Páginas vistas en el último mes

martes, 22 de agosto de 2017

Charles Tilly Guerra y construcción del estado como crimen organizado – 1 Aviso

Charles Tilly Guerra y construcción del estado como crimen organizado1

Aviso
Si el negocio de la protección representa el crimen organizado en su versión más sofisticada, entonces la guerra y la construcción del estado –paradigma del negocio legítimo de la protección– se convierten en su representación más importante. Sin tener la pretensión de calificar a todos los generales y estadistas de asesinos o ladrones quiero, no obstante, poner de relieve el valor de esta analogía. Por lo menos, en el caso europeo de los últimos siglos, la visión de los war makers y de los constructores del estado como agentes coercitivos y empresarios egoístas se asemeja más a la realidad que el resto de posibilidades existentes, como serían:
-la idea de un contrato social,
-la idea de un mercado libre en el cual los ejércitos y los estados ofrecen servicios a unos consumidores deseosos o
-la idea de una sociedad que, compartiendo normas y expectativas comunes, demanda un determinado tipo de gobierno.
***
Las reflexiones que siguen pretenden simplemente ilustrar la analogía entre la guerra y la construcción del estado, por un lado, y el crimen organizado, por otro, durante unos cuantos cientos de años de experiencia europea y favorecer así una tímida discusión sobre posibles cambios y variaciones que se derivan de la misma. Mis reflexiones parten de inquietudes contemporáneas:
-preocupaciones sobre la creciente capacidad de destrucción que provocan las guerras,
-el papel cada vez mayor de las grandes potencias como proveedoras de armas y de estructura militar a los países pobres, y
-la continua presencia de gobiernos militares en estos mismos países.
***
Estas consideraciones nacen de la esperanza de que la experiencia europea, interpretada adecuadamente, nos pueda ayudar a entender qué está ocurriendo actualmente y quizás, incluso, a hacer algo al respecto.
***
El Tercer Mundo del siglo XX no se parece demasiado a la Europa de los siglos XVI y XVII. Difícilmente podemos deducir el futuro de los países del Tercer Mundo del pasado de los países europeos. Sin embargo, una exploración atenta de la experiencia europea puede resultar muy útil. Nos mostrará
-cómo la explotación coactiva jugó un papel fundamental en la creación de los estados europeos;
-cómo la resistencia popular a esta explotación forzó a aquellos aspirantes a detentar el poder a conceder protección y a contener sus propias acciones.
***
Nos ayudará, por tanto, a eliminar erróneas comparaciones entre el presente del Tercer Mundo y el pasado de Europa, facilitando la comprensión sobre las diferencias con el mundo presente y qué es, por tanto, lo que tenemos que explicar. Puede incluso ayudarnos a analizar la amenazante presencia actual de organizaciones militares y de hostilidades en el mundo actual. Aunque lograr todo esto me encantaría no prometo, sin embargo, nada tan ambicioso finalmente.
***
Este ensayo, por tanto, hace referencia al papel que jugaron las formas de violencia organizada en el crecimiento y cambio de esos peculiares sistemas de gobierno que denominamos estados nacionales: organizaciones relativamente centralizadas y diferenciadas cuyos funcionarios, con más o menos suerte, ejercen cierto control sobre esas formas de violencia monopolizadas por una autoridad, sobre el conjunto de una población que habita un territorio amplio y contiguo a otro.
***
Éste razonamiento nace de los trabajos históricos sobre la formación de los estados nacionales en Europa Occidental, especialmente el desarrollo del estado francés a partir del año 1600. Sin embargo, esta argumentación traspasa estos estudios para observarlos desde un punto de vista teórico, aunque, finalmente, aporte pocas explicaciones y ninguna evidencia especialmente reseñable. Del mismo modo que uno rehace una mochila apresuradamente preparada después de varios días de camino –retirando lo que sobra, ordenando las cosas según su importancia, y equilibrando la carga–, he reestructurado mi bagaje teórico para la escalada que viene; la verdadera prueba para la nueva mochila llega con el siguiente trecho del camino.
***
El razonamiento expuesto a continuación enfatiza la interdependencia entre la guerra y la construcción del estado, y la analogía entre estos dos procesos y lo que, aunque con menos éxito y menor importancia, se denomina crimen organizado.
***
Como afirmaré más delante, la guerra crea estados. Asimismo, la delincuencia, la piratería, la rivalidad criminal, el mantenimiento del orden público, y la guerra pertenecen todos a esa misma realidad.
***

Durante el periodo en el cual los estados nacionales se fueron convirtiendo en las organizaciones dominantes en los países occidentales, el capitalismo mercantil y la construcción del estado se reforzaron mutuamente.

Artículo traducido por Iker Zirion Landaluce

No hay comentarios: