Páginas vistas en el último mes

martes, 17 de julio de 2018

La hierofanía de Marx


La hierofanía de Marx se puede leer en “La ideología alemana”, página 34 de la edición de 1974 (Grijalbo, Barcelona).

La hierofanía aparece en el momento fundacional de muchas religiones, cuando este momento ha sido registrado.

Buda, en Bodh Gaya, bajo el Árbol Bodhi, se convirtió en un Buda, “un ser totalmente iluminado o despierto.”

Abraham tuvo multitud de conversaciones con su Dios (Génesis).

Jacob: “Y salió Jacob de Beerseba, y fué á Harán; Y encontró con un lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto: y tomó de las piedras de aquel paraje y puso á su cabecera, y acostóse en aquel lugar. Y soñó, y he aquí una escala que estaba apoyada en tierra, y su cabeza tocaba en el cielo: y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré á ti y á tu simiente. Y será tu simiente como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, y al oriente, y al aquilón, y al mediodía; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. Y he aquí, yo soy contigo, y te guardaré por donde quiera que fueres, y te volveré á esta tierra; porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho.” (Génesis 28:10-15).

Moisés tuvo su primera visión en el monte Horeb: “Y apacentando Moisés las ovejas de Jethro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas detrás del desierto, y vino á Horeb, monte de Dios. Y apareciósele el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza: y él miró, y vió que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora, y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Y viendo Jehová que iba á ver, llamólo Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.” (Éxodo 3:1-4).

Cristo: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y he aquí una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento.” (Mateo 3, 16-17).

Mahoma, en la cueva del monte Hira, cerca de la Meca, tuvo la visión del arcángel Gabriel que le reveló la primera recitación del Corán (sura 96:1-5).

José Smith tuvo sus primera visión en un bosque cerca de su casa, en el norte del estado de Nueva York: «Allí se arrodilló y comenzó a buscar las palabras para expresar sus deseos más profundos… José logró percibir una luz celestial que descendía sobre él, y se hacía cada vez más brillante mientras le rodeaba y envolvía las hojas y las ramas de los árboles hasta que parecieron consumirse por el fuego y la luz fue más brillante que el sol. Eso rescató a José de su enemigo invisible. Las tinieblas desaparecieron. La oración de José abrió los cielos e invocó los poderes que vencieron la oposición más poderosa que jamás había experimentado. En medio de una “columna de fuego”, José vio a un Personaje glorioso de pie en el aire arriba de él. Él llamó a José por su nombre y dijo: “Este es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!”. José vio aparecer otro Personaje que “se asemejabaexactamente” al Primero. Entonces, el Hijo llamó a José por su nombre y dijo: “Tus pecados te son perdonados”

Marx tuvo su visión del Paraíso probablemente en 1845 o 1846 y nos la dejó referida en “La ideología alemana” (I.-A.-1.): “En efecto, a partir del momento en que comienza a dividirse el trabajo, cada cual se mueve en un determinado círculo exclusivo de actividades, que le es impuesto y del que no puede salirse; el hombre es cazador, pescador, pastor o crítico, y no tiene más remedio que seguirlo siendo, si no quiere verse privado de los medios de vida; al paso que en la sociedad comunista, donde cada individuo no tiene acotado un círculo exclusivo de actividades, sino que puede desarrollar sus aptitudes en la rama que mejor le parezca, la sociedad se encarga de regular la producción general, con lo que hace cabalmente posible que yo pueda dedicarme hoy a esto y mañana a aquello, que pueda por la mañana cazar, por la tarde pescar y por la noche apacentar el ganado, y después de comer, si me place, dedicarme a criticar, sin necesidad de ser exclusivamente cazador, pescador, pastor o crítico, según los casos.”

Es cierto que los personajes que están en el origen del judaísmo, el cristianismo, el islam y otros credos antiguos y modernos eran teístas mientras que Buda no imagina dioses y Marx se pensaba ateo, pero esas son anécdotas. Las religiones no son religiones porque conciban dioses, sino por sus funciones y la forma como se forman, difunden y mantienen. El budismo y el socialismo son religiones tan legítimamente como todas las demás. Toda la izquierda actual realmente creyente es tributaria de la visión del Edén que trasmite Marx. Probablemente hay políticos de izquierdas que son irreligiosos, pero la izquierda no existiría si sólo hubiera farsantes que se limitan a intentar embaucar, como las iglesias cristianas no existirían sólo con clérigos impostores interesados exclusivamente en estafar a los fieles.

Las religiones socialistas hitleriana y mussoliniana beben de otras fuentes, pero su presencia hoy es vestigial.