Páginas vistas en el último mes

sábado, 29 de diciembre de 2018

Manuel A. Jiménez-Castillo entrevista a Antonio Escohotado en diciembre del 2018.


Manuel A. Jiménez-Castillo: Quiero hacer una cosa. Tengo diez preguntas muy cortas, que se pueden responder de manera monosilábica, si te parece bien, como tú veas, para entender un poco más el asunto de Antonio. Están un poco desvertebradas y su contenido va del Este al Oeste y del Norte al Sur, pero tú tienes una flexibilidad mental que eres capaz de asumirlo con dignidad. Bueno… ¿aristocracia, democracia o monarquía?
Antonio Escohotado: Democracia.
M. A. J.-C.: ¿Es la desigualdad social compatible con la libertad civil?
A. E.: Totalmente, pero no desigualdad social, desigualdad de todo. Es imposible saber que son del mismo grifo dos gotas contiguas de agua, siempre que se miren con un microscopio de barrido. Si hay desigualdad a nivel de dos gotas de agua… de la misma agua, que sale del mismo grifo, una detrás de otra… si hay esa brutal desigualdad ¿cómo demonios y en nombre de qué vamos a querer reducir la diferencia?
M. A. J.-C.: A tus setenta y siete años, más o menos…
A. E.: Seguro.
M. A. J.-C.: ¿Merece la búsqueda inquebrantable de la verdad el tiempo negado a la familia?
A. E.: Clarísimo. Es que así, ya, puedes morirte tranquilo, de la otra forma no.
M. A. J.-C.: ¿Ante el dolor?
A. E.: Ante el dolor fortaleza, fortaleza estoica. Al dolor hay que decirle: mira, tú no existes. Otra cosa es que lo consigas. Acuérdate la anécdota que se dice en Diógenes Laercio del fundador de la escuela estoica, de Zenón de Citio, que estaba con un ataque de gota y unos tobillos hinchados, tremendo, y Alejandro le dijo: ¡cuánto siento el mal que te aflige, Zenón! Y el otro le contesta: mal, mal sería si yo hubiera obrado de una forma no virtuosa. Esto no existe. Aunque es cierto que el estoicismo desemboca en soberbia. Porque igual que el miedo puede el hombre vencerlo, el dolor no. Imagínate por ejemplo un equipo de torturadores. Esos te pueden pelar vivo y a ver quien lo aguanta… Bueno, lo aguantó el famoso rabino aquel de la tercera guerra judía, que lo pelaron vivo los romanos y estaba recitando versículos de la Biblia… Eso dicen.
M. A. J.-C.: Dejémoslo ahí. Un milagro, Antonio.
A. E.: ¿Un milagro? La recuperación de este anillo. Lo perdí en una playa y a los seis meses a una persona se le metió en un dedo de un pie, fue a un bar, pidió un café con leche y estaba la persona con la que yo lo había perdido, seis meses antes… Dijo: ese anillo es de Antonio. ¿Por qué lo pudo identificar? Pues porque tiene una inscripción que pone liberado, en francés, délivré, y con dos coranzoncitos y una flechita. Me lo hicieron ahí porque sí, un burilero de estos que me encontré en el puerto. Recuperar el anillo es lo único milagroso que me ha pasado en la vida.
M. A. J.-C.: Por eso no necesitas creer… ¿Y si viajaras al pasado qué acontecimiento te gustaría revivir? Una máquina del tiempo…
A. E.: Me dejas pensando. La terminación de Los enemigos del comercio, cuando le puse el punto final. ¡Uf!
M. A. J.-C.: ¿Y si viajaras al futuro?
A. E.: Soy poco aficionado yo a la profecía. No lo sé. Del futuro no me atrevo a decir nada.
M. A. J.-C.: ¿De qué se alimenta la búsqueda de la verdad?
A. E.: De realidad, de tener buena fe a la hora de topar con la realidad y aceptarla… Pasar a describir lo que te acontece, lo que ha acontecido, en vez de volver a llevarlo a una consideración relacionada con tu propio ombligo.
M. A. J.-C.: Incluso cuando pronuncias la palabra realidad parece que ya va llena de contenido. Es una realidad muy real, de tu boca.
A. E.: Fíjate que es res, rei, del latín cosa, coseidad sería si fuera latín literal, pero evidentemente, cuando yo digo realidad incluyo la parte inerte de la coseidad y también la parte animada.
M. A. J.-C.: Una pasión que detestes.
A. E.: La avidez.

M. A. J.-C.: Y un sentimiento que honres.
A. E.: La magnanimidad, la largueza.
M. A. J.-C.: ¿En qué circunstancia apretarías un gatillo hacia afuera?
A. E.: En bastantes. Ahí donde aparezca un tirano, un asesino, estaría honradísimo de matarlo yo mismo con mis manos.
M. A. J.-C.: ¿Y hacia adentro?
A. E.: Pues todavía no me ha pasado, pero ya con los achaques cualquier día. Depende… en el momento en que pasen de lo tolerable ¡a la mierda!
M. A. J.-C.: Y por último dime algo que hayas aprendido nuevo esta semana.
A. E.: Pues mira, la posibilidad de demostrar que la cruzada contra las drogas es, con todo detalle, peldaño a peldaño, una iniciativa teológica. Adicción significaba, en el Oxford-Cambridge Dictionary, fervor religioso. De repente, a partir de como 1868, cuando se creó el Prohibition Party americano, empezó a significar dependencia de ciertas drogas. Pues bueno, lo que he descubierto la semana pasada es que sigue valiendo addiction como fervor religioso. Lo que pasa es que ahora se le interpone la pantalla esta de la droga adictiva, pero en realidad sigue siendo el fervor religioso el que te manda perseguir al prójimo. ¡Está buscando paraísos artificiales! ¡Cuando el único Paraíso natural es, como bien sabemos, el Cielo!
……………………………
M. A. J.-C.: Pienso que tus críticos padecen el lúgubre hábito de espíritu. Hegelianamente la incapacidad de distinguir entre ánimo y acción. Hay tres niveles. Nivel espiritual: te han considerado un antipatriota intelectual. Pongo nombres. Elvira Roca y el materialismo de Gustavo Bueno (Jesús Maestro): que Antonio Escohotado es muy orteguiano, que es un poco protestante, que se le va la cabeza con Hegel, se olvida de la Escuela de Salamanca, de la españolidad en el pensamiento… Ellos no distinguen entre capitalismo y el espíritu del capitalismo, entre ánimo y forma.
A. E.: Yo ya le dije a Elvira que el único problema de fondo que podía tener su libro, que es utilísimo por la cantidad de datos que te da, por lo bien que escribe, por lo oportuno que es salir al paso de la Leyenda Negra… Le dije: el único problema es que hay como una adhesión así, de pueblo, a España, que es un poco como si en vez de escribir en castellano escribieses en bable, de alguna manera. La historia universal no se puede explicar desde la perspectiva de que España está siendo maltratada. Lo que hay que hacer es darse cuenta de que la Escuela de Salamanca fue el primer grupo de pensadores que pensó la sociedad comercial moderna, el primero. Ahora bien ¿cómo respondieron Felipe III y Felipe IV a la Escuela de Salamanca? Metiéndolos en la cárcel, olvidándoles, trantándoles mal. ¡Qué inaudita conducta tuvieron con Molina, con el Padre Mariana! Que lo metieron en la cárcel simplemente porque era muy destacado. Lo que hicieron en general con todos. Ahora odian a Las Casas y es verdad que Las Casas… lo meto en la Escuela de Salamanca… no es de Salamanca, pero sí hay que meterlo… Las Casas es una gloria nacional. Posiblemente el pensador español más destacado de todos los tiempos. ¿Por qué? Pues porque les dio a los holandeses las razones para hacerse independientes, y esas razones eran decir: si la voluntad del monarca no coincide con la del pueblo, el pueblo tiene derecho a echarlo. Esto fue fundamental. ¿Que luego Las Casas exagerase, y mucho, con esto del exterminio y la destrucción de indios? Bien, pero es que date cuenta de que tenía muy buena voluntad. Es el primer hombre que dijo que los indios tenían tanto derecho… los nativos como los occidentales y que no se podía discernir porque fueran o no creyentes. Las Casas exageró mucho y se puede considerar el principal origen de la leyenda negra, pero es un pensador valiosísimo. No valioso, valiosísimo… una honra de España, y es absurdo mirar las cosas desde la perspectiva de pro-leyenda-negra vs no-pro-leyenda-negra. Eso es un microcapítulo de la historia del mundo.
M. A. J.-C.: Se podría decir que el España había capitalismo como propiedad privada de medios de producción… pero…
A. E.: No, no lo había, porque habíamos echado a los judíos y habíamos acabado con la posibilidad de que toda la materia prima, que era prácticamente metálico, fuera absorbida, diseminada y recreada por una red comercial e industrial y, entonces, lo que se produjo fue una megainflación, los default aquellos, los impagos de la deuda española, que empezaron con Felipe II… Se creyó que se podían burlar de los banqueros genoveses… cosa más ridícula… Ver la cosa en plan victimista, como siempre, es falso. Detrás del victimista está el aspirante a victimario, una y otra vez.
M. A. J.-C.: Weber habla de afinidad electiva cuando habla del espíritu del capitalismo… En términos de Escohotado: el capitalismo sería una especie de consciencia moral en el que el reencuentro con el otro ocurre como consecuencia de la profesionalización de necesidades ajenas. Que es lo que tú defines: el comerciante es un profesional en necesidades ajenas. Eso no lo tenía España cuando empieza a intuirlo Alemania.
A. E.: Lo tenían algunos judíos, algunos empresarios judíos, algunos empresarios genoveses, algún banquero alemán. Sí, pero eran unos pocos sueltos. No estaba diseminado en el espíritu… no era popular esa cosa y por eso pasó lo que pasó. Aquella irrupción brutal de plata, sobre todo… porque oro llegaba, pero era poco… Pero plata era en masa y, según iba llegando a Sanlúcar de Barrameda, se lo estaban ya llevando banqueros expulsados por la propia España cincuenta años antes, para montarlo en Londres o en Ámsterdam y sacar de ello empresas. El concepto empresa es el que le falta a España, pero no a la Escuela de Salamanca. Cuando Molina dice que tantas obras son humanas, pero no de humano designio, lo está diciendo todo.
M. A. J.-C.: Exactamente. No está en la consciencia del pueblo.
A. E.: Es la parte del espíritu objetivo, que este personal no acaba de entender.
M. A. J.-C.: Es que para eso hay que leerse a Hegel bien jodidamente horas, días y años. Hay que tener vocación.
A. E.: Estamos donde estamos, donde estuvimos siempre. Dices ¿eso debe ser casta… eso debe ser estamento? Eso debe ser ese deseo de anular aquel tiempo en que se concentra afanosamente el mundo asiático, desde que tenemos noticia de él. Es algo así como decir: vamos a luchar para que parezca que no hay tiempo, para que parezca que no hay erosión, que no hay que amortizar y mucho menos innovar. Y así les va…
M. A. J.-C.: Cuando estuve en Camboya y empecé a estudiar un poquito jemer me di cuenta de que palabras como ciencia no existen en jemer, palabras como trascendencia, como existencia…
A. E.: Libertad no existe. En latín libertas se refiere a la condición del esclavo que ha sido manumitido. Y si tú tuvieras que traducir en latín… yo eso lo he pensado mucho… libertad, tendrías que traducir contumacia, que es un delito militar de desobediencia… contumacia.
M. A. J.-C.: Eso fue una revelación. Cuando estaba en Camboya Sesenta semanas en el trópico me llevó a la conclusión, que tú has adelantado, de que los camboyanos son seres humanos, pero no son personas.
A. E.: No son educados. Por ejemplo ellos piensan que allí tú no puedes adquirir más que el cuarenta y nueve por ciento de una propiedad inmobiliaria, y el cincuenta y uno le tiene que corresponder a un nacional, como dice ellos. Pero están convencidos de que en Europa y en el resto del mundo pasa eso. Cuando les dices: ¡para nada! A mí me decía uno de los abades del principal templo de la isla donde estaba… me decía: entonces ya lo habrían comprado todo. No, le decía, que no se han dado cuenta. El mundo está comprándose y vendiéndose sin parar desde el tiempo de Cromañón… eso no ha parado. Lo que pasa es que ustedes, aquí, se han quedado atrasados. Se han quedado en esa convicción, que es completamente falsa, de que hay que aprovecharse del foráneo… lo llaman farang
M. A. J.-C.: Que en Camboya es barang… Tú dijiste que el Estado es consustancial al desarrollo del mercado, que no se pueden ver de manera antagónica. Me he dado cuenta de que conforme el discurso de la ayuda al desarrollo es más espiritual… pasamos del pobre es falta de ingresos al pobre es carente de oportunidades, de capacidades, de tal… la infraestructura institucional de la ayuda, en lugar de reducirse se incrementa. Cuanto más espiritual es el discurso, más espesor material tienen las instituciones.
A. E.: Claro, porque ya no hablamos de los pobres de los que hablaba el Evangelio, que eran los pobres materiales y los pobres de espíritu, sino que hablamos de una nueva categoría muy amplísima: desfavorecidos. En desfavorecidos entra lo que no entraba antes en pobres. Concretamente la gente que, porque es perezosa, quiere que se le den cosas, pero no está dispuesto a corresponder. En los desfavorecidos entran todos los que están contra el criterio de la reciprocidad como justicia. Si a mí me pides que defina la justicia cortito, cortito, la defino como servicio mutuo. Ulpiano tenía la buenísima de dar a cada uno lo suyo, pero creo que servicio mutuo es todavía más breve, telegráfico… Es decir: oye, no pidas sin dar, no recibas con ingratitud. Date cuenta que esto es en definitiva una cuestión de dignidad personal. Tú no puedes ir por la vida aprovechando. No puedes ir por la vida de niño pidiendo a su padre: oye, que es que me aburro… El padre le contestará: estoy obligado a educarte y a darte confort y a mantenerte saludable, pero ¿a entretenerte? ¡Las narices! Al contrario, debo ponerte ante el aburrimiento para que te des cuenta de que hay que espabilarse, chico. Tú no eres el centro del mundo ni mucho menos.
M. A. J.-C.: Hegel habla de la consciencia de la necesidad, tú hablas de la consciencia de la responsabilidad, que viene a ser a efectos prácticos lo mismo. Esa es la libertad hacia adentro, pero luego está la libertad hacia afuera, que es eso de la protección y la seguridad que viene dada por las instituciones… Si nos olvidamos de la dimensión social de la libertad, la libertad es mucho más gozada que aquella que mira sólo la libertad como una cuestión de acción…
A. E.: ¿Me estás pidiendo que opine o que responda?
M. A. J.-C.: Que me autoconfirmes…
A. E.: Eso es lo que me temo. Creo que básicamente hay que hablar de confirmadores y exploradores. El que se pone a hablar para confirmar algo… fíjate en El Capital, de Marx… ya se sabe, desde que lees la primera línea, cual va a ser la última… El que se lanza a ver una cosa, por supuesto con sus valores y sus ideas previas, pero intentando neutralidad valorativa, es decir, intentando observar realmente… Continuamente vas desconfirmándote. Para algunos eso sería una contrariedad. Para mí es la alegría máxima. Darme cuenta de que estaba en la higuera y que voy dejando de estarlo… ¡oh, qué placer! El hallazgo de cada día. O el hallazgo de cada semana, cuando se ponen un poco más avaros los tiempos.
M. A. J.-C.: Te han criticado diciendo que eres un pensador posmoderno. Esto lo ha hecho Fernández Rañada en los años noventa: Caos y orden.
A. E.: No sabían que yo, en el setenta y tantos, había sido el que había publicado el primer texto español denunciando a Foucault, Derrida y toda la cuerda… unos farsantes que se limitaban a retorcer la gramática y que eran unos mangantes ridículos. Acaba de haber un estudio genial de un libro, que van a salir películas y tal, de tres profesores norteamericanos que han decidido coger la jerga esta posmoderna, de la que se burlaban Bricmont y Sokal1, y han conseguido ver publicadas en la Yale Review, en la Harvard Review, en el New York Times, en el Washington Post artículos increíbles, donde por ejemplo ponen párrafos enteros de Hitler y sustituyen judío por maldito blanco y los han aceptado y los han publicado y están ahora dudando qué hacer. Pero lo primero que han hecho es suspender provisionalmente de empleo y sueldo a los tres profesores2 por actividades entre intrusistas y agresivas…
M. A. J.-C.: Estaba leyendo el epílogo de De physis a polis
A. E.: Ese es precisamente… Además me granjeó un problema con Savater en aquella época, porque Fernando estaba muy metido con estos, con los posmodernos y claro, se enfadó y publicó en Triunfo una crítica al libro diciendo que una cosa era el gueto de Ibiza y otra cosa era la naturaleza, que esto de physis y polis, que yo estaba ampliando demasiado la metáfora, simplemente para defenderse él, porque yo decía que los neonietzscheano posmodernos… y él se sintió incluido… por lo demás Fernando y yo nos llevamos genial, pero fíjate hasta que punto Rañada y Peregrín y los de Caos y orden hablaban en vano. Te imputan ser posmoderno, cuando eres el único que ha atacado el posmodernismo desde el setenta y seis.
M. A. J.-C.: Sí hay una cosa en la que tú coincides con los posmodernos y es la crítica al cientifismo, a ese confundir el todo con la parte.
A. E.: Claro, pero es que yo me he pasado la vida estudiando y ellos son unos mangantes que, como ellos mismos reconocen, porque lo han reconocido Althusser y Foucault y Derrida… Lo han reconocido por escrito: no somos capaces de estudiar, no somos capaces de leer a otros, tenemos que releernos a nosotros, nos aburre infinitamente, nos entran ataques de ansiedad. Althusser declaró: yo tendría que haber leído por lo menos a Descartes… pues mire usted […] más de un párrafo… Te lo reconoce Althusser; luego acabó con aquella cosa de estrangular a su mujer, pero da igual. Cuando, por ejemplo, a Foucault fueron a ver el sótano de su casa, no sé si era en San Francisco o Los Ángeles, tenía una auténtica… una maravilla de cámara de tortura; todos los instrumentos estaban usados y además de uso reciente. Esto te da una idea de cómo era Foucault. Fuertecito… Y el otro estrangulando a su mujer. Y Derrida creando todo el movimiento universitario que llega al Me Too y todas estas bobadas.
M. A. J.-C.: La crítica al cientifismo ellos la hacen para no tener que pensar y tú la haces para pensarlo todo.
A. E.: Claro, ellos la hacen para gritar sin estudiar y yo la hago para denunciar a los mangantes supuestamente científicos que no están al día, que te recuerdo que es lo que les pasaba a Rañada y a Peregrín, que luego dices:fractal… ¿qué es eso? Reinterpretación de la termodinámica por Prigogine… ¿qué es eso? Y tú dices: ¿pero cómo es posible que ignoréis lo único creativo que ha habido desde la teoría de la relatividad? Que acuérdate que estaba terminada en el año cinco. Los últimos grandes artículos de teoría de Einstein son del cinco. Lo único decisivo que ha habido, en los años finales de los sesenta, coincidiendo con todo el annus mirabilis este del sesenta y ocho, donde están lo mismo Woodstock que mayo, que la primavera de Praga, que la matanza de Tlatelolco… pues ahí es cuando Mandelbrot y Prigogine están urdiendo sus nuevas construcciones del mundo, que fíjate tú lo que van a dar de sí… lo que han dado de sí y lo que van a dar de sí. Es lo que se llama ciencia del caos, pero también admitiría muchos más nombres. En Caos y orden yo lo considero pasar del grano grueso al grano fino.
M. A. J.-C.: Luego nos encontramos al capitalismo posmoderno, Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias… Dice Slavoj Zizek: los ecologistas tienen una consciencia ecológica, pero quieren pagar cada vez menos por la gasolina. O el solidario se conforma con irse a Starbuck y tomarse un café por cinco dólares o cinco euros, pero que lleve la etiqueta de pobreza.
A. E.: Se trata de intentar establecer la incoherencia como coherencia. Se trata de no deber la responsabilidad de hacer o decir cosas sensatas, razonables. Fundamentalmente hacer lo que dices y decir lo que haces. Mira tú, por ejemplo, hasta qué punto el pobre Iglesias junior se ha metido en un problema. El chalet suyo está a doscientos metros de aquí, arriba. Evidentemente es cinco veces más valor que este (el de Escohotado). Si yo saco a la venta éste, que lo estamos deseando hace años, nos darán doscientas mil. Aquel se compró por setecientos. ¿Hay alguna razón para que un señor que predica el rencor de clase y qué agustito se está con los de abajo, para que luego resulte que está aquí, arriba de mí, aparentemente muy a disgusto, en una mansión?
M. A. J.-C.: Luego el tipo tiene el pensamiento multicultural… Ese pensamiento de welcome refugees, ese pensamiento de mi pensamiento es universal, los inmigrantes entran, pero yo cierro doscientos metros y con siete policías vigilando
A. E.: Por eso la deuda con la coherencia es lo que quiere borrar… Que yo creo que eso está ya en Baudelaire… últimamente me he estado dando cuenta de que cuando termina ese artículo, Los paraísos artificiales, identificando que sí es un paraíso aquella pasta de hachís, sí lo es… tan paraíso que hay que prohibirlo, porque de él sale el hombre-dios insolidario. Punto final. Si Baudelaire llega a poder aclararnos si era de broma o iba en serio, oye, qué bien nos vendría. En realidad no lo sabemos, porque poco después, tres años después, este hombre, que era sifilítico, a los cuarenta y seis años se muere. Pero es que ¡ojo! se muere después de un año entero, poco más o menos… paralítico… paralizado pero perfectamente lúcido… Tú dices: ¡qué ocasión para la contemplación pura! Verdaderamente qué lástima que no pudiera volver un momento y alguien le pudiera preguntar, o él mismo decir: mira, de estos cuatrocientos días he sacado en claro, para empezar, si era de coña o no lo del paraíso artificial. Porque claro, un libertino como él, que se pasa la vida en burdeles y tomando drogas y tal… que sea el que de verdad dé el argumento para la cruzada de las drogas… Pero de vedad es el único que lo dice… Es que es asombroso.
M. A. J.-C.: Es incontrovertible que vivimos en el mejor de los mundos conocidos…
A. E.: En el sentido del bienestar material, del confort, el que diga otra cosa son ganas de tomarnos el pelo.
M. A. J.-C.: Steven Pinker últimamente ha publicado un libro de mil páginas también.
A. E.: Y Deaton, Angus Deaton, es bestial The Great Escape.
M. A. J.-C.: Eso parece evidente. La violencia se ha reducido al menos en términos sanguinarios, la violencia hoy cada vez más humana, aunque parezca todo paradójico en este sentido… Es verdad que el mundo cada vez está mejor, pero nosotros nos sentimos, con perdón, hechos una mierda.
A. E.: ¿La gente joven...?
M. A. J.-C.: La gente joven, con miedo a acercarnos a la realidad… vivimos la vida en términos virtuales… ¿Si se levantara hoy Hegel y mirara por la ventana, cómo estamos en términos de consciencia moral?
A. E.: Yo diría que Hegel diría que, una vez más, el individuo es poca cosa en la obra total del espíritu. Que es el ladrillo último y, por tanto, es la realidad más fundamental. Pero es uno entre millones en el infinito muro del tiempo y podemos sentirnos orgullosos de lo que ha conseguido el espíritu. Pero en cuanto a individuos particulares hoy, como en tiempos de Hegel, digamos 1820, la consciencia individual adolece de lo de siempre. Es decir, de que algunos sí tienen interiorizado el principio de reciprocidad, el principio de coherencia y otros no. Los que no, son infelices… de una forma u otra, aunque estén llenos de millones… le salgan los millones por las orejas… El hombre sólo es feliz cuando hace frente a su destino, y su destino es siempre el mismo: saber. No hay otro destino del ser humano que saber.
M. A. J.-C.: Desde esta posición el ser humano de hoy… su reto es ponerse a la altura de su circunstancia…
A. E.: Ciertamente. El espíritu subjetivo tiene que ponerse a la altura del espíritu objetivo.
……………………………
A. E.: Qué encantadora entrevista, por lo breve, por la precisión de las preguntas y, sobre todo, qué encantadora situación o qué encantadora circunstancia me ha deparado el trascurso del tiempo.

NOTAS

jueves, 27 de diciembre de 2018

Antonio Escohotado habla para Libertad Digital Cultura (22 ene. 2018) sobre el libro “Memoria del Comunismo: De Lenin a Podemos”, de Federico Jiménez Losantos.


Lo abro y me quedo prendado y a las nueve de la mañana o así, del día siguiente, lo puede soltar. Si sigue así afectará gravemente a mi salud, porque a este tipo de régimen no estoy acostumbrado…

Volumen extraordinario de investigación crítica… Me ha enseñado unas cuantas cosas que me vienen muy bien sobre la propia historia que yo llevo veinte años trabajando…

Hay muchísimos datos que yo no tenía, pero el que más me ha fascinado… una especie de congreso1 que hubo justo después de terminar la Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra, un congreso en el 1918, donde vinieron líderes sindicales, pensadores, socialistas y comunistas de medio mundo. Se pusieron a hablar de qué estaba pasando en Rusia, de si era aceptable que Rusia se hubiera convertido en un matadero… y dijeron que sí, que era razonable y que en realidad la Revolución era eso. Que si la gente no podía matar a quien le diera la gana, cuando le diera la gana, no había Revolución. Las actas de ese congreso, esos parlamentos, me fascinaron. Muy esclarecedora… Ese tipo de cosa que es como el tic de la verdad. Tú ya has visto que los fenómenos convergen, que aquello es esto y no aquello otro y, sin embargo, te faltaba ese dato adicional para decir ¡qué barbaridad! Sí… así se consumó la infamia… Alucinante. Si pudiera lo metería en el tomo III de Los enemigos, que es donde le corresponde.

Las conclusiones que yo, al final, no quise poner en el mío, porque pensé que iban de suyo, Federico no, Federico las pone todas por delante, porque no puede evitar la rabia que le da ver cómo todos estos, que no se pueden considerar mangantes esos sinvergüenzas, no, esto es una pandilla de asesinos profesionales, que llevan el placer de matar en lo más espeso de su sangre.

Todo el libro de Federico, si no tuviera esta indignación, sería la obra mundial de referencia sobre la materia. Federico va a pagar su relativa prise2 haciendo que no sea la obra mundial de referencia, sino la segunda o tercera obra mundial de referencia sobre el asunto. Está muy bien que España se adelante al resto del Mundo, porque en esta materia, que siempre ha sido tan tabú como la de las drogas, se diga lo que se diga, había investigadores muy buenos: Richard Pipes, por ejemplo… luego autores como Dmitri Volkogonov… Yo creo que ni Pipes ni Volkogonov han ido tan a fondo como Federico.

Yo en algunos sentidos… Yo en la búsqueda de las raíces filosóficas. Y él con ese caudal de indignación, de santa indignación, a caballo entre el himno y la requisitoria: ¿Cómo os habéis atrevido a presentar la empresa más homicida como si fuera la empresa más humanista? ¿Cómo osáis? Es mentira todo y todos sois unos cobardes asesinos… Fuertecito, fuertecito.

1. Ligue française pour la défense des droits de l'homme et du citoyen (1919) Enquête sur la situation en Russie: (1re partie)

Ligue française pour la défense des droits de l'homme et du citoyen (1919) Enquête sur la situation en Russie: (suite et fin)

Christian Jelen: Première enquête sur les droits de l'homme en Russie soviétique (novembre 1918 – mars 1919)

Christian Jelen: L'aveuglement (1984)

2. Prise de position, positionnement.

Breve entrevista de Fernando Díaz Villanueva a Antonio Escohotado (febrero de 2018): la corrección política.


Corrección política y buenismo – Hombre, no, porque ha ganado las elecciones Trump y la victoria de Trump en las elecciones es la victoria de la incorrección política. Digamos que estamos hasta las pelotas de la corrección política. Vemos que detrás de ese buenismo hay, por una parte crueldad, por otra parte idiocia y por otra parte pues eso, el viejo autoritarismo.

La triada homófobo, islamófobo, racista – Porque la obsesión del que participa profesionalmente de la cosa pública es no perder un voto y por eso, por ejemplo, los que están en contra de la prohibición de las drogas no piden la derogación de la prohibición, porque temen perder votos. La obsesión de no perder votos, muchas veces, hace perder las elecciones, por supuesto. Pero esto es un axioma difícil de violar. Entonces ahora, por ejemplo, ha llegado a formar parte, ha llegado a ser… igual que es una triada Hitler, Ayn Rand y Donald Trump… es una triada grotesca, porque no tiene nada de triada y son perfectamente diferentes… Ahora tienes triadas como por ejemplo homófobo, islamófobo, racista, que tampoco tienen maldita la cosa que ver, pero parece que nos gustan las trinidades, sobre todo cuando no tenemos ni idea del movimiento dialéctico tesis, antítesis, síntesis. Estamos en un momento de la humanidad donde al llegar Internet y hacerse la información gratuita, el ser humano vacila como ante un abismo. Lo tiene todo. Eso es el entendimiento en acto de Aristóteles. Ahora si no sabe de algo es porque no quiere. Entonces este desafío interior del ser humano vuelve a ser el sapere aude de Kant, atrévete a saber, y la inmensa mayoría de las personas no están preparadas para este logro de la técnica. Vamos a ver qué pasa. En cinco, diez, quince años… yo creo que van a pasar cosas sustantivas en este orden de asuntos… ¿Hasta dónde se va a seguir utilizando el móvil para mirarse el ombligo?

El desafío del móvil – Yo no creo que exista la entidad poder. Es como si hablamos de que existen los adjetivos sustantivados: el bien, el mal, la verdad, la mentira. El poder no existe, el poder va siendo, el poder es la potencia, la dýnamis (δύναμις) de los griegos. En cada momento hay una inercia de ideas adquiridas o de petrificación de la consciencia, que se perpetúa en términos meramente físicos, pero la verdad es que la propia física las desmiente. Igual que hemos estado durante un siglo creyéndonos a pies juntillas el segundo principio de la termodinámica, es decir, que toda formación ordenada tiende hacia el desorden, ahora nos damos cuenta de que si no hubiera un foco de orden, dentro de lo que llamamos Caos, el Universo no habría existido hace ya mucho tiempo. Esa es la obra de Ilya Prigogine. ¿Por ahora qué hacen, no el poder, sino instituciones concretas, como la Universidad? Pues bueno, como da la mala suerte para ellas de que le dieron el Premio Nobel en 1979, si no recuerdo mal, pues no existe… no lo ponemos en los planes de estudio. Lo mismo puede pasar con la geometría fractal de Mandelbrot, que evidentemente es la adaptada al mundo físico, es la geometría de la naturaleza… ¿Qué podemos hacer con eso? Pues que no existe. No existe Mandelbrot. No lo vamos a poner en el plan de estudios. Pero eso va a durar poco. Yo creo que es mucho más próximo el desafío del móvil. Vamos a ver hasta dónde las personas, en vez de preguntar al móvil lo que ignoran, preguntan lo que saben.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Antonio Escohotado entrevistado por Fernando Díaz Villanueva para la Contracrónica (2018) - Socialismo y democracia


Los primeros socialistas son demócratas. Los segundos no quieren ni oír hablar de que se vote por el sistema de sufragio universal secreto. Cabía algún equívoco al respecto hasta que a finales del año 1917 se hizo con el poder Lenin, y entonces disolvió la Asamblea Constituyente, hizo el famoso decreto de abolición de la prensa, con el pretexto de que la prensa sólo podía ser burguesa y difundir mentiras y metió en la cárcel a todos los jefes, presidentes y secretarios generales de los sindicatos que funcionaban entonces en Rusia, que eran, básicamente, correos, ferrocarriles, metalurgia y textil. A eso se llamó la Oposición Obrera. Entonces ¿a quién le podía caber duda de que aquello no era socialismo, en el sentido en que lo dijo originalmente Saint-Simon? Pues a nadie… Por mayoría los socialistas europeos decidieron que si no había muerte y si no había represión, no había revolución. Es decir, se adhirieron finalmente a la tesis de que a la virtud pública sólo se llega por el terror, es decir, se adhirieron a aquella locura de Robespierre, de los años 17911, si no recuerdo mal, cuando consiguió hacerlo obligatorio. El socialismo es algo escindido desde el principio, desde el principio, en una versión que es liberalismo desarrollado y otra versión que es disfraz para la actitud que inspira… pues eso, las guerras comunistas del Renacimiento, los anabaptistas de Münster y todas las salvajadas adicionales en nombre de los últimos serán los primeros.

Notas:
1) 1791, 1792, 1793 y 1794

domingo, 23 de diciembre de 2018

Escohotado y Fernando Sánchez Dragó. Conversatorio Cándido vs. Pangloss. Sábado, 10 de noviembre de 2018, 17:00. Solaz del Moros, Anaya, Segovia.


[...]
Dragó: […] Escohotado
Escohotado: Lleva unas notas, el cabrón. Yo no. Me quedo con lo apocalíptico […] Fernando. No te gusta ser llamado apocalíptico, si no me equivoco, sin embargo siguiendo el eje del discurso que has montado, lo que se sigue de tu […] montada con tu relación con Diego terminas siendo apocalíptico y yo integrado, pero yo sé que a ti no te gusta ser apocalíptico ni a mí integrado, de modo que hay un problemilla en las páginas que has leído. Pero podemos ver que el Universo, quizá todo el mundo está de acuerdo… en que parte del fuego primordial. Lo podemos llamar fuego primordial y esto explica que el ser sea hacer. […] una ilusión, el deseo de que las cosas buenas se prolonguen y las cosas malas se abrevien. Que la vida consista en los buenos ratos que, por ejemplo, pasamos tú y yo en nuestra relación de mutuo reconocimiento, el respeto de una personas con otras y claro, nos turba que de repente aparecen elementos, factores […] Si el ser es hacer es porque debajo de todo está el fuego primordial. Fuego primordial. Fuego en griego se dice πῦρ […] purificación. El fuego todo lo cambia y todo lo purifica, dice Heráclito. A Heráclito le he dado un repasazo en los últimos seis meses que ni te cuento. He llegado a aprenderme casi de memoria los fragmentos, siempre con la misma intención de restablecer el libro perdido y decir: esto pertenece al capítulo cinco y esto al dos y tal. Y tengo algunas ideas de cómo empieza el libro y cómo termina. Era un libro cortito, ya lo dice él. Un libro cortito, comenta Sócrates en Platón, donde para disfrutarlo hay que ser como un brujo o un buzo de Delos. En Delos buscaban perlas y ya tenían un sistema relativamente parecido al que tenemos nosotros y tenían que irse a lo profundo. Yo creo que lo que Heráclito hizo fue coger el griego antiguo y, de esa lengua que era tan vivaz, que podía expresarlo todo, como tenía un oído muy sensible para sentidos implícitos y una palabra como λογου, en plural, en Homero es dichos junto al fuego, decires, ocurrencias en el hogar… el tío dice: λóγος. Lo pone en singular y dice […] que cada cual pretende en su privado entender. Cambia todo y sin embargo la palabra es la misma. Incluso puede haber un pequeño cambio del plural al singular. ¿A qué viene esto? El fuego primordial, todos estamos de acuerdo, hace que el ser sea una ilusión y que, en realidad, lo verdadero sea la acción. La acción es la inquietud y no hay manera de estar quieto, no hay manera de que nada se quede donde está, sobre todo cuando está donde debe de estar. […] como dos versiones, y aquí nos vamos ya a Cándido y a Pangloss. A mi juicio ndido no ha entendido a Pangloss o, mejor dicho, Voltaire no ha entendido a Leibniz y entonces lo ridiculiza en forma de Pangloss. ¿Dónde está el malentendido? En que el fuego primordial se puede concebir como un deseo lo bastante jodido como para que, dentro de su agitación general, dentro de su inquietud, da la jodida casualidad de estar inmerso en venas de dura piedra y, entonces, es una cosa cambiante, pero que a pesar de los pesares, de ser una cosa cambiante, está inmerso en algo todo lo contrario de lo cambiante: aquí es roca calcárea, allí es roca caliza, en el otro sitio es titanio, en el otro es hierro. Se puede interpretar el fuego primordial como la poética que nos dice: aguanta. El destino de todo lo inmediato es ser abolido. No serás dichoso hasta que no aceptes que hay una inmensa cantidad de incumplimento en cada cosa que va ocurriendo. Aguanta, aguanta sin esperanza. La esperanza sería esperanza de la cosa […] Y así lo plantea Heráclito. Es más, excediéndose. Entiendo, por ejemplo, en aquello de los cual parte la muerte… parte en mayor medida la vida, que en aquello que simplemente está vivo y pretende permanecer como tal. Yo creo que ahí incluso se pasa un pelín, destaca lo que tiene lo real de πολεμος, de conflicto, de desgarramiento. Esto es lo que […] Cándido… o pretende ver muy bien Voltaire. Sin embargo el fuego primordial se puede ver como lo contrario del fuego. Eso sería una pesadilla. Lo contrario del fuego, pero […] en venas de dura piedra. Un destino obligatorio pero que, sin embargo, no tiene nada de épico, de heroico, de gigantesco, de colosal, de digno de vivirse. Pues ya lo tenemos […] lo va a llamar Schopenhauer voluntad, voluntad de la naturaleza. Resulta que entonces todo está regido por algo que lo rige todo pero que en realidad no […] nada. Nada en particular… simplemente que no es capaz de suicidarse. No tiene recursos para suicidarse. Esa es la voluntad de la naturaleza, a la cual Schopenhauer, con toda la tradición induista, opone el no deseo, el nirvana, la capacidad para decir: no, no, me distingo de este río de cosas que unas son buenas, otras son malas, pero inmersas, inmersas en dura piedra… yo me abstengo. Como el príncipe Siddharta… que yo no quiero ver el dolor, que no. Que esto papá me ha dicho que no y que yo tampoco quiero verlo. Yo no estoy en el dolor. Bueno, dos versiones del fuego: la de la voluntad, que manda tanto como el fuego y transforma tanto como el fuego, pero en realidad se concibe desde un yo, el yo de Schopenhauer y el logos, πῦρ, el fuego, polemós, la guerra, la fiereza, el dolor… Se fijan ustedes… gran parte de los pensadores a los que no les gusta la metafísica, como disciplina autónoma […] Por ejemplo un matemático al que no le gusta la geometría, pero al que le encanta el álgebra y otra zonas de la matemática… Gran parte de los pensadores que no soportan la metafísica son partidarios de Schopenhauer. Estoy hablando de pensadores de […] NietzscheContemporaneamente estaba […] Les gusta pensar las cosas en términos de Schopenhauer […] la voluntad […] Desea, pero no sabe qué desea y, sobre todo, no es capaz de pararse, y engendran un universo […] ¿Por qué demonios estos pensadores, que son pensadores, no se atienen a las reglas de cálculo que tiene estudiadas la metafísica? Ahora me pregunta Fernando: ¿cuáles son esas reglas de cálculo que tiene establecidas la metafísica a la hora de pensar lo real en abstracto? Contesto: las reglas de inferencia de la lógica. Por ejemplo, que de una particular […] no se deduce nada, simplemente, y que de una universal afirmativa puede deducirse todo. Entonces, igual que en matemáticas es conveniente saberse las tablas, la del siete, la del nueve, la del ocho… […] ¿Por qué nos quedamos con la versión de Cándido? ¿Por qué nos quedamos con la versión donde lo heroico resulta ser, en definitiva, una […], una […]?
[…]
Escohotado: … yo ni creo, ni propugno. Yo simplemente al mismo fenómeno que te vuelvo a proponer de que el ser es hacer… y eso es colosal, eso es una enormidad. Eso quiere decir que todos nuestros esfuerzos por vivir tranquilos, por disfrutar, son mediados
[…]
Escohotado: que el día tiene veinticuatro horas y tú no puedes andar diciendo que vas a hacer y en esas veinticuatro horas no usas ni un minuto durante años y años en hacer
Dragó: Pangloss es una versión deformada de Heráclito, es una caricatura de Heráclito. Si te tomas en serio a Pangloss lo que diría es: acepta la muerte, acepta el dolor, acepta la desolación como el envés de esa misma moneda que es el cumplimiento, la alegría.
Escohotado: no, pero eso es más bien que no quiero ver el dolor del mundo, no quiero ver el no ser, voy a abstenerme del deseo. Yo creo que hay que cumplir los deseos antes de abstenerse de los deseos. Tú lo has hecho y yo también.
Dragó: Siddharta
Escohotado: Hombre, es que como lo habían tenido aislado de todo… acuérdate de todo eso… porque era el hijo del príncipe y le habían impedido ver que la gente envejecía y moría y todo esto. Y entonces se enfada muchísimo y se queda debajo del árbol… Se queda debajo del árbol y dice: de aquí no me muevo hasta que me muera o… Según la versión de Hesse, que yo no sé si coincide realmente con la realidad histórica. No importa mucho en este caso. La cosa es que ser pesimista es ser conservador y ser conservador es ser antiliberal ¿me explico? El liberal tiene que estar abierto. El que ama la libertad sabe que todo está incumplido y que, por la misma presión del hacer sobre el ser, está obligado a decir sí a lo que va pasando… con cuidado… Cualquier cambio irá a peor. Nuestro más grande poeta, Jorge Manrique, es el prototipo de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Ahí le respeto tanto, le quiero tanto, ha sido una cicatriz en mi alma… que nunca me quitaré eso y siempre seguiré pensando que cualquier cambio va a peor, pero esto en privado… si está en la tele que lo borren…
Dragó: Esto contradice de cuajo
Escohotado: pero esto es en privado…
Dragó: ¿Por qué todo el mundo piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor?
Escohotado: Lo real es siempre superior a lo posible. El tiempo futuro es mero posible. Poder ser. Mientras el pasado es ser sido, es doble, es un clavo hundido hasta el fondo, bien remachado. Esa es la única razón a mi juicio y, por tanto, Manrique se equivoca en el fondo; acierta en la superficie. Esa es la herencia que llevamos y más en nuestro pobre país, Fernando. Y cada vez que nos acerquemos más a nuestro país más sentido tendrá nuestra conversación sobre el pesimismo y el optimismo, porque es el pesimismo y el optimismo sobre la España de hoy, de hoy mismo, de esta semana. ¿Qué vamos a hacer? Te he dicho varias veces que yo me siento raptado en este país, que se había vuelto a votar, a pesar de todas las cosas extrañas de las votaciones, porque ¿cómo va a tener tu voto el mismo valor que el de un loco, como [YouTube], no[YouTube]? ¿Cómo va a tener el mismo valor? Pues lo rtiene y yo estoy dispuesto a dejarme el pellejo para que lo siga teniendo. Simplemente porque lo veo el mal menor. Hay que hacer cosas que por sí no se pueden aceptar, pero que luego en la práctica, con un poquito de ojo y conocimiento, te das cuenta que tomar otras medidas sería aún peor.
Dragó: El mito del sufragio universal… Atenas…
Escohotado: Allí se acabó haciendo por sorteo. Primero era elección… los quinientos… y luego empezaron a sortear.
Dragó: Los ciudadanos… la paideia
Escohotado: El Areópago eran quinientos hombres…Vamos a lo concreto un momento, Fernando. El Areópago eran quinientos hombres, cien de cada tribu, de las cinco tribus… la quinta estaba excluida porque no producía lo bastante. Los miembros de pleno derecho eran los que producían más allá de ciertas medimnas, que llamaban, que eran unas cantidades de áridos o de volúmenes, que podían ser lo mismo aceite, que trigo y tal. Eran una medidas. Con Clístenes... si no recuerdo mal en 506 a. de C. entra la quinta tribu y entonces ya votan todos, aunque no produzcan prácticamente nada o menos de lo que consumen. De esos quinientos hombres, pasado el tiempo se dan cuenta de que da lo mismo elegirlos y empiezan a sortearlos. Entonces se eligen por sorteo. Lo que nunca se descarta es que, de vez en vez, o bien por sorteo o bien por elección cambian. Lo que necesitamos es que nadie se quede para siempre. El problema con Chávez y con Castro y con todos es quedarse para siempre. Aquí cada cuatro años que alguien salga…
Dragó: La democracia degenera… Rousseau dice que la solución es colectiva porque cree que el hombre es naturalmente bueno… y Voltaire cree que el hombre es un depredador.
Escohotado: Y hay un tal Condorcet, que es coetáneo de los dos, un poquito más joven, que enuncia el famoso teorema de los jurados, donde se dice que si se trata de elegir a dos, una masa de personas, van a elegir racionalmente; si son más de dos, caóticamente. Y ese teorema sigue vigente hoy. Es el teorema de Condorcet.
Dragó: ¿Del caos que es esta democracia va a surgir el orden?
Escohotado: Lo más curioso es que aquí es justo lo contrario de Condorcet. Porque ahora en España, de lo que se trata a mi juicio, dime tú si está de acuerdo, es de acabar con el bipartidismo. Con el sistema de turno que establecieron Sagarta y Cánovas hace ciento veinte a ciento treinta años. Han pasado muchas cosas. Ha habido la guerra civil, ha habido la dictadura seguida de dictablanda, la transición, los dos gobiernos de Zapatero, las inutilidades de Rajoy. Estamos ahora en un momento donde, a mi juicio, hay que romper el bipartidismo, lo cual es […] claro, pero como ha surgido ya en Francia, ha surgido en Italia y bien podía suceder en otros países. Tenemos que romper el bipartidismo respetando siempre las reglas de la democracia. ¿Por qué los liberales estamos abiertos? Porque somos liberales. ¿Por qué los conservadores son pesimistas? Porque son misantrópicos. ¿Por qué no soy misantrópico yo? Pues porque soy misantrópico de puertas adentro, pero no de puertas afuera. De puertas afuera tengo que colaborar con mi vecino. Mi confianza en el ser humano ha ido disminuyendo fuertemente con el paso de los tiempos. Cada vez tengo más vergüenza de ver que las personas no usa su tiempo de estudio y eso para mí las hunde. Pero sin embargo eso me lo quedo para dentro. Eso no le importa a los demás. Yo tengo que colaborar con el cuerpo civil con algo positivo. Y algo positivo es decir: estudien señores, voten, sean libres. Aunque de puertas adentro tenga uno la sensación un poquito más amarga
Dragó: Poco debate va a haber…
Escohotado: Es lo que sospecho.
Dragó: Yo sigo con mis proyectos, pero sé que no va a servir de mucho.
Escohotado: Pero mira esta gente qué guapos son y qué jóvenes.
Dragó: Pero somos cuatro gatos.
Escohotado: Bueno… La persona singular soberana está mucho más allá del número. La persona singular soberana es como un país o como varios.
Dragó: Cada presidente ha hecho bueno al anterior, hasta llegar a [YouTube]…
Escohotado: Es como un [YouTube]… Bien se cuidan de convocar elecciones…
Dragó: Tendrán que convocarlas…
Escohotado: ¡Luchemos por eso! ¡Luchemos por eso! El proyecto de Planeta tuyo me encanta. Ya te dije que cuentas conmigo. Casi mejor que ellos [Casado, Ribera y Abascal] empiecen con sus soluciones y nosotros les damos caña después…
Dragó: Yo soy maltusiano…
Escohotado: ¡Malthus es un maligno tío! ¡Parece mentira que digas eso! Escribe en 1799 el famoso Ensayo… es una colección de embustes, uno detrás de otro. Lo de Malthus es una colección de embustes. ¡Ay, Fernando, no puede ser! ¡Hablaremos tu y en en privado! No quiero que pases una vergüenza…
Dragó: Está todo el mundo lleno…
Escohotado: ¿Hasta llegar a este sitio? Está todo vacío…
Dragó: Este es un caso excepcional. España debería despoblarse…
Escohotado: Son procesos impersonales, Fernando, que no dependen…
Dragó: El planeta podrá alimentar a…
Escohotado: Yo lo que sé es que no soy profeta y tú tampoco. Somos ciudadanos actuales. Lo nuestro no es ver qué pasará dentro de cincuenta años, sino ver qué pasará dentro de tres o de uno. Lo más que adivinamos es un medio plazo. Tres a cinco años es lo más que se puede, dentro de los razonable.
Dragó: El crecimiento demográfico te parece un vector positivo…
Escohotado: Sí. Veo que cuando alguien dice que sobra gente, siempre está pensando que sobra el vecino, pero no él. Sobramos nosotros, probablemente. Los demás […] para vivir. Yo creo que la Tierra está de sobra capacitada para dar de comer a siete mil millones, aunque no lo parecía.
Dragó: ¿No crees que hay un deterioro medioambiental?
Escohotado: Lo contrario. Creo que la comodidad es infinita. Creo que todo el mundo lleva en el bolsillo la Biblioteca de Alejandría multiplicada por mil y que podría ser Aristóteles si no fuese tonto por vocación personal. El teléfono no mancha nada… da mucho calor porque el circuito integrado genera… Deterioro medioambiental viene de polución ¿no? ¿Qué polución da el teléfono? Y sin embargo el teléfono es la […] total de los últimos diez años. El teléfono no se usa para lo que podría usarse. El teléfono no poluciona y, sin embargo, rompe la distancia. Al romper la distancia hace que todos los seres humanos estemos unidos tan íntimamente como si fuéramos amantes abrazados…
Dragó: A mí me encanta la distancia…
Escohotado: Ya, pero sigue siendo literatura, cine, poesía, tal. Tú hablas de deterioro medioambiental. ¿No prefieres ir en AVE?
Dragó: Detesto el AVE…
Escohotado: Como te contará Jorge, mi hijo, yo me tiro diez o doce horas con la pantalla del ordenador, informándome. Entro en las redes, YouTube… Antes de ponerme a escribir… Hay hipertexto en las letras azules… Me voy por las letras azules y acabo estudiando, como he dicho muchas veces, por ejemplo, la aleación de los cañones ingleses del XVIII y leo dos mil páginas sobre eso… ¿Quién va a mentir…? A mí me servido vitalmente.
Dragó: ¿Ha aumentado la cultura en España?
Escohotado: Pues sí, este grupo de gente joven que ves ahora no lo tenía Ortega en el año veintiuno. Este grupo está en todas partes, porque mi hijo Jorge me lleva para acá y para allá y no paramos. Lo mismo aparece en Mérida que aparece en Alcoy que aparece en Alcalá de Guadaira. Es cantidad y cualidad… Si estamos pensando por qué demonios el liberal está comprometido con la apertura y por qué demonios el misántropo…
Dragó: El liberalismo se ha convertido en un término equívoco…
Escohotado: ¿Qué palabra pondrías para la supresión del equívoco? Por ejemplo, ya me he dado cuenta que izquierdas y derechas son absurdas y anacrónicas, porque vienen de la determinación geográfica aquella, la Asamblea Nacional, donde en la izquierda de Mirabeau estaban el grupete de Robespierre y los otros, estaban siempre sentados a la izquierda, y por esa mera determinación geográfica… entonces ya no…
Dragó: Yo diría no intervencionista.
Escohotado: Yo diría demócrata. Para mí la palabra que sustituye a liberal hoy es demócrata.
Dragó: Ah, no, demócrata no. ¿Ahora defiendes los impuestos que gravan el mérito?
Escohotado: El impuesto directo viene de la Ley Seca, ni más ni menos. No los había en el mundo entero. Fue al instaurá la Ley seca cuando se dieron cuenta de que se quedaban con el treinta y seis por ciento menos de pela y tuvieron que hacer una enmienda donde se dijo: ahora vamos a poder cobrar a la gente por lo que cobra ella.
Dragó: Pero venga de donde venga, hoy es lo que es.
Escohotado: Exáctamente. Y entonces resulta que la masa de indirectos supera o iguala a la masa de directos.
Dragó: ¿Existe alguna posibilidad de que la democracia por sufragio universal no se convierta en lo que en la propia Grecia se llamaba oclocracia? El gobierno de la chusma…
Escohotado: Hay que mirar las cosas con distancia, Fernando
Dragó: Los de Podemos, los del PP, los de Ciudadanos, los del PSOE… Todos son socialdemócratas.
Escohotado: Pero no puede ser socialdemócrata el señor que no sabe diferenciar entre una acumulación real y una acumulación imaginaria, que uno que sí distingue cómo crear capital no imaginario.
Dragó: Ahí vamos a una distinción entre gente ilustrado y patanes…
Escohotado: Pero eso no cambia la democracia. Democracia significa que hay que pasar por esa horca caudina absurda de que vote igual un tío analfabeto que un sabio…
Dragó: ¿Pero por qué?
Escohotado: Porque otros sistemas permiten eternizarse en el poder coactivo a fulano o mengano… Muchas veces ese fulano es Alejandro Magno o Julio César y vale la pena, pero otras veces no
Dragó: Lo único que justifica la democracia es la posibilidad de cambiar al gobernante de una manera pacífica.
Escohotado: Completamente, completamente.
Dragó: ¿Pero dentro de una democracia no puede aparecer un Pedro Sánchez?
Escohotado: ¿Dentro de un cuerpo sano no puede aparecer una célula cancerosa? Claro que dentro de un cuerpo sano aparece una célula cancerosa.
Dragó: Con el uso del sufragio universal parecen fatalmente…
Escohotado: Claro, es que la única forma segura de morir es nacer, lo que pasa es que dentro de la catástrofe implicada en nacer, en un régimen democrático te aseguras la posibilidad de un cambio que se retrasa […]. En el caso de afirmar la monarquía en el sentido más riguroso y absolutista de la palabra.
Dragó: A mí la monarquía me da igual...
Escohotado: Hombre, no hay más que monarquía, aristocracia y democracia.
Dragó: Yo estoy a favor de la aristocracia. Los ἄριστοι que tenían que recorrer la παιδεία…
Escohotado: Ya decía Aristóteles, lo ideal es un monarca sabio, pero es que la posibilidad estadística de que a lo largo del tiempo, a lo largo de los países haya monarcas sabios es muy baja.
Dragó: Estamos asistiendo a la aparición de un nuevo orden mundial.
Escohotado: Eso se dice hace sesenta años.
Dragó: La irrupción de los países amarillos… Trump es una disrupción… el brexit en Inglaterra, Marine le Pen, Salvini, Orban…
Escohotado: Salvini viene del payaso este…
Dragó: No son los ultras… la gente vota cualquier cosa que no sea políticamente correcta.
Escohotado: […] no tenía ninguna relación con lo real, pero sí había pasado alguna cosa que era turbadora […] Nunca lo fue. Sin embargo, a partir de la Segunda Guerra Mundial queda transparentemente claro, cada vez más claro, que los obreros no votan comunista. Sólo votan comunista unas franjas de la burguesía y la pequeña burguesía. Gente joven. Y entonces vienen mayo del 68 y Woodstock, viene la primavera de Praga, viene Tlatelolco, vienen toda una serie de rebeliones mundiales de tipo libertario. ¿Qué es lo que queda claro? Que la parte que se llama clase trabajadora vota todo, menos comunista. Entonces todo lo que quedaba de alma comunista, de conciencia roja en el mundo se congrega y dice: la clase trabajadora se ha traicionado. En vez de decirse: nos habíamos equivocado imaginando que la clase trabajadora era marxista… no, no dice eso. Dicen que la clase trabajadora se ha traicionado y, como ella se ha traicionado, sus valores, los de la clase trabajadora, no la de ellos, porque son unos señoritos del pan pringado… esa la vamos a defender nosotros a capa y espada. Entonces aparecen Montoneros, Sendero Luminoso, Brigadas Rojas, la ETA, la Baader-Meinhof… Asumen ese trabajo, pero ¿cómo se puede asumir el trabajo de una clase que ha desertado? Creando lo políticamente correcto.
Dragó: Lo políticamente correcto viene de ahí, pero también viene del miedo a la libertad…
Escohotado: Pero luego te pones a leer El miedo a la libertad, de Fromm… qué es lo que dice Fromm
Dragó: Veo puritanismo…
Escohotado: Pera Fromm es que la gente confunde libertad con la verdadera libertad, que es estar en un mundo extraeconómico, no comprar, no vender… marxista y, sin embargo, muy curioso, porque es un especulador inmobiliario brutal, porque se muere dejando ciento cincuenta casas y veintisiete plazas de garaje. Dice por decir y hace lo contrario de lo que dice. Es ridículo pensar que escribe un libro diciendo: señores, hay que ser libres… es al contrario… dice: señores hay que ser libres olvidando la economía, olvidando comprar. Algo así como: poniendo nuestros bienes a los pies de los apóstoles, como manda Hechos de los apóstoles…
Dragó: La izquierda es una secta del cristianismo…
Escohotado: Es lo mismo. ¡Qué impuro es ser rico! ¡Qué impuro es ser rico!
Dragó: ¿Por que este cristianismo enemigo del comercio perdura y perdura y perdura...?
Escohotado: Pero ha cambiado, ha cambiado, ya no dice… La Escuela de Salamanca…
Dragó: ¿Cuál es la novedad del cristianismo en la historia universal, de este igualitarismo?
Escohotado: Que ha cambiado… el islamismo no ha cambiado, el judaísmo no ha cambiado, el budismo no ha cambiado… el cristianismo sí
Dragó: El budismo relativamente, pero…
Escohotado: El budismo, se puede decir que es la zona zen, pero en realidad no es un cambio cronológico; es un cambio conceptual…
Dragó: La corrección política viene de muy antiguo...
Escohotado: Es que antes no tenía fuerza...
Dragó: Va a terminar consiguiendo lo contrario de lo que predica…
Escohotado: Estamos hasta los cojones de la corrección política…

[…]

Escohotado: Y de repente esos es rojo y de repente eso es verde… Lo llamas socialdemocracia por aquí, democracia por acullá, que si las gentes son más vulgares… Sí, pero…
Dragó: Yo lo llamo puritanismo…
Escohotado: Sí, pero Milton es el fundador del puritanismo, como sabes, y menudo poemazo… Ese puritanismo no es el que nos molesta ahora, en forma de lo políticamente correcto. Es diferente.
Dragó: A mí me molesta bastante el puritanismo, sin ir más lejos al territorio erótico, y en la literatura. Ya no tengo lengua. Están destruyendo la lengua…
Escohotado: Parece que hay un ellos unificado que actúa coordinadamente para fastidiar a la belleza, a la libertad y a la justicia… Tanto tú como yo hemos sido preteridos, insultados, maltratados por los medios y, sin embargo, eso no le importa al mundo. Nuestra tarea es justamente estar por encima de esas pequeñeces.
Dragó: Hasta que esas pequeñeces se meten en tu cama...
Escohotado: Unos se sienten insultados en la red y ya para siempre afectados y qué dolor… Otros les dan ocho puñaladas…
Dragó: El control de nuestras vidas que ha introducido tu admirada Internet...
Escohotado: ¿Y qué querrías? ¿Acabar con Internet?
Dragó: Sí. Estoy acorralado por Internet.
Escohotado: Qué va a ser así… El problema es que tú no tienes que hacer un discurso basado en la primera persona del singular.
Dragó: Yo soy volteriano, individual, y en mi literatura todo es personal y autobiográfico, y tú eres rousseauniano y social.
Escohotado: Lo que pasa es que la primera del singular del perfecto del indicativo es muy fuerte. Yo prefiero el subjuntivo… Desde luego entre el yo y el nosotros, yo prefiero el nosotros, pero es que tampoco… Yo prefiero generalmente el subjuntivo y reflexivo.
Espectador: He echado de menos la palabra responsabilidad… Además la corrección política se convierte en la Némesis del progreso cuando se alía a un credo victimista…
Dragó: Yo me opongo a la socialdemocracia porque es el estado de la irresponsabilidad…
Escohotado: Es el catastrofismo que caracteriza al mundo amarillo, o sea Dickens, Hugo, el folletín… No vas a ver un titular del New York Times que diga… no lo vas a tener. Pero en cambio es muy fácil que veas cualquier tipo de noticia… desagradable. La propia prensa lo interpreta como que la felicidad no vende. Lo que vende es la desdicha. Esto es un feedback, un mecanismo de retroalimentación basado en el embuste puro y simple. Decía Spinoza que la verdad tiene enemigos inmensos, pero que ella siempre dura un segundo más que ellos y es cierto, porque la verdad está ligada a la realidad y por mucho que se pretenda, por mucha fantasía, por mucho cuento chino que le pongas, la realidad tiene esa gloria, ese esplendor constante, de momento a momento, hasta en el máximo amarillismo está. Tú lees a Dickens y lees a Hugo y, si te crees las cosas que dicen, el mundo habría desaparecido mucho antes de que ellos hubieran empezado a escribir, pero por fortuna no es así. Por fortuna el ser, con la desdicha de convertirse en hacer… el esfuerzo, la responsabilidad de que el ser es hacer… se difunde y existe. Luego puedes tener la blandenguería, el blandiblú de Schopenhauer, de llamarlo voluntad incapaz de suscitarse y camelos. No, todo ser humano primero se debe a los demás, porque sin los demás nos existiríamos un segundo, y luego, a sí mismo, se debe el prepararse la hora de su muerte con serenidad. Eso es todo. El que sea capaz de organizar una vida donde no tenga miedo de morir, ese es un santo, es un héroe, es un colega, es un ciudadano, es un miembro de la sociedad civil. ¿Los otros? Los otros son unos procastinadores que dicen, mañana, luego… a lo que toca hacer ahora mismo. Por supuesto, si yo hubiera muerto ya, no estaría diciendo estas cosas, pero no cabe duda de que moriré, y todos vosotros. Encaucémonos, pongámonos donde estamos. Siempre le podemos encontrar, Fernando, un detalle a las cosas donde resultan contradictorias y, de repente, socialdemocracia inspira burla, desprecio. Yo no digo que en la socialdemocracia funcione todo cuanto digo. Digo que soy socialdemócrata…
Dragó: No puedes decir que eres liberal y socialdemócrata al mismo tiempo…
Escohotado: Pues eso… Es que es exactamente eso, porque si luego vas al fondo, el origen es Thomas Paine, los dos panfletos sucesivos de Thomas Paine, Rights of Man, Derechos del hombre, y el último sobre la reforma fiscal. Porque claro, el liberal quiere que le dejen a él tranquilo, organizarse el asunto de morir tranquilo. Eso es lo que quiere el liberal, pero por otra parte se da cuenta de que tiene que cornearse con los demás y que su principal enemigo es la pobreza del vecino. La tarea del liberal, aparte de buscarse una buena muerte, es evitar que el vecino sea pobre, y eso es ser socialdemócrata. A mí me tomó años distinguir dentro del socialismo […] Los bancos somos nosotros. Cada vez que se dice que socorremos a la banca para evitar un problema, es que si no socorremos a la banca habrá corralito, y cuando vamos a sacar nuestro depósito, no hay nuestro depósito. El banco somos nosotros, señores, no lo olvidemos… Pero cuando dices que la socialdemocracia… no, eso es de lo que más me costó… He estudiado durante veinte años muy en detalle… Entre la socialdemocracia y el comunismo hay una divergencia tan grande como entre el socialismo mesiánico y el socialismo democrático
Dragó: Se van acercado poquito a poco…
Escohotado: No, acuérdate… A Thomas Paine como el liberal puro, que es el socialdemócrata que dice: no puedo consentir que mi vecino sea pobre. Lucharé por todos los medios para que no sea pobre, porque si no vamos a joder la marrana de verdad
Dragó: Yo por lo que lucharé es para que mi vecino tenga la misma igualdad de oportunidades que he tenido yo… si a pesar de eso es pobre, allá él, es culpa suya, no mía.
Escohotado: En cambio igualdad ante la ley es un asunto que se puede establecer de una vez y por todas, que lo tenemos establecido, decretado… En cambio tú no puedes quitar la igualdad de oportunidades
Dragó: [Cita ejemplos de aplicación torcida de las inspecciones de hacienda…] ¿dónde está la igualdad ante la ley?
Escohotado: Es que la igualdad ante la ley compromete al género humano y tú estás hablando de un asunto personal…
Dragó: Yo también soy género humano…
Escohotado: Sí, pero eres género humano en grado eminentemente pequeño, en comparación con el género humano en… La igualdad ante la ley se decreta. La igualdad de oportunidades es una meta que todos debemos tener y que yo tengo. No se puede decretar de la misma forma. Yo creo que en el fondo, si cumpliésemos el principio de reciprocidad… Doy para que des, doy porque diste… si eso se diese ya todos estos problemas actuales, el más tremendo y el más lancinante, que es victimismo… Es decir, el solucionar las cosas desde la perspectiva de yo estoy con los desfavorecidos, sólo la pobreza es santa, el rico no podrá entrar en el Reino de los Cielos
Dragó: El cristianismo…
Escohotado: No todo el cristianismo, porque luego bien están la Escuela de Salamanca y Lutero y Calvino, que son coetáneos… no hay que olvidarlos… Cuando yo digo que soy cristiano no digo que soy católico. Me considero culturalmente cristiano, en la medida en que para mí cristiano significa consagración del fuero interno como verdad última. Como juez interno. Y el principio de que en el origen está el verbo, es decir, logos, en su sentido primordial […] no esa voluntad…
Dragó: Perdona…
Escohotado: No te perdono… Porque es que no tengo nada que perdonarte, querido.
Dragó: Mira, Un día en la vida de España (FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ, El mundo, 11 nov. 2018 https://www.elmundo.es/opinion/2018/11/11/5be6c2f6468aeb75088b4639.html ) ¿Se puede ser optimista?
Escohotado: Sí
Dragó: Hay que echarle redaños…
Escohotado: Para todo hay que echarle redaños…
Espectador: ¿El progreso es objetivable, es medible?
Dragó: Versión cristiana: citius altius fortiusversión oriental: ciclos… Para mí el siglo VI a. de C. El bachillerato de don Pedro Sainz Rodríguez… No hay geometría euclidiana, hay geometría anti-euclidiana…
Escohotado: Mandelbrotiana, mandelbrotiana… Ya puestos a eso, a personalizar, que me parece que degrada la cuestión… A mí me gusta vivir justo en el momento en que vivo. Me parece lo más adecuado, me parece aquello que responde a información máxima. Lo otro… como la verdad, me he pasado la vida estudiando qué pasaba en el VI antes de Cristo… Sobre todo no consigo instalarme del todo, con los cinco sentidos, en aquella época…
Dragó: ¿Tú que vives instalado en la Atenas de Pericles…?
Escohotado: No sé si dedicarte ese libro a ti o dedicárselo a Savater… Pero a ti te voy a dedicar uno de los dos… que va a salir el año que viene… me parece que te voy a dedicar el de Ibiza, que se va a llamar Mi Ibiza privada… Pero prefiero vivir aquí, donde estoy, porque sólo hoy estoy entero, con mis cinco sentidos en la realidad. Aparte de eso a mí me parece increíblemente venerable, pasmoso, el estado donde hemos llegado. Y el estado donde hemos llegado es evidentemente un zoológico confortable para esa gran masa que siempre ha habido… la plebe, que decían los romanos, que Hegel calificaba como aquella parte del pueblo que no sabe lo que quiere… ¡Qué casualidad! Que no sabe lo que quiere.
Dragó: El sufragio universal
Escohotado: Bien… Pero como nada va directamente, como la línea recta miente y la vía de la verdad es siempre curva, por no decir que el sinuosa o fractal… Pues entonces hemos llegado a lo que estamos. Estamos donde estamos y estar donde se está, con sentido de la responsabilidad, es asumir las cosas sin maximalismos, sin meternos de repente en si este, en particular, me beneficia o me perjudica… Calculando que es cierto que se ha producido una bajada monumental en el nivel de exigencia… El bachillerato es lo más claro, lo acabas de decir, más claro que el agua… Sin embargo esto no interrumpe el desarrollo tecnológico de la humanidad a un ritmo que no se había visto hasta ahora, y esto lo podemos llamar el espíritu objetivo; la parte donde el espíritu revela ser un nosotros y un nosotros inconsciente anónimo, mucho más que un yo personal que va decidiendo aquí y allá. En este sentido yo creo que lo que podemos llamar Dios, que no tiene nada que ver con un señor con barba que manda esto y lo otro, sino esa razón inscrita en todo lo que hay, en cada fragmento de lo que nos toca… Dios sigue igual de saludable que siempre, sólo que ha habido más tiempo… entonces, como ha habido más tiempo, pues llega a crear una cosa que pone en peligro el planeta por la cantidad de las uvas…
Dragó: Por ejemplo…
Escohotado: Eso es un desafío extra que revela hasta qué punto hemos progresado. Ahí podemos levantar acta… o podemos levantar una querella… pero no me encuentro capaz de querellarme con el presente, como tú. Yo prefiero levantar acta de lo que pasa.
Dragó: Pero estaremos todos de acuerdo en que todo es cuestión de educación… Joaquín Costa: Despensa y escuela...
Escohotado: Pero la escuela va a peor, a mucho peor… Está en manos de la conciencia roja desde principios del siglo XX
Dragó: [Japón… Francisco de Reynoso y Mateo: En la Corte del Mikado: Bocetos Japoneses, nota a pie de página: Japón es un pueblo sin breve… dije ¡tate! España es breve sin pueblo] En un país donde no hay pueblo (o el pueblo es muy restringido) sino plebe, la democracia por sufragio universal es una locura, nos conduce al desastre… ¿Aquí se va a producir educación? ¡No! Cada vez peor, cada vez peor, cada vez peor…
Escohotado: Pero es que no es así, porque no estamos en un manicomio. Es cierto que Zapatero y este, Sánchez… No es un manicomio porque aquí estamos y no pasa eso [Un día en la vida de España (FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ, El mundo, 11 nov. 2018 https://www.elmundo.es/opinion/2018/11/11/5be6c2f6468aeb75088b4639.html )]
Dragó: ¿No es un manicomio? (FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ, El mundo, 11 nov. 2018 https://www.elmundo.es/opinion/2018/11/11/5be6c2f6468aeb75088b4639.html )]
Espectador: Pero la realidad es así...
Escohotado: Claro, pero ya te digo: planteas la querella o intentas describir lo que hay. Yo intento describir lo que hay, pero también se puede plantear la querella, yo lo comprendo. Es más, de vez en cuando una querella bien puesta puede reorientar el curso de las cosas.
Espectador: Y ayuda a corregir
Escohotado: Bueno, no… Si no le hubiera atacado desde mucho antes directamente… Por eso le dejo seguir su camino.
Dragó: Yo levanto acta y tú levantas actas
Escohotado: Eso no es levantar acta. Eso es querellarse.
Dragó: El humano robotizado. Jóvenes, parejas de novios, ellos, ellas, reuniones familiares… todos encandilados con el dichoso iPad
Escohotado: Podrían emplear el teléfono en educarse.
Espectador: Idiotización
Escohotado: Pueden emplear el teléfono en enterarse de la capas geológicas de España…
Espectador: Yo enseño, en la medida de mis modestas posibilidades… Quería decir…
Escohotado: ¿Qué enseñas?
Espectador: Lengua española, gramática
Escohotado: Muy bien.
Dragó: La base, enseñas la base. Ahí empieza la educación, de ahí en adelante
Espectador: Cuando se otorga prioridad a la opinión desinformada de cualquier estudiante, frete a la autoridad y el rigor que presenta la figura del profesor, cualquier modelo de enseñanza, cualquiera, sin excepción, está abocado al fracaso.
Escohotado: Cierto, cierto…
Espectador: Por tanto no es una cuestión del modo. Es una cuestión, como Fernando ha dicho antes, de la educación. Y la educación es algo imperativo para salir adelante y para salvar a España de todas las tragedias en las que [...]
Escohotado: Cierto… Es más, yo propongo incluso, en lo que me quede de vida, poner exámenes de forma que tengan que pasar toda la enseñanza secundaria y la universitaria… Decir: señores, llevan mucho tiempo viviendo de la sopa boba; ahora les vamos a poner unos exámenes.
Espectador: ¿A los profesores?
Escohotado: Si suspenden les vamos a poner seis meses de estudio y si vuelven a suspender les echamos y metemos gente nueva. No es posible que sigan enseñando cuando no sabes. Entonces resulta que es bastante fácil encontrarte cincuenta personas bien informadas de los cincuenta campos fundamentales y coger y echar a la calle en masa.
Dragó: ¿Y por qué no sometes ese criterio al voto? ¿Eso se podría hacer?
Escohotado: No se podría hacer de la misma manera, porque la educación es un sector de las actividades sociales. El voto es el eje general del movimiento político de un pueblo. Si tú coges una cuadrícula y la tratas como el conjunto de las cuadrículas estás haciendo un sofisma gordo.
Dragó: Se puede pedir alguna información: las tres primeras líneas del Quijote, las líneas maestras de la constitución… como al inmigrante de que desea adquirir una nacionalidad… Esto se puede hacer perfectamente.
Escohotado: Claro que sí, pero eso de los exámenes es un asunto muy concreto y aplicable ya. Pero este… revisar las condiciones del voto, requiere muchas más acciones intermedias
Dragó: Mientras creamos que cualquier opinión vale lo mismo, apaga y vámonos.