Páginas vistas en el último mes

sábado, 15 de abril de 2017

Intervenciones de Antonio Escohotado en la conferencia "L'Avenir de la Política de Drogues" celebrada en el Ateneu Barcelonés el 14 de abril de 2016.



El señor Leroi hablaba de asumir las lecciones de la historia, que valen para las drogas, como para cualquier otra cosa. Me da la sensación de que en esta mesa el único que se tomó en serio las lecciones de la historia en materia de drogas fui yo, porque me escribí un libro de mil seiscientas páginas sobre el tema, remontándome a los sumerios, a la cultura india, a la cultura china. No hemos hablado, al tocar el tema de las drogas en esta mesa redonda, de hasta qué punto es un objeto infrecuente, un objeto como el noli me tangere, no me toques, que dice Jesús a María Magdalena en el Evangelio. Las drogas se tratan de un tipo de cosas donde todos estamos de acuerdo que son muy peligrosas y que no pertenecen a la categoría… que son como el mundo suprasensible-el mundo sensible, el mundo del bien-el mundo del mal, el Omnipotente y del Demonio. Evidentemente los fármacos psicoactivos, por razones muy modernas, esto sí se puede demostrar, se convirtieron en sustancias infernales. Como nos ha recordado el señor Leroi, la primera reunión en materia de drogas fue en 1909. Eso no quiere decir que la humanidad no frecuentase las drogas de manera sistemática. Los misterios de Eleusis, que son la institución más importante de la religión pagana, prácticamente con certeza daban una variante de la LSD obtenida manipulando el cornezuelo que parasitaba buena parte de los cereales de la llanura de Raros, la llanura Rariana que hay a unos treinta kilómetros de Atenas. Allí fueron durante más de diez siglos los personajes más importantes de la antigüedad: los reyes, las reinas, las grandes rameras, Aristóteles, Platón, Cicerón, Marco Aurelio… Marco Aurelio quedó tan impresionado por la experiencia que hizo unas profundas reformas en el templo, que todavía se pueden ver. El templo naturalmente fue destruido por los obispos cristianos. Vamos a ponerlo un poco en claro. Todas las religiones antiguas ofrecen a sus fieles un momento u otro de la vida donde se comulga con una ostia sustancial. La ostia formal, la ostia meramente fideísta empieza con los primeros monoteísmos con vocación de imperio mundial, que es la formulación cristiana de la religión judaica, donde ya no se exige la circuncisión ni siquiera es una religión local. Luego el Islam insiste en ello. Fíjense en la diferencia entre la misa cristiana y las ceremonias paganas. La misa cristiana es pan y vino. El pan es el pan de Eleusis, el pan parasitado por un hongo que lleva a un viajote tremendo de quince a veinte horas. El vino es el jugo de Dionisos. ¿Y quién es Dionisos? Dionisos es el que llama la atención sobre aquella parte que está bajo la superficie del agua. Yo no sé exactamente qué proporción tienen en el iceberg lo que se ve arriba y lo que queda abajo, pero es mucho más grande lo que queda abajo. Dionisos es el dios de eso, el dios de la savia, el dios del esperma, el dios de la profundidad, el dios de lo irracional, de lo que no se entiende, pero existe, de lo que condiciona. La primera persecución importante de drogas tuvo lugar en la Roma republicana y tuvo como objeto las bacanales. Esto está muy bien documentado, hasta el extremo de que Tito Livio le dedica libro y medio de sus Anales a la persecución que hizo el cónsul Postumio1 y que se llevó por delante a más de diez mil personas, en dos episodios. Los pretores encargados de juzgarlo estaban horrorizados ante la muchedumbre de personas malvadas y hechos horribles que emergían, cuando en principio no había pasado nada con el vino ni con el culto dionisiaco en Roma, que llevaba aclimatado más de un siglo. Esta persecución terminó con el edicto de protección del Estado2 y acabó con las libertades civiles y con la mera apariencia de una democracia de Roma. Con ese decreto de defensa del Estado se creó la organización represiva, absolutista, severa, que esclavizó al mundo durante los siguientes mil años del Imperio romano. ¿Qué pasó con el decreto de bacanales? ¿Por qué demonios seguían apareciendo hechos horribles y cada vez más cultivadores de eso que acababa de prohibirse? Pues porque las cruzadas siempre, no una u otra, siempre contribuyen a exagerar, multiplicar y corromper aquello que ellas mismas pretenden solventar. ¿La primera cruzada recuerdan ustedes cuál fue? Recuperar el sepulcro de Jesús… Y entonces se fueron allí, a recuperar el sepulcro. Pero ¡por Dios!, ya dice el Evangelio que el Señor resucitó. Si llegan a encontrar algo allí dentro ¡qué catástrofe para toda la fe! ¿Cómo es posible que se vayan ustedes a recuperar aquello? A partir de ahí empezó la secuencia de cruzadas internas en Europa, terribles, donde se empezó a perseguir esto y aquello. Desde 1400 la cruzada ya empezó a volver a lo que había sido la persecución de bacanales en la Roma republicana, si no recuerdo mal en el 186 antes de Cristo. Empezaron a ver ¿qué? Pues que había unos personajes que eran responsables de todo lo malos: las brujas y los brujos. ¿Quiénes eran las brujas y los brujos? Los representantes de la vieja religión pagana del Mediterráneo, los que administraban ostias sustanciales en vez de ostias formales. A estos señores se les dio un trato bastante severo. Se les quemó vivos y además se permitió un procedimiento, que es tormento sin reserva de prueba, que es bastante severo. Uno acusa a otra persona y no hay manera de defenderse, porque el otro va atormentándole hasta que dice: sí, tiene razón, confieso. El cónsul Postumio utilizó delatores profesionales. La Inquisición utilizó delatores profesionales. La prohibición de las drogas, desde el comienzo, utilizó y utiliza delatores profesionales. ¿Por qué? Porque hay unos crímenes que resultan odiosos para todos y generan demanda de parte, lo que llamamos querella. Otros crímenes, los crímenes sin víctima, los que ofenden a la majestad del gremio científico o del gremio eclesiástico, del gremio filosófico, de los profetas… estos no hace falta que priven a alguien de algo o le hagan daño; estos son crímenes de consumación anticipada, como dice nuestro Supremo, en una expresión realmente cómica… se realizan antes de cumplirse ellos mismos, porque aquello no es realmente un objeto del mundo. Antes acababa de leer: “el consumo de Cannabis comporta riesgos para la salud”. ¡Seguro! ¿Hay algún consumo que no comporte riesgos para la salud? ¿Hay alguna sola cosa en el Cosmos cuyo consumo no comporte riesgos para la salud? Yo no conozco ninguna, por no hablar naturalmente de la conducción de vehículos… Pero tenemos muy claro que las drogas (la gente más liberal)… que hay drogas menos peligrosas y más peligrosas… Esto se dice. Como por ejemplo si hubiera coches más peligrosos y coches menos peligrosos, aviones más peligrosos y aviones menos peligrosos. Bien ¿hay algo más peligroso que ser un tragón? Yo creo que no; nos castiga la gravedad. Eso significa que cada segundo del día es para nosotros un infierno, porque comemos más de lo que gastamos y, sin embargo, a nadie se le ha ocurrido hasta ahora hacer una cruzada contra la obesidad o una cruzada contra los coches y sí se les ha ocurrido hacer una cruzada contra los brujos, sí contra las drogas, sí contra el librepensamiento. Pero vamos a ser francos. ¿Qué pasa con las drogas? Las ha habido en todas las culturas. Siempre se ha comulgado sustancialmente. Esto en Asia, en América, en África. Se sigue comulgando sustancialmente en África y en América y en Asia. ¿Cuál es el problema verdadero de las drogas? Una gigantesca hipocresía. Las personas hablan de lo que no conocen. Aquí la dignidad es no tener ningún trato empírico con el objeto de conocimiento. Siempre se ha dicho que el pensamiento de segunda mano es como un chicle masticado, pero en el caso de drogas es el único diploma que permite hablar de ellas sin que uno sea un monstruo y pase una temporada en la cárcel, como yo mismo. A mí no me importó, la verdad; estuve un año justo, salí con los tres volúmenes de la historia general y pasé de pobre a persona acomodada, donde me mantengo. Luego hice un pequeño librito, que ha sido muy vendido también, que se llama Aprendiendo de las drogas, donde voy contando las ventajas y los inconvenientes. ¿Por qué? Pues porque yo traspuse esa barrera de lo empírico, porque decidí que los coches se podían conducir, igual que el que tiene un par de esquíes decide usarlos y va y se lanza por la pendiente, con todas las precauciones debidas. ¿Qué pasa con las drogas? Las drogas son lo mismo que la sexualidad. La sexualidad… Vamos a ver, les voy a recordar una frase de Freud, 1894, en un texto que se llama Las neuropsicosis de defensa3; Freud dice: “habrá que explicarle a la señora que dice que son demasiado difíciles los trabajos de cuidar la casa, habrá que explicarle al oficinista que dice que no puede con su tarea cotidiana, que sus problemas no son más que despreciar groseramente su vida sexual; tomará más de un siglo que las personas comprendan que todos somos perversos polimorfos y que la única diferencia es hacer lo que uno piensa, porque pensar, todos pensamos perversidades; porque la evolución del ser humano se basa en un manejo de una energía ilimitada”, que él llama libido, “que tiene que ir encauzándose y que se encauza mejor o peor”. Ahora las señoras van al médico a que les cuide cuestiones como tener pocos orgasmos. Cuando vino Sigmund Freud eso hubiera sido inmediatamente causa de prisión perpetua. Sólo con Sigmund Freud empezamos a darnos cuenta de que no hay un problema de sexo, como el que ahora tenemos, problema de droga. El  problema de droga del mundo es una combinación de ignorancia, hipocresía, cobardía y subvención de profesionales, de arrepentidos profesionales que, naturalmente, reproducen el asunto por los intereses que tienen. Cuando empezó la cruzada contras las drogas puede asegurarse, nadie me lo va a negar, que había entre cien mil y un millón menos de usuarios y, por supuesto, una cantidad de fármacos infinitamente inferior a la que hay ahora. Digo infinitamente en serio, porque la cruzada ha conseguido crear una guerra entre el ingenio humano y los señores cruzados y, entonces, esto ha estimulado y sigue estimulando enormemente el ingenio humano y donde había un fármaco de esta familia, ahora hay diez o cien o mil. Se puede asegurar que el ser humano está tan inclinado a la modificación química de la consciencia como lo está al sexo, al amor o al cultivo del conocimiento. No hay ninguna diferencia entre consumir fármacos psicoactivos y aventurarse en la lectura de un libro o en la composición de un poema o en el escuchar una música o intentar componerla. El intento de separar las drogas del resto de las actividades del mundo ha conducido a una multiplicación absolutamente exponencial en el consumo, ha legitimado a millones de personas para que, en vez de decir, yo no conozco la serenidad, yo quiero que los demás me sirvan, pero yo no sirvo a los demás; en vez de eso las drogas le han dado la coartada: “¡oh! Yo no quería, pero soy una pobre víctima involuntaria”. Las drogas serían buenas y malas y nosotros seríamos neutros. Yo vine a decir en el ochenta y nueve, con aquellas dos mil páginas, entre Historia general y Aprendiendo de las drogas, “no, nos mentimos todos; todas las drogas son neutras, pero no hay ni una sola persona neutra. Sin embargo fíjense qué cantidad de personas viven de tratar, aconsejar, perseguir, producir, intercambiar drogas. Siempre hay que hacer una lectura compleja, como empezó diciendo Mejías, porque estamos en la complejidad. Evidentemente este fenómeno va hacia la auto-organización, como todos los demás; como se podría decir que el Cosmos entero. Entre tanto qué gigantesco brote de falsa consciencia, qué gigantesco brote de mentirosos, ignorantes, interesados… Nada más.

……………

(Si todas las cruzadas fallan: fracaso, cárceles, recursos despilfarrados, asesinatos… ¿Cuándo va a acabar esto? ¿En qué momento nos encontramos?)

El dato de los cuarenta y tres mil muertos este año por opiáceos en Estados Unidos, es extraordinario. Es el único que supera a los muertos en Méjico, que andan por los setenta mil en los últimos cinco años. También es cierto que la prohibición, entre otras perversiones, ha supuesto que ciertos fármacos, como la causa de estos cuarenta y tres mil muertos en Estados Unidos, es básicamente fentanilo; también pueden emplear parafluorofentanilo, alfa-fluoro-fentanilo… variantes del fentanilo, que viene a ser como un caballo, una heroína unas cien veces, unas ciento veinte veces, pero algunas variantes pueden llegar a quinientas, seiscientas veces más potentes. Nosotros estamos utilizando… se está fabricando por los laboratorios Janssen hace ya unos treinta años los parches con diferentes cantidades de fentanilo y estos parches son los que estos chalados, estos chicos justificados por todas las mentiras y el mundo este fantasmagórico o brujeril que rodea a las drogas, cogen parches y se los fuman o se los meten sublinguales… Entonces alcanzan unas proporciones de intoxicación de analgésicos jamás concebidas. Yo no lo puedo ni imaginar. Cuando yo hice mis propias pruebas con heroína, fui subiendo dosis durante un mes; me detuve y observé que no pasaba nada. Pero si hubiera tomado una centésima parte de lo que están tomando los americanos ahora en Boston, que es la ciudad central, no me lo puedo ni imaginar. Todo esto está exponencial. El mundo está reventando, en el sentido de que no puede mantener, por una parte, la cantidad de empleo y de dinero que daría normalizar las drogas y llevarlas a lo que han estado ahí, durante treinta siglos… Porque el experimento no es legalizar o despenalizar. El experimento es prohibir. Es un experimento muy determinado. En el caso del alcohol tomó treinta y dos años, pero se fue. El tabaco también se prohibió al mismo tiempo que el alcohol y ahora se nos olvida. Ahora los fumadores somos como apestados para el resto del mundo. Muy bien, esto se acabará. Todas las cosas demenciales del ser humano, por fortuna, duran mucho, ascienden, pero acaban yéndose. Spinoza decía en la Ética: la libertad tiene enemigos increíblemente poderosos, pero dura siempre un segundo más que ellos. Esto pasa con la racionalidad, pero preparémonos para lo que acabo yo de ver… Vargas Llosa insiste en llevarme para las conferencias a América y él conoce a muchos presidentes y primeros ministros que ya no lo son, como Pastrana, como Calderón, como González… En Lima, hace poco, cenábamos en una mesa (yo nunca había sido tan honrado) con seis ex-presidentes; los seis eran anti-prohibicionistas y yo pregunté ¿y por qué ahora? Llosa me pegó una patada por debajo de la mesa y dijo: “es la última vez que vienes”. Así es la vida.

……………

(Visión de futuro)

Yo no. Yo es todo a posteriori…

También es una cuestión de lucro cesante. Un fenómeno de lucro cesante muy fuerte es todo lo que han ganado los holandeses sin ningún problema de salud pública superior al resto de Europa… Han ganado billones de euros a lo largo de cuarenta años, que son un lucro cesante en relación con Francia, Alemania, España… países que tienen mucho más sol y que podrían cultivar con muchos más beneficios. Pero sólo la mano izquierda holandesa les ha permitido disfrutar, al tiempo, de rentas económicas y bajísimo nivel de problemas de salud pública… inferior por ejemplo al de Francia o al de España o Alemania o Inglaterra. Yo creo, insisto, en que las drogas son tan consustanciales como el resto de las actividades y nos pasa con ellas lo que nos pasó con el sexo. Fue la obsesión y justificó a Freud decir “nos tomará cien años familiarizarnos con esto y dejar de perseguir esto”. Yo creo que esto es lo que está pasando con las drogas, aunque son fenómenos distintos, y que se va lo mismo. Y se va lo mismo en el sentido de que todos tomemos drogas y todos las conozcamos de primera mano. Porque la diferencia aquí es que las conoce de primera mano uno y hablan de ellas diez millones, pero no tienen ni idea. No se atreverían a hablar del esquí sin esquiar, no se atreverían a hacer crítica de música si fuesen sordos, no se atreverían a operar siendo ciegos, pero en el caso de las drogas es mejor ser sordo, ciego y no tener la menos relación con ellas, porque si no estás contaminado, como estaban los brujos y las brujas en la Edad Media o como estaban los judíos para Hitler o los burgueses para Lenin. Forman parte de una operación de limpieza. Las drogas son una impureza. Hay que librar al ser humano de ese paraíso artificial… Es fantástico. Ahora resulta que la química es artificial. ¡Oh! En cambio la religión no es artificial… muy curioso. El agua es H2O y es obviamente el elemento eterno e in-cambiable del Universo, que también es la fuente de la vida. ¿Es química? Parece que sí. El señor Fritz Haber permitió que tengamos ahora ocho mil millones de habitantes precipitando el nitrógeno de la atmósfera, sintetizando el amoniaco. De ese amoniaco viven todos los fertilizantes vegetales del mundo, de manera que el señor Haber es el mayor benefactor moderno de la humanidad con inmensa diferencia. ¡Qué pocas personas han oído hablar de Haber! ¿Cuántas personas dicen que a ellas no les gusta lo químico? Que lo químico es artificial… Pero si lo químico es artificial, lo espiritual… ¡qué cosa más curiosa! ¿Qué viene primero? ¿No somos una bolsa química todos? ¿No es cada reacción humana, tal y como la describe la neurofisiología, una reacción electromagnética, un fenómeno electromagnético? La química moderna es una química del electromagnetismo desde Pauling, que es el único, que yo sepa, que tiene dos premios Novel. Ahora resulta que igual que pensamos que las drogas son un cuerpo extraño… pensábamos antes que el sodomita merecía morir, el homosexual también, las personas de bien no tenían nunca fantasías, etc., etc., aquí pasará, pero ¡Dios sabe cuando pasará! A mí me ha venido muy bien ser raro, porque me ha permitido salir de pobre y aunque no soy rico, porque me resulta bastante repugnante tener más allá de los necesario, yo les recomiendo en general a ustedes que tengan el coraje de la verdad y que cada vez que se enfrenten a un asunto, se enfrenten a ese asunto; no a lo que le cuenten segundos o terceros.

……………

(¿Alguna “magia blanca” para des-estigmatizar las drogas a pie de calle? Cómo conseguir un cambio de consciencia en el mundo en torno al tema drogas)

¿Que qué podemos hacer a pie de calle? Tenemos que darnos cuenta de que el estigma de algunas drogas, como en el caso del cáñamo, ha disminuido espectacularmente, pero aún así el problema del hombre padeciendo las sustancias psicoactivas, esto es todo pura hipocresía, ignorancia, cobardía… esto no va a ninguna parte. Es lo mismo que perseguir el pensamiento, que perseguir las razas, que perseguir las clases. Esto es una variante de la fantasía de limpieza del prójimo, a la cual siempre hay que decir: oye, empieza corrigiéndote tú mismo, déjame a mí que prosiga mi camino, deja de ser un verdugo, vestido de monaguillo, salvador del prójimo. No veo otra solución para los productos psicoactivos, que están en la calle y que podemos utilizar, que tener amor propio, conocimiento y dignidad. Una persona que dice que ser libre es cosa distinta de ser responsable, no sabe lo que dice. Es un canalla y ese sí merecería una camisa de fuerza, no los demás. Tenemos que tener el coraje de saber que nuestro espíritu es lo único parecido a Dios de todo cuanto podemos concebir. Que nuestro espíritu es en gran parte un yo, pero todavía más un nosotros. Que sin la sociedad, que sin las instituciones civilizadas, sin el respeto incondicional de cada uno por los demás y sin un culto de la veracidad no vamos a ninguna parte. Afortunadamente los políticos duermen y el mundo progresa. Igual pasa con todos los mangoneadores, con todos los profetas, con todos los que vienen a decir al prójimo qué tiene que hacer, cuándo tiene que hacerlo y arbitrar un sistema de castigos implacables para intimidar. Esa es la cloaca humana y se basa en cobardía, en ignorancia y en hipocresía. ¿En materia de drogas? Pues a mi juicio tenemos que seguir haciendo lo que se empezó haciendo claramente con Leonard Cohen y Bob Dylan, con aquellas canciones como Chimes of Freedom4, donde dice… tal y como nos alcanzaron las visiones… se van a una iglesia abandonada, una iglesia vacía, una catedral… a viajar; le pega el pelotazo gigantesco y, entonces, Dylan hace ciento veinte líneas de versos donde acaba compadeciéndose de la condición humana y, al mismo tiempo, estimulándola y hablando de los guardianes de la mente. En el Sermón de la montaña5 se bendice a los pobres de espíritu, en la canción de Dylan se bendice a los guardianes de la mente y a los que tienen el coraje de buscar la verdad. Es bastante distinto el asunto, aunque por supuesto, el Sermón de la montaña tiene otros elementos interesantes. ¿Qué puede hacer la juventud, la gente de tu edad en materia de drogas? Tomarlas bien. Es lo único que puede hacer.

……………

(Nihilismo)

Traer a colación el nihilismo es del mayor interés en este caso. Por nihilismo entendemos en definitiva maldecir el acto de haber nacido. La tendencia del ser humano es a ser entusiasta porque se encuentra a sí mismo; normalmente para encontrarse tiene que buscarse, como decía Heráclito, creo que es el fragmento6 ciento uno, me he buscado a mí mismo, dice, y luego encontrarse en algún tipo de maestría que sea útil a los demás, porque tanto vivimos de los demás que sólo devolviendo conseguimos un cierto equilibrio. Una de las vías de falsa consciencia y de mala fe más gruesa que la humanidad ha inventado es este problema en cuestión de drogas, que es una combinación de ignorancia, miedo e hipocresía, como decía antes. Esto yo no lo sabía antes de ponerme a estudiar la historia de las drogas. Entré en la cárcel cuando llevaba cuatro años acumulando material sobre esta cuestión. Igual que me pasa con Los enemigos del comercio y la comprensión del fenómeno comunista, realmente yo no entiendo las cosas hasta que no se me hace patente cómo empiezan, cómo siguen y cómo acaban. Yo necesito el proceso genético para entender cómo son. No me valen las clasificaciones, el sistema taxonómico: aquello se pone en el casillero A31 y lo otro se pone en el casillero B42… Yo sólo entiendo consecuencias. Yo tardé como cuatro o cinco años en darme cuenta de que no era un problema de drogas, sino un grumo en el alma humana, como tantos ha habido. Como creer que la sociedad está mejor sin tal clase o que la sociedad está mejor con tales razas y no con otras. Que el mestizaje es horrible, que es lo que pensaba todo el mundo al principio del siglo XIX, todo el planeta. O disparates como imaginar que el ser humano blanco es más racista que el ser humano negro o chino. Es totalmente incierto. El pueblo más racista del mundo, hasta ahora, que prohíbe matrimonios mixtos, es el chino y luego el japonés. Está mucho centrado el racismo en Asia que en nosotros. Pero como es tan frecuente hablar sin saber, es tan frecuente anteponer el prejuicio al juicio… Por eso insisto en que cada cuestión tiene que ser estudiada. El nihilismo puede ser estudiado. El nihilismo es la forma radical del problema; es decir: ¡me cachis! Hubiera preferido no nacer, frente a otras personas que, como tienen una vocación, la ejercen y son útiles a los demás acaban pensando la vida: pues mira, ha estado bien vivir… la cosa es morir lo antes posible y rapidito y sin dolor. Es curioso lo infrecuente de esta actitud. Cómo el ser humano luego mendiga unos días más, unas semanas más, unos meses más de terrible miseria y dolor, sin decir: no, no, hasta aquí llegamos, hasta aquí llegamos y ahora lo que deseo es morirme pronto. Yo creo que esto está en el alma de todos, pero hay como un grumo que nos impide hacerlo. No sé si recordáis El hombre rebelde7 de Camus. Empieza con un capítulo diciendo: la cuestión inexcusable es el suicidio. Camus es una lectura fácil, es un filósofo light pero, al mismo tiempo, muy profundo y muy útil y, además, no ha perdido actualidad su pensamiento. Yo creo sinceramente que todo esto de las drogas tiene que pasar de experiencia exterior, de lo que le cuentan a uno de esto, a experiencia interior. Que las personas tomen o no tomen, pero que en ambos casos hablen con conocimiento de causa; no desde fuera. La idea del noli me tangere que decía Jesús a la Magdalena, no me toques… esto está bien pero es imposible, porque las drogas están en todas partes y cada vez más. Cada vez más personas toman drogas. Cada vez hay mayor número de drogas. Cada vez hay más intereses económicos y sociales. Vamos a decirlo claramente: para nuestra juventud, tomar drogas, unas y otras, es el rito de paso8, es el rito de madurez… Esto quizá abarca ahora a un diez por ciento de nuestra juventud, pero es muy fácil que en cinco u ocho años puede abarcar a un treinta o un cincuenta. Las sociedades no son racionales en el sentido de obedecer las normas que alguien ha dictado. Las sociedades se van auto-organizando y auto-descubriéndose. Todo el follón que se ha montado a propósito de las drogas se disolverá como se disolvió el follón montado a propósito de las brujas y los brujos, que fue entre susurros. Nadie hizo un decreto diciendo “nos hemos equivocado y hemos quemado vivas a cien mil personas sin motivo”; nadie lo hizo. No es de esperar que se haga con esta iniciativa. Simplemente se habla de otra cosa. Entre tanto las personas se atiborran cada vez más de drogas, que es lo que sucede. Y no sólo se trata de atiborrarse de las ilegales; nos atiborramos de las legales. Es más, hay una propaganda frenética. Miremos cualquier programa de televisión y nos están metiendo el Ibuprofeno hasta por las orejas… Cada nuevo medicamento… aunque viene aquella cosita de consulte al farmacéutico o a su médico… Evidentemente es mucho más útil un opiáceo que el Ibuprofeno contra el dolor y menos tóxico. ¡Ah! Pero como hemos llegado a la conclusión de que cualquier euforia obtenida por medios químicos es culpable y criminal, pues tenemos que lidiar con esa vaquilla, porque no llega a ser un toro; es una vaquilla.

……………

(Reducción de daños, tolerancia del consumo… Si una vida sin drogas merece ser vivida)

Es como una vida sin sexo. Ha habido por lo menos cuatro personas señaladísimas en la historia de la humanidad que nunca tuvieron sexo: Platón, Newton, Adam Smith y Kant. (¿Hitler?) Ese no estoy yo seguro. Menudo mal vicho. (Personas que han renunciado a un elemento tan importante de la vida y que han aportado mucho…) Figúrate, Newton y Platón… Platón fue posiblemente el entendimiento más profundo. El concepto de idea es el que luego se va a desarrollar en todas partes. No se puede ir más lejos en profundidad, a mi juicio. Pero Platón estaba tan horrorizado por la democracia que iba progresando en su tiempo que, acuérdate, escribió La república empezando con aquello de que nadie ni por un segundo se le ocurra tomar una iniciativa sin mirar qué ordena el jefe. ¿Verdad que es una cosa repugnante? Eso viene directamente de Platón. (Quizá fue efecto de esa carencia…) De Newton sabemos que tenía una fimosis estrangulada a lo máximo, es decir, que no pudo utilizar su propagador. En el caso de Adam Smith y de Kant fue decisión propia y se comprende; debían ser como tibios; no tenían el toque hormonal que nos da a todos al llegar la pubertad y consiguieron pasar de ello. Yo, ahora que tengo ya la porrada de años que tengo, pienso que he perdido buena parte de mi vida moviendo camas con una curiosidad inmoderada, pero tampoco me arrepiento demasiado. (La reducción de daños…) No está mal. Es una manera moderada de llevar la transición. Antes era guerra a la droga. Cuando peleas contra fantasmas, cuando persigues crímenes sin víctima, aparte de que tienes que pagar continuamente a delatores y tienes que tener un ejército de personas que hacen, precisamente, lo que tú no quieres que se haga (pero es que si no no te puedes infiltrar, amigo), los crímenes sin víctimas ahí está. Hace poco se retiró del código penal el crimen sin víctima que era la blasfemia, y ahí estuvo durante siglos. Ahora se intenta criminalizar al cliente de la prostituta. Otro crimen sin víctima. Es una tendencia humana al autoritarismo, a pisar la cabeza del prójimo, a decir como no tengo ni más coraje ni más inteligencia que tú he conseguido, a través de una serie de mediaciones, tener más poder que tú, de modo que si me desafías vas a la cárcel o te mato. Así ha sido sin parar en los últimos miles de años. A esa gente hay que tenerla más o menos controlada, aunque es difícil.

……………

(La prohibición de la investigación médica con sustancias prohibidas… en relación a ciertas palabras de Leroi)

Yo estaba traduciéndolo como intérprete en la reunión del éxtasis9, que fue en el 1985 o 1988. Teníamos ganada la cuestión porque los delegados habían decidido meterla en la lista cuatro, al éxtasis, y sin embargo en el último momento llegó el director general de la DEA americana, habló con el comité de expertos y el éxtasis fue situado en la lista uno (drogas que no tienen uso médico ni científico) en el último momento. Por eso digo que no vale la pena perder saliva, porque podría mencionar otras siete u ocho drogas iguales. Los del cuento chino de que sólo usos médicos y científicos es una camelazo que se han incumplido total y absolutamente. Para empezar por la razón de ¿por qué están prohibidas o son ilegales estas y no están prohibidas aquellas? Como ya dijo Hans Halbach, que debe conocer este señor bastante (señalando a Leroi), porque fue el secretario del comité de expertos durante veinticinco años, Hans Halbach ya declaró: no hay ninguna relación entre el régimen legal y los datos biológicos. Más claro imposible.

NOTAS

1. Espurio Postumio Albino (cónsul 110 a. C.)

2. Senatus Consultum de Bacchanalibus. Texto y traducción aquí (https://es.wikipedia.org/wiki/Senatus_consultum_de_Bacchanalibus )

3. Freud, Las neuropsicosis de defensa ( http://www.biblioteca.org.ar/libros/211778.pdf )

4. Bob Dylan, Chimes Of Freedom (lyrics http://www.azlyrics.com/lyrics/bobdylan/chimesoffreedom.html )

5. Sermón de la montaña (Mateo 5 https://es.wikisource.org/wiki/Biblia_Reina-Valera_1909/Mateo/5 )


7. Albert Camus, El hombre rebelde ( http://www.enxarxa.com/biblioteca/CAMUS%20El_hombre_rebelde.pdf )



9. MDMA ó 3,4-metilendioximetanfetamina ( https://es.wikipedia.org/wiki/MDMA )

No hay comentarios: