuál es la verdad, así que imagínate. Y ahora, si bien en este momento están en contra del gobierno, por una serie de circunstancia, pues es muy nefasto que sea la iglesia la que tenga que salir a discutir con un gobierno nefasto como este. Porque el socialismo cristiano está vigente desde la “Populorum progressio”, que trajo los documentos de Puebla… y seguimos creyendo de verdad que los pobres son pobres porque los ricos son malos. Este principio es otro principio totalmente negativo para la creación de riqueza, que es el verdadero problema.
G. A.: Pero en una sociedad intervencionista… porque cuando Jesucristo dijo eso estaba hablando de los grupos políticos. Los ricos eran los políticos en aquellos momentos. No existían la burguesía ni los generadores de riqueza.
A. R.: Esa fue la idea. Pero eso lo tiene que interpretar como que el que tiene más posibilidades de pecar tiene más tentaciones y el que tiene más tentaciones puede pecar más. Pero eso es un problema religioso que yo no voy a discutir. De la misma manera que si uno es católico porque tiene como único interés ir al cielo, tiene un interés como otro cualquiera, como el interés de hacerse rico.
G. A.: La población de ese orden, que es muy parecido al que tiene hoy la Argentina, donde los ricos son los políticos o los socios de los políticos... Jesús se refería a ese orden; no al orden de la burguesía, que no existía por aquellos días. Pero la iglesia interpretó esto como un ataque a la burguesía, al hombre productor, al empresario generador de riqueza.
A. R.: Esta es la idea, porque se compraron el socialismo. Primero se compraron el fascismo a través de la “Quadragesimo anno” y despúes, pasando por la “Mater et Magistra”… pero cuando vino Pablo VI con la “Populorum progressio”, ahí… imagínate, citan a San Ambrosio que dice que lo que le sobra al rico es del pobre y si el rico no se lo quiere dar el pobre tiene derecho a quitárselo. De ahí a la revolución marxista…
G. A.: Estaban hablando de un orden de sometimiento y tiranía como…

A. R.: Y hoy a cualquier cura, con la excepción que quiero hacer de mi amigo el padre Brown, no habla nada más que del reparto de la riqueza y de los ricos y toda esta… Porque el negocio de la pobreza es el que ha traído el poder político. Y mira lo que ha pasado ahora, que aquí no lo dicen, en los Estados Unidos, que tuvieron que compensar con seiscientos millones de dólares el problema de la pedofilia… pero lo que es más importante ¿por qué la iglesia tenía seiscientos millones de dólares? ¿No te parece curioso?

No hay comentarios: