Páginas vistas en el último mes

jueves, 13 de abril de 2017

Conferencia de Antonio Escohotado en Huesca, el jueves 27 de octubre de 2016, presentado por Silvia Grijalba (Periferias 17.0 Estados Alterados).


Pensemos en Aladino, el genio y la lámpara de Aladino. Supongamos que es verdad y que tú frotas cierta lámpara y aparece un señor, se pone así y dice ¿qué quieres, mi Amo? Y entonces tú le dices: huy, estoy aburrido. El genio te matará o te aplastará como una colilla en el cenicero, porque es lo único que no le puedes pedir al genio. Cuando se toma ácido sin preparación, cuando se toma cualquier tipo de fármaco de ese poderío, que básicamente es poderío introspectivo: quién tú eres, a dónde vas, qué quieres, qué no quieres…  decir: “no es que lo he tomado porque estoy aburrido”, sólo puede ser peor infradosificarte. Dame un cuartito, dame un octavo… porque te crees que no te hace efecto y, sin embargo, estás veinte horas bajo el efecto. Al ácido hay que tener un respeto enorme. Tanto respeto como que te va a matar y, sin embargo, va a ser una muerte imaginaria. Va a ser que primero pierdes: “oye, ¿pero qué significa sala? Ese, a, ele ¿qué es ele? ¿A? ¿Qué coño es a? Ahí empieza la desintegración del lenguaje… Y luego dices: “¡ah! No puedo hablar… Y entonces ¿quién soy? No soy. Esto se va a acabar”… Comienza la espiral. El genio te está aplastando en el cenicero. Es lo que mereces. Te has atrevido a buscarte a ti mismo, pero no has tenido ni respeto por aquello que buscas ni respeto por ti mismo… Práctica. Nadie debe tomar una sustancia de este estilo sin prepararse equis días, sabiendo que quiere saber lo que hasta entonces no sabía. Con certeza va a saber, pero muchas veces a costa de cualquier frivolidad. No frivolity. No frivolidad. Aquí se paga con el delirio paranoico. No en un caso. En el noventa y nueve coma nueve de los casos; y bien merecido, a mi juicio. La LSD, como la ayahuasca… es una manera de sacarlo… La ayahuasca es una LSD floja, pero con unos poderes higiénicos muy superiores, en el sentido de que al día siguiente te encuentras nuevo, como si pasases por el baño turco; has sacado todas las toxinas y estás nuevo. No vas tan profundo, pero vas lo bastante profundo como para saber dónde estás, quien eres, qué quieres. Muchas personas que no les interesa esto, que se alejen de este tipo de drogas. Hay otras muchas drogas que les pueden interesar y servir. Lo único que no hay manera, a mi juicio, es tener una vida humana que no aproveche una u otra droga psicoactiva. Eso todavía no lo he conocido, aunque sin embargo, obviamente, es el ideal de la humanidad, el de Naciones Unidas, el del Estado español y el de todos los seudoexpertos, que tienen la ventaja de hablar de esto diciendo que: “no, la experiencia no es útil; lo bueno es el prejuicio”.
…………
(Sobre la situación actual: ¿legalización, normalización?)

Pues mira, hace cinco años hubiera dicho que esto va de largo, como fuel la brujería, que fueron casi doscientos años. A mí me parece que esto se está acelerando mucho y que en dos o tres años podemos tener novedades sensacionales. En la práctica, la realidad es que los quinientos funcionarios de naciones Unidas han pasado a ser cinco o seis. Las dotaciones de las brigadas de estupefacientes, en prácticamente toda la Unión Europea, se ha reducido en forma drástica. La guerra de las drogas se ha acabado, en el sentido del dinero. Sigue quedando ahí pero, en la práctica, la política de reducción de daños ha ocupado el noventa y cinco por ciento de los presupuestos. Se está intentando dar marcha atrás, dentro de un estatus de armisticio generalizado, porque ninguna cruzada se ha echado atrás. Desde la primera, aquella que fueron a buscar el cuerpo de Cristo, inconscientemente, porque imagínense ustedes que hubieran encontrado una tibia de Cristo… Se hubiera desintegrado todo el dogma, porque aquel señor resucitó. No se puede encontrar ningún residuo orgánico. Hacerle la guerra a los árabes, en busca del cuerpo de Jesús, es un sencillo despropósito. Pero es que así han sido una cruzada tras otra: contra sodomitas, librepensadores, drogatas, brujos… Bueno, ahora estamos en una etapa de retroceso. Tampoco hay que urgir mucho al cruzado, porque el cruzado es un personaje histérico, analfabeto y básicamente agresivo… Hay que dejarle que se ahogue en su propia bilis, crecientemente intensa, puesto que en los demás fármacos se están produciendo unos progresos enormes… Imagínense la planta del cáñamo en los años cuarenta y la planta del cáñamo en dos mil quince… Ahora es increíble. La planta del cáñamo tiene un desarrollo sólo comparable, a mi juicio, con el informático. Como pasar del telégrafo, dale al dedo, con el código Morse, a lo que tenemos ahora con el ratón. La planta de marihuana es increíble. Te puedes permitir construir una presa, digo una presa, que parar la deforestación del mundo y colocar al planeta entero, por supuesto. El mundo se ha peleado con la química… Los cruzados se han peleado con la química, como se pelearon con el librepensamiento en su momento, con las consecuencias previsibles. Decía Spinoza: “la libertad tiene infinitos enemigos y casi omnipotentes, pero siempre dura un segundo más que ellos”. Es lo que nos pasa aquí. La humanidad aprovechará el arsenal psicoactivo, que se pude llamar el Paraíso Natural… Porque se ha llamado paraíso artificial… pero ¿hay algo más natural que la química? ¿Es más natural que la química el dogma? ¿Es más natural que la química el inquisidor? ¡Hombre, depende! Si uno se fija en la Unión Soviética o en la Alemania de Hitler, quizá. Pero salvo esos periodos, es discutible.
…………
Pues esto nada más que son una pandilla de personas fanáticas, enloquecidas, entregadas a una idea fija. No se han dado cuenta de la alegría infinita que hay en darse cuenta de que uno está equivocado; en darse cuenta de que uno pensaba que esto era esto, y no. Uno se pone a estudiarlo y no es eso; es otra cosa. Una muestra más de la infinitud de la naturaleza. Se podía decir de la omnipotencia divina, siempre que nos demos cuenta que un dios que vaya a amarnos, no es Dios. La única forma que tenemos de acercarnos a un dios que sea Dios es un ser indiferente a cada uno de nosotros. Ese honor, que me fue dado, de decirle a mi sociedad: os equivocáis atribuyendo personalidad a las drogas, eso es borrar la vuestra… Bueno, de eso estamos viviendo esta misma tarde. No es más que eso. Fue una iluminación que tuve, pero por otra parte era lo que sabía toda la antigüedad, lo que supieron todos los continentes hasta que vino este rapto. Un rapto muy rapto muy parecido al de “vamos a recuperar el Santo Sepulcro”, sin darse cuenta de que recuperar el Santo Sepulcro significaba hundir para siempre el dogma de la fe y acabar con la figura del Jesús resucitado.
…………
(Nuevas tecnologías, Internet profunda, Deep Web, TOR, seed route, libertarismo, bitcoin)

Mi maestro Freud decía que cada vez que algo pasaba, estaba sobre-determinado. Igual que está sobre-determinado que el inquisidor y la guerra contra las drogas, espiritualmente, vayan siendo un fenómeno cada vez más grotesco, criminal, ignorante y cobarde, al mismo tiempo la técnica, el espíritu y la técnica, van descubriendo modos de acabar con la indignidad, con la iniquidad. Y entre el señor Nakamoto, que descubrió esta moneda de puro trabajo, que es el bitcoin, a través de la pura confianza… No hay tiempo aquí para explicarlo, pero cuando hay una densidad concreta de ordenadores trabajando, eso genera un monto de confianza suficiente como para minar, ellos llaman minar, mine, un bitcoin… los bitcoins tienen una cifra en principio límite en primera emisión, si no recuerdo mal, del diez mil millones… deben estar rondando eso, pero no hay ningún problema en hacer segunda y tercera emisión… El caso es que con esa moneda libertaria, combinada con sistema de encriptamiento TOR, que es el que permite navegar en silencio por la web, sin ser detectado, porque cada vez que tú lanzar el mensaje y el otro lo recibe, se destruye el uno y cuando el otro te contesta, se vuelve a destruir, pero al mismo tiempo queda un residuo que permite seguir manteniendo la comunicación… Un hombre civil, un hombre de la talla de Sócrates, a mi juicio, Ross Ulbricht, un muchacho de veintitrés años entonces, que ahora está condenado a perpetua, a dos perpetuas… Creo que todo este auditorio debería cogen un fusil de asalto y acompañarme para romper la cárcel donde tienen metido a este santo hombre, a este bendito hombre, por ninguna causa… Ross Ulbricht descubrió que podía abrir una página donde las personas se suministrasen todo tipo de fármacos, con unas condiciones básicas, que es no cobrar el dealer hasta que el receptor dice: “lo he recibido y estoy conforme”. Esto es todo un cambiazo gigantesco. Silk Road fue la primera página. Yo no sé qué cantidad de ellas habrá ahora. Cuando el FBI y la DEA cerraron Silk Road, a la semana salió, sobre el sello de los Estados Unidos que decía “esta página ha sido clausurada”, otro sello diciendo “los traidores al conocimiento nunca se saldrán con la suya”, “la página está reabierta”. Internet es el momento donde, al no tener cabeza, al no poder ser decapitado, al ser una organización en red, horizontal, en vez de jerárquica, vertical, el mundo está acercándose al ideal que para nosotros es la autonomía de nuestros vecinos y la nuestra propia y a la catástrofe que es, para el alma autoritaria, imaginar que no va a ser obedecido ciegamente su orden, cuando la da. El caso es que cualquier persona que hoy desee cualquier droga, así de sencillo, cualquier persona que desee hoy cualquier droga, la puede obtener de las páginas de la red.
…………
(Victimismo, entorno del consumo)

Bueno, yo le decía a Orencio que hablaríamos veinte minutos y que luego tendríamos contacto en que ustedes se comunicarían. Me temo que hemos superado largamente esto, pero esto que me pregunta Silvia es el quid de toda la cuestión. Me parece que he tenido el honor de ser el primero en decir una evidencia que toda la antigüedad tuvo clara… toda la época moderna… y sólo empezó a borrarse a partir, aproximadamente, del año catorce, cuando comenzó la Ley Seca y, al mismo tiempo, se disparó la prohibición de otras drogas, que entonces eran nada más que tres. No estaba la heroína. Eran solamente el opio, la cocaína y la morfina. Hasta el año catorce la humanidad tenía perfectamente claro el principio de la sobria ebriedad, que las drogas son un don divino que permiten a las gentes conocerse a sí mismas, por una parte, y festejar con otras, por otra. El criterio de la sobria ebrietas está expresado en los diálogos platónicos, pero tiene una obra monográfica, que es la de Filón de Alejandría, un platónico que se llama así. Dice Filón: “el que puede drogarse tiene el alma limpia, no tiene nada que ocultar, ni de sí mismo ni de los demás; el abstemio es un cobarde, que tiene miedo de que los demás y él mismo conozcan lo que tiene dentro”. Esto se nos olvidó fuertemente y llegamos a la idea de un mundo sin drogas. ¡Oh, sería estupendo! Sólo que nunca se ha cumplido, ni remotamente. El abstemio completo es un personaje tan raro como el 0,01 por ciento de todas las sustancias conocidas, en el mundo actual. Porque hay muchísimas personas que dicen que no se drogan, pero mienten. Están tomando unas cantidades de fármacos todos los días que el uno dice que es para la glándula tal, el otro dice que para el tobillo y el otro dice que para los nervios, pero en realidad el abstemio completo es una singularidad matemática.
…………
(Si se puede crear sin drogas… La fascinación de las drogas en el mundo de la creación)

El yoga producirá efectos químicos análogos a los del uso de una sustancia y, sin embargo, no usa la sustancia. Unos prefieren hacer los ejercicios del yoga. Otros prefieren tomar la sustancia. El único problema que el ser humano tiene del enorme arsenal, y creciente, de sustancias psicoactivas es que allí cualquier defecto de elegancia, cualquier gula, cualquier desmesura no sólo se paga con mala salud. Se paga con el ridículo. Decía Moliere: “no me importa que me llamen malo. Sí me importa que me llamen ridículo”. Decía Baudelaire hablando de aquel juez que era tan severo y que una vez se tomó un trozo de hachís y se puso a bailar indecentemente, como una bailarina de cancán: “cuidado amigo, cuidado; hasta cierto punto la hipocresía rinde”. Te llegarás a morir sin preguntarte a ti mismo ¿qué sientes? ¿Qué piensas de tu padre? ¿Qué piensas de tu hijo? ¿Llegarás a morirte sin tocar esa última zona del ser donde aparecen cosas insólitas? La pregunta de si se puede crear sin drogas me parce capciosa. Porque supongamos que planteamos ¿se puede estudiar sin drogas? ¿Se puede progresar sin drogas? ¿Se puede vivir sin drogas? El problema es sin drogas. Cuando las preposiciones llevan un negativo es como si además de esta mesa hubiera una “no mesa”. No. Sólo los adjetivos tienen contrario. Los sustantivos son únicos, de manera que no hay un no vaso. Lo que sí hay es blanco y negro, bueno-malo. Quizá sin darse cuenta usted desplaza la cuestión de las drogas, como si fuesen adjetivos. Las drogas no son adjetivos. Las drogas son sustancias. Y tan sustancias son y tan sustancias somos nosotros, sus usuarios, que cada uno de los usos de las drogas va a variar de uno a otro y de otros momentos… Nos quedamos sin tiempo y yo no tendré ocasión de explicarle todos los malos viajes que yo he tenido. Esos malos viajes me han ayudado más que los buenos. Pero hay que tener coraje. También es bueno haber nacido un poco inconsciente y morir un poco inconsciente. Estoy de acuerdo. ¿Qué nos acerca a los fármacos? El que no quiera ir hasta el final…
…………
(La distinción que hacía Albert Hofmann entre las drogas que causan síndrome de abstinencia y otras como el LSD, el peyote y demás… La apertura a la realidad y la distorsión de la realidad)

Tuvimos muchísimas discusiones y creo que antes de morir Albert se puso de mi lado. Yo le dije que era un ingenuo. Que primero tenía que tomar las otras drogas y que él era un perfecto ignorante fuera de su grupo. Que realmente no hay otra regla en la vida. La verdad es que tuve que forzarle a que leyera una par de trataditos de Aristóteles para que se acabase de empapar de qué significa experiencia y qué diferencia hay entre experiencia, juicio y prejuicio. Albert no estaba por la labor de tomar cocaína, ni opio… Opio sí conseguí que tomase un día y le gustó mucho. Pero las demás drogas, por ejemplo los neurolépticos… Él fue el primer químico que empezó a investigar la reserpina… De la reserpina han salido todas esas horribles familias de neurolépticos o ata-nervios que aún ahora permiten que, en vez de tener con camisa de fuerza o metidos en un psiquiátrico, la gente vaya por la calle, pero eso sí, tomándose sus cuatro pastillitas de Meleril o Haloperidol… Yo le decía: Albert, tú eres un ingenuo, tú no sabes de lo que hablas. A pesar de que te respeto, eres mi padre espiritual y sabes de todo muchísimo más que yo, pero aquí tú eres un ignorante. Parece mentira que digas estas cosas, macho, parece mentira que distingas entre drogas buenas y malas. Parece mentira que te parezca mal el tequila y te hinches de calvados, que es un aguardiente de manzana. Ten un poco más de coherencia, Albert. Y ahí iba diciendo: “¡oh, oh, oh! Español, español.” No puedo admitir que las drogas sean buenas o malas. Eso me parece una locura. Es como si ahora lo metiesen en literatura, arte… ¡Por supuesto que hay obras de arte eminentes y obras musicales eminentes y vaciedad de dibujo! ¡Por supuesto! Pero no en términos de a priori; siempre a posteriori. El problema que tenía Albert en las charlas era que él pretendía aplicar un esquema antes de la experiencia. A mí eso me parece un disparate.
…………
(Si no hay drogas malas, sino mal usadas… Educación para la droga)

Exclusivamente. Si yo no contase con el factor compasión, todo lo que estoy diciendo esta noche sería arrogante y despreciativo hacia las personas que, sencillamente, sin armar ruido, sin perseguir a nadie, sin cambiar las leyes, simplemente no quieren salir de sus costumbres. Tienen sus ideas y están en su derecho. Lo que no están en su derecho es a legislar sobre la vida ajena. No están en su derecho para hablar de lo que no saben, pero para obrar como quieren, por supuesto. Todo lo que estoy diciendo, insisto, sería intolerablemente arrogante si no fuera porque venimos de la reacción a un experimento que ahora claudica. El de la prohibición. Un experimento como el de prohibir la magia. ¿Qué problema crea ahora la magia? Ninguno. ¿Qué problema creaba la magia prohibida? El problema central de la Baja Edad Media y comienzos de la Edad Moderna y el Renacimiento. Por eso hay que llamar la atención. Yo no le pido a nadie que tenga el coraje de buscarse a sí mismo o de llegar a los límites de su soma, pero cuando me dicen ¡a mí!, cómo tengo que comportarme una pandilla de cobardes y analfabetos, entonces me insurjo.
…………
(Lourdes, visiones y hongos psilocíbicos)

Sí, pueden producir. Es cierto que tomando ácido, sobre todo en altas dosis, más allá de cuatro dosis estándar, por encima de quinientos microgramos, me tendía a dar imágenes como de geometría euclidiana y mandalas indias. En cambio las mismas dosis altas, en torno a cien miligramos de psilocibina… hongos psilocibios, me tendían a dar imágenes de mejicanas… Y yo decía ¡no! Yo soy imbécil, esto no puede ser, yo me autocriticaba… Pero lo peor fue cuando ya tomé ayahuasca, que es un fármaco básicamente de la cuenca amazónica, y tomé cuatro veces casi seguidas, con un día de espacio entre cada una… Y al fin digo ¿qué tienen en común?  Pues que te va enroscando una cosa que dicen una culebrita… culebrita no, es una anaconda. ¿Y qué pasa luego? Pues que la anaconda pone la cara frente a la mía y empieza a abrir la boca, mucho, mucho… Y al final se come la cabeza de uno, pero no pasa nada. Esa es la diferencia entre las drogas y estar con una anaconda.
…………
(El proceso de deterioro de la imagen social del LSD… Consumo de anfetaminas en la Segunda Guerra Mundial y Blitzkrieg)

La prensa inglesa habla de que la batalla aérea contra la invasión, también aérea, de Göring y de la Luftwaffe se ganó con anfetaminas. Saturday News, que era el periódico más leído entonces en Inglaterra dice que la batalla del aire la ha ganado la metanfetamina. También decían lo mismo los periódicos japoneses. Ese historiador tiene el problema de que se ha limitado al Tercer Reich. Es cierto. Las anfetaminas se utilizaron masivamente en el ejército. Ya se había utilizado, no tan masivamente, la cocaína en el ejército alemán en la Primera Guerra, pero no les había dado unos resultados concluyentes. Más interesante es aun ver cómo el ejército alemán se atenía a la morfina y a la heroína como fármacos de elección en casos de convalecencias, traumas… Y como dependen de bases vegetales… finalmente dependen de la adormidera la heroína y la morfina… el ejército alemán decidió poner la metadona, que es un fármaco completamente sintético que, según Nixon, es la solución para el infierno de la heroína. Aquí tenemos otra vez un cobarde analfabeto dando lecciones a los que no son ni cobardes ni analfabetos. Naturalmente el ejército alemán dijo: la metadona no sirve más que para matar a las personas más rápidamente. Es un fármaco que sólo tiene como virtud ser adictivo. ¿La degradación de la imagen del LSD? Nunca se va a acabar. El que tome un viaje de LSD no lo va a olvidar jamás. Es como un neutrino que cruza la galaxia sin deflexión. Atraviesa una inmensidad de materia y él es tan fino que nada es capaz de oponérsele. Esa luz no se apaga. Es el fragmento de Heráclito, no recuerdo qué número: “¿cómo ocultarse de lo que nunca se pone?” Que nadie se atreva a tomar LSD si no está buscándose a sí mismo.

No hay comentarios: