Páginas vistas en el último mes

jueves, 10 de octubre de 2019

Las elecciones del Frente Popular y la masonería


Traspaso de poderes de Manuel Portela Valladares al nuevo gobierno de Frente Popular:

Parecía una ceremonia masónica. El Gran Maestre de la Gran Logia (Portela) da posesión a su sucesor (Azaña, masón) delante del Gran Oriente Español (Martínez Barrio) y en presencia de dos generales masones (Sebastián Pozas y Miguel Núñez de Prado)… El Gobierno parecía haber nacido bajo nuestros auspicios.
Juan SimeónVidarte (masón), Todos fuimos culpables.

martes, 17 de septiembre de 2019

Angus Maddison Project Inglaterra (II)

Per Capita GDP - (1990 International Geary-Khamis dollars) horizontal-file_02-2010 // 1830/1749 y 2008/23.742

1.            400
1000.      400
1500.      714
1600.      974
1700.   1.250

1820.   1.706



1830. 1.749
1831. 1.811
1832. 1.774
1833. 1.774
1834. 1.828
1835. 1.906
1836. 1.957
1837. 1.912
1838. 1.996
1839. 2.069
1840. 1.990
1841. 1.930
1842. 1.869
1843. 1.886
1844. 1.981
1845. 2.067
1846. 2.185
1847. 2.213
1848. 2.272
1849. 2.334
1850. 2.330
1851. 2.451
1852. 2.480
1853. 2.555
1854. 2.602
1855. 2.571
1856. 2.730
1857. 2.757
1858. 2.742
1859. 2.790
1860. 2.830
1861. 2.884
1862. 2.880
1863. 2.881
1864. 2.935
1865. 3.001
1866. 3.023
1867. 2.968
1868. 3.037
1869. 3.031
1870. 3.190
1871. 3.332
1872. 3.319
1873. 3.365
1874. 3.386
1875. 3.434
1876. 3.430
1877. 3.425
1878. 3.403
1879. 3.353
1880. 3.477
1881. 3.568
1882. 3.643
1883. 3.643
1884. 3.622
1885. 3.574
1886. 3.600
1887. 3.713
1888. 3.849
1889. 4.024
1890. 4.009
1891. 3.975
1892. 3.846
1893. 3.811
1894. 4.029
1895. 4.118
1896. 4.249
1897. 4.264
1898. 4.428
1899. 4.567
1900. 4.492
1901. 4.450
1902. 4.525
1903. 4.440
1904. 4.428
1905. 4.520
1906. 4.631
1907. 4.679
1908. 4.449
1909. 4.511
1910. 4.611
1911. 4.709
1912. 4.762
1913. 4.921
1914. 4.927
1915. 5.288
1916. 5.384
1917. 5.421
1918. 5.459
1919. 4.870
1920. 4.548
1921. 4.439
1922. 4.637
1923. 4.760
1924. 4.921
1925. 5.144
1926. 4.936
1927. 5.315
1928. 5.357
1929. 5.503
1930. 5.441
1931. 5.138
1932. 5.148
1933. 5.277
1934. 5.608
1935. 5.799
1936. 6.035
1937. 6.218
1938. 6.266
1939. 6.262
1940. 6.856
1941. 7.482
1942. 7.639
1943. 7.744
1944. 7.405
1945. 7.056
1946. 6.745
1947. 6.604
1948. 6.746
1949. 6.956
1950. 6.939
1951. 7.123
1952. 7.091
1953. 7.346
1954. 7.619
1955. 7.868
1956. 7.929
1957. 8.017
1958. 7.966
1959. 8.240
1960. 8.645
1961. 8.857
1962. 8.865
1963. 9.149
1964. 9.568
1965. 9.752
1966. 9.885
1967. 10.049
1968. 10.410
1969. 10.552
1970. 10.767
1971. 10.941
1972. 11.294
1973. 12.025
1974. 11.859
1975. 11.847
1976. 12.115
1977. 12.384
1978. 12.828
1979. 13.167
1980. 12.931
1981. 12.747
1982. 12.955
1983. 13.404
1984. 13.720
1985. 14.165
1986. 14.742
1987. 15.393
1988. 16.110
1989. 16.414
1990. 16.430
1991. 16.157
1992. 16.133
1993. 16.463
1994. 17.137
1995. 17.561
1996. 17.997
1997. 18.527
1998. 19.023
1999. 19.516
2000. 20.353
2001. 20.590
2002. 20.946
2003. 21.461
2004. 22.096
2005. 22.518
2006. 23.107
2007. 23.642
2008. 23.742




Angus Maddison Project Inglaterra (I)


Maddison Project England/GB/UK1800-2010 GDP per capita (1990 Int. GK$) // 1800/2.097 y 2010/23.777

1.             600

1000.       757
1280.       677
1300.       742
1348.       786
1400.    1.099
1450.    1.076
1500.    1.086
1550.    1.058
1570.    1.111
1600.    1.082
1650.       925
1700.    1.513
1720.    1.703
1750.    1.695
1775.    1.816




  1. 2.097
  2. 2.102
  3. 2.108
  4. 2.040
  5. 2.010
  6. 2.100
  7. 2.062
  8. 2.167
  9. 2.039
  10. 2.076
  11. 2.182
  12. 2.131
  13. 2.012
  14. 2.088
  15. 2.010
  16. 2.189
  17. 2.039
  18. 2.041
  19. 2.008
  20. 1.947
  21. 2.074
  22. 2.075
  23. 2.080
  24. 2.107
  25. 2.191
  26. 2.209
  27. 2.064
  28. 2.195
  29. 2.171
  30. 2.160
  31. 2.227
  32. 2.224
  33. 2.266
  34. 2.258
  35. 2.283
  36. 2.422
  37. 2.470
  38. 2.420
  39. 2.486
  40. 2.435
  41. 2.521
  42. 2.443
  43. 2.389
  44. 2.478
  45. 2.663
  46. 2.752
  47. 2.719
  48. 2.656
  49. 2.736
  50. 2.774
  51. 2.330
  52. 2.451
  53. 2.480
  54. 2.555
  55. 2.602
  56. 2.571
  57. 2.730
  58. 2.757
  59. 2.742
  60. 2.790
  61. 2.830
  62. 2.884
  63. 2.880
  64. 2.881
  65. 2.935
  66. 3.001
  67. 3.023
  68. 2.968
  69. 3.037
  70. 3.031
  71. 3.190
  72. 3.332
  73. 3.319
  74. 3.365
  75. 3.386
  76. 3.434
  77. 3.430
  78. 3.425
  79. 3.403
  80. 3.353
  81. 3.477
  82. 3.568
  83. 3.643
  84. 3.643
  85. 3.622
  86. 3.574
  87. 3.600
  88. 3.713
  89. 3.849
  90. 4.024
  91. 4.009
  92. 3.975
  93. 3.846
  94. 3.811
  95. 4.029
  96. 4.118
  97. 4.249 (x2)
  98. 4.264
  99. 4.428
  100. 4.567
  101. 4.492
  102. 4.450
  103. 4.525
  104. 4.440
  105. 4.428
  106. 4.520
  107. 4.631
  108. 4.679
  109. 4.449
  110. 4.511
  111. 4.611
  112. 4.709
  113. 4.762
  114. 4.921
  115. 4.927
  116. 5.288
  117. 5.384
  118. 5.421
  119. 5.459
  120. 4.870
  121. 4.548
  122. 4.439
  123. 4.637
  124. 4.760
  125. 4.921
  126. 5.144
  127. 4.936
  128. 5.315
  129. 5.357
  130. 5.503
  131. 5.441
  132. 5.138
  133. 5.148
  134. 5.277
  135. 5.608
  136. 5.799
  137. 6.035
  138. 6.218
  139. 6.266
  140. 6.262 (x3)
  141. 6.856
  142. 7.482
  143. 7.639
  144. 7.744
  145. 7.405
  146. 7.056
  147. 6.745
  148. 6.604
  149. 6.746
  150. 6.956
  151. 6.939
  152. 7.123
  153. 7.091
  154. 7.346
  155. 7.619
  156. 7.868
  157. 7.929
  158. 8.017
  159. 7.966
  160. 8.240
  161. 8.645 (x4)
  162. 8.857
  163. 8.865
  164. 9.149
  165. 9.568
  166. 9.752
  167. 9.885
  168. 10.049
  169. 10.410
  170. 10.552 (x5)
  171. 10.767
  172. 10.941
  173. 11.294
  174. 12.025
  175. 11.859
  176. 11.847
  177. 12.115
  178. 12.384
  179. 12.828 (x6)
  180. 13.167
  181. 12.931
  182. 12.747
  183. 12.955
  184. 13.404
  185. 13.720
  186. 14.165
  187. 14.742 (x7)
  188. 15.393
  189. 16.110
  190. 16.414
  191. 16.430
  192. 16.155
  193. 16.133
  194. 16.458
  195. 17.118 (x8)
  196. 17.586
  197. 18.044
  198. 19.115 (x9)
  199. 19.724
  200. 20.269
  201. 21.046 (x10)
  202. 21.567
  203. 22.008
  204. 22.763
  205. 23.307 (x11)
  206. 23.810
  207. 24.285
  208. 25.002
  209. 24.602
  210. 23.489
  211. 23.777

……………………

sábado, 7 de septiembre de 2019

Anne Applebaum (Bibliografía)



Anne Applebaum, El telón de acero: La destrucción de Europa del Este 1944-1956 (2003)

Anne Applebaum, Gulag: Historia de los campos de concentración soviéticos (2011)

Anne Applebaum, Hambruna roja: La guerra de Stalin contra Ucrania (2017)



viernes, 6 de septiembre de 2019

"Psicología de la esperanza", en Marc Angenot, "Le siècle des religions séculières"



La esperanza, que no es otra cosa que la negativa a resignarse ante la fatalidad y el devenir del mundo, es ciertamente una virtud teologal, pero no es nada más. Para el militante revolucionario de antaño la obstinada voluntad de mantener la esperanza en un socialismo siempre futuro, más allá de las perpetuas desilusiones que le infligía el socialismo real, podía revestir, según la intuición que tiene el observador exterior, un aura religiosa, pero no es estrictamente tal ni por naturaleza ni por su fuente. Si bien es cierto que la esperanza se convierte en comunión militante y se une entonces a la voluntad de creer colectivamente y quizá a toda costa en algo y, luego, al miedo de renegar, de dar armas al enemigo… Es este miedo insuperable el que explica un fenómeno que atraviesa la historia de los partidos comunistas: ¿por qué los militantes, como ellos mismos reconocen, han permanecido tanto tiempo en un partido cuyas mentiras e infamias habían percibido desde hacia mucho tiempo? ¿Por qué la imposibilidad de romper con él, los agotadores esfuerzos de negación e inhibición? Una de las formas de la racionalidad moderna, la de a grandes males grandes remedios, se ha fundado últimamente en una fe en el porvenir; se opone esta vía de convicción a otra racionalidad, denominada positivista (término inapropiado, puesto que Auguste Comte es un creador típico de Gran Relato), que distingue lo que es, que se puede argumentar y depende de la prueba, de lo que podría ser, que escapa al conocimiento y cae rápidamente en el absurdo. La crítica social, por el contrario, demuestra mediante el futuro que el mundo empírico no es bueno y que es tanto peor cuanto que podría ser por completo diferente y sólo depende de los hombres organizarlo de otra manera (Victor Considérant, Destinées sociales 1847). En los tiempos románticos este procedimiento conjetural fue presentado como el buen método para el análisis social; la exposición elemental de una doctrina social seria se presenta de forma natural bajo dos caras, enseña Victor Considerant: la crítica de la sociedad antigua y el desarrollo de las nuevas instituciones. Hay que conocer el mal para determinar el remedio (ibid). Los saintsimonianos lo expresan también claramente: hay que poseer una visión global del porvenir de la humanidad para pensar una sociedad mejor y trabajar en su advenimiento, “El poder de constituir una sociedad sólo reside en los hombres que saben encontrar el vínculo entre el pasado y el porvenir de la especie humana y armonizar así sus recuerdos y sus esperanzas” (Doctrine de Saint-Simon 1831). El porvenir de la humanidad se deducirá entonces de la construcción de la trama de su pasado. Por mi parte he optado por los términos Grandes Relatos y Grandes Esperanzas a causa de que lo que me parece más propio de ellos es, por una parte, la relación que estos sistemas globales perciben entre los tres horizontes temporales: pasado, presente y futuro, y su entendimiento del pasado y el presente a partir de las creencias que sostienen acerca del porvenir. Por otra parte su capacidad de integrar los pequeños relatos (de un lugar, una vida…), es decir, de conferir un sentido global al curso de las cosas (un sentido que sobrepasa al hombre abocado a la decrepitud y a la muerte) y de trascender el desamparo. Los Grandes Relatos han intentado disipar el escándalo inherente al mundo tal y como es, confiriendo un mandato a sus adherentes y usurpando a las antiguas esperanzas religiosas la promesa de una salvación colectiva en este mundo terrestre. El Gran Relato oculta la realidad de las cosas, pero tiene la capacidad para proporcionar una certeza en el porvenir que ilumina el presente confuso y el pasado desolador. En los dos siglos de la Modernidad pequeñas sectas e inmensos partidos han identificado su voluntad y esperanza colectivas en la capacidad que se atribuían de comprender el curso de las cosas y a dónde conducía –comprender lo improbable, es decir, lo que es (Yves Bonnefoy), improbabilidad que los Grandes Relatos han convertido en prueba, válida más allá de lo exigible, de su veracidad y en confirmación del sentido de la historia. Es posible abordar las ideologías progresistas, desde hace dos siglos, como esfuerzos irracionales de elaborar conjeturas racionales de cara a un mundo incognoscible y sobradamente incontrolable. Es posible percibir el carácter escatológico de las profecías de desaparición fatal y próxima del mal social que atraviesan los dos siglos modernos, pero estas predicciones no procedían de una revelación, sino de razonamientos muy elaborados y supuestamente basados en una acumulación de hechos. Razonamientos extraños, sin duda, porque dependen de una prueba del “no todavía: algo le falta a la sociedad actual (la justicia, la igualdad, la solidaridad, la civilización, la razón…) y esta sociedad es juzgada a la luz de este elemento salvador, pero aún ausente. El razonamiento militante denuncia al mundo presente a partir del horizonte de un “no todavía”, un “noch-nicht”, teorizado por Ernst Bloch. Este “no todavía” se convierte en el tribunal del mundo. Liberté, égalité, fraternité no es más que una fórmula vacía hoy, escribe entusiasmado Pierre Leroux hacia 1940, su reino aún no ha llegado, pero llegará; crece en el presente para el porvenir; como a ella le pertenece el porvenir, es ya ella la que juzga el presente (Pierre Leroux, D’une religion nationale, ou du culte 1846). Brújula o más bien faro: el porvenir garantizado es lo que guía al militante en los tiempos oscuros, es lo que el faro es a los pilotos en el mar: es la luz que muestra los escollos, es el símbolo de la esperanza (C. Pecqueur, Théorie nouvelle d’économie sociale et politique, ou Étude sur l’organisation des sociétés 1842). La hermenéutica de la esperanza se opone, en los dos siglos de la Modernidad, a la lógica inmanentista, que distingue de forma irrefutable lo que es, en sentido empírico, positivo, inmanente, separado de la duración, que sólo depende de lo argumentable, de lo que viene a ser, lo que todavía no es y que podría ser, que escapa a lo cognoscible, cae rápidamente en el absurdo, y no es en ningún caso fuente de argumentos oponibles a los hechos. Sólo lo real (un real sincrónico, cerrado y sin trascendencia) es racional. Así esta lógica devalúa y excluye de lo argumentable toda tensión razonadora entre lo empírico y los posibles, entre los factual y lo contrafactual; al mismo tiempo no reconoce más que un poder predictivo débil y desconfía inmensamente de razonamientos proféticos y holistas. Frente a los pensamientos utópicos y conjeturales, esta retórica positiva se enorgullece desde hace dos siglos del sentimiento que la penetra de ser la única racional (Marc Angenot, Dialogues de sourds. Traité de rhétorique antilogique 2008). La lógica de las Grandes Esperanzas utópicas, nacida de las Luces, plantea agudamente el problema de la responsabilidad ideológica porque, más que ninguna otra, se ha presentado como animada por una voluntad radicalmente buena que, a título de tal, demostraba que el curso de las cosas estaba equivocado en nombre de un pensamiento del rechazo. Karl Popper está lejos de ser el primero que ha relacionado el pensamiento utópico y sus encantos con la legitimación de la violencia (Karl Popper, Conjeturas y Refutaciones). Bertrand Russell había denunciado antes la esperanzas trágicamente enloquecidas cuyos horrores interminables denunciaba el escéptico filósofo, previendo que estaría a la altura de los crímenes cometidos antaño en nombre de las religiones reveladas: las esperanzas de los bolcheviques [son] trágicas ilusiones destinadas a traer al mundo siglos de oscuridad y violencia inútil (B. Russell, The Practice and Theory of Bolshevism). Si existe el bien absoluto y puede ser alcanzado, todo está permitido. El común rechazo al mundo tal y como va hace pertinente el termino gnosis, trasladado de la antigüedad al mundo moderno. La gnosis comunista se puede caracterizar no tanto como una creencia positiva, ya fuera en algo quimérico o mítico, sino (contrapartida negativa primordial) ante todo como una expresión de rechazo total del mundo. Este es el criterio psicagógico detectado y descrito por Jeanine Verdès-Leroux en algunas perspicaces páginas de Réveil des somnambules como la motivación síquica elemental de los intelectuales comunistas [Jeanine Verdès-Leroux, Le parti communiste, les intellectuels et la culture (1944-1956): Au service du Parti 1987].

[Estoy pensando, en contraste con esta psicología gnóstica, en el aforismo precisamente anti gnóstico de Nietzsche que aparece en el encabezamiento del primer número de la revista –maoístaTel Quel, en 1960: “amo el mundo y lo amo tal cual” (Friedrich Nietzsche, Généalogie de la morale 1887), que da la medida del malentendido de las futuras aproximaciones de Phillipe Sollers y sus amigos]

Ser comunista hoy, escribe Verdès-Leroux, es negar el mundo y creer. No creer en metas incluso insensatas, inaccesibles, sino creer[Verdès-Leroux 1987]. Desarrolla esta fructífera idea en la parte titulada El espíritu revolucionario y la negatividad: en primer lugar el Partido Comunista Francés no se define por una estrategia y un proyecto de cambio social. Tampoco garantiza, diga lo que diga, la defensa de los “pobres”, de los “explotados”… De hecho el Partido comunista se fundamenta ante todo en un no, un grito de rechazo, un bufido violento. En el XXIII congreso de PCF (9 al13 de mayo de 1979), Georges Marchais declaró: “¿para qué luchar? Primero para decir no. No a la austeridad, a los despidos, al paro, al empleo precario. No a la quiebra de empresas, de regiones, a la deslocalización industrial. No a la decadencia de Francia, a la pérdida de su independencia y su soberanía. No a todas las tentativas de hacer que los trabajadores respalden esta política desastrosa. Nosotros, comunistas, oponemos un no rotundo y definitivo a la política del capital, ya la dirija hoy Giscard d’Estaing o quien quiera que sea mañana.” La dimensión de rechazo, de vilipendio del mundo, es esencial aquí… Sintiéndose mal en el mundo [el comunista] hace de su malestar personal el fundamento de su hostilidad al mundo. En términos generales trata al mundo como adversario [Verdès-Leroux 1987]. Se han alegado otras poderosas necesidades psíquicas, ciertamente indemostrables, que vienen a unirse a la gnosis de la esperanza: necesidad de sentirse en comunidad, necesidad de escapar al desamparo, necesidad de certitudes, necesidad de dirección, incluso de obediencia, de seguridad tanto material como espiritual… Todo esto está muy bien y no es falso, pero no se adeptan las creencia irracionales a causa de la tristeza, la angustia vital, la indignación ante las iniquidades del mundo, la necesidad de sobreponerse a la soledad y la duda. Se podría preguntar si la esperanza no sería una debilidad tanto como una cobardía, como sugería Spengler (Pierre-André Taguieff, La religion du Progrès. Esquisse d’une généalogie du progressisme). Se puede considera, con el coraje requerido, vivir sin el confort de la esperanza, sin las ilusiones consoladoras que suscita. ¿Pero pueden los humanos, incluidos los posmodernos, pasar por alto la esperanza? ¿Tiene porvenir la desilusión radical? En 1887 Durkheim respondio la pregunta: la contemplación de la nada nos resulta un suplicio intolerable y, como constantemente la tenemos ante nosotros, el único medio que tenemos de escapar a ella es vivir en el futuro (Émile Durkheim, La science positive de la morale en Allemagne 1887). Taguieff concluye que hay buenas razones para creer que la pasión por el porvenir permanecerá en el corazón de los hombres modernos, incluso en la época de la modernidad tardía. El porvenir de la ilusión progresista está por tanto asegurado.

viernes, 23 de agosto de 2019

Marc Angenot - “Fascisme, totalitarisme, religion séculière: trois concepts pour le XXe siècle”


http://classiques.uqac.ca/contemporains/ANGENOT_Marc/ANGENOT_Marc_photo/auteur_photo.html

http://marcangenot.com/?page_id=25


Marc Angenot: “Fascisme, totalitarisme, religion séculière: trois concepts pour leXXe siècle. Notes d’histoire conceptuelle”. Volume I (Catégories et idéaltypesFascisme) 2013

Marc Angenot: “Fascisme, totalitarisme, religion séculière: trois concepts pour leXXe siècle. Notes d’histoire conceptuelle”. Volume II (Le siècle des religions séculières) 2014

Marc Angenot: “Fascisme, totalitarisme, religion séculière: trois concepts pour leXXe siècle. Notes d’histoire conceptuelle”. Volume IIIb (Totalitarisme) 2015

Marc Angenot: “Fascisme, totalitarisme, religion séculière: trois concepts pour leXXe siècle. Notes d’histoire conceptuelle”. Volume IIIa (Totalitarisme) 2015

Marc Angenot: “Fascisme, totalitarisme, religion séculière: trois concepts pour leXXe siècle. Notes d’histoire conceptuelle”. Volume IIIb (Totalitarisme) 2015

Marc Angenot: Religions séculières, totalitarisme, fascisme: des concepts pour le XXe siècle. Suivi de: Mal moral, mal politique, mal social; Les intellectuels, les intellectuels de parti, intellectuels et rôle politique; Trois bibliographies raisonnées et précédé de: Remarques sur «religions séculières» et «totalitarisme» Discours social, Nouvelle série: Volume XX bis (2004)

jueves, 22 de agosto de 2019

Entrevista a Antonio Escohotado para La Sexta TV, emitida el 17 de agosto de 2019.



La Sexta: ¿Por qué recuperar ahora aquella Ibiza…?
Antonio Escohotado: En gran medida el culpable es mi hijo Jorge, que por ahí andará… que es el báculo de su padre y que acabó convenciéndome de que era oportuno…
La Sexta: En el año ochenta y tres su aventura ibicenca lo lleva a ser condenado por tráfico de drogas en grado de tentativa imposible…
Antonio Escohotado: Mi caso sirvió para cambiar la jurisprudencia y la ley. Ahora eso se llama delito provocado y eso supone sobreseimiento inmediato de la causa, porque falta el animus delicti, las ganas de hacer lo prohibido, porque ya te las pone el otro. El ejemplo más habitual de tentativa imposible era que te encontrabas con un cadáver y le pegabas tres tiros, creyendo que estaba vivo…
La Sexta: Usted ha denunciado que aquello fue una encerrona de la policía y del hampa…
Antonio Escohotado: Sí, pero no sé hasta qué punto. Ahí lo dejo hasta el nivel donde yo conozco. ¿Para qué me voy a pretender omnisciente? Ojalá. Hay muchos detalles donde no entiendo mi conducta y la de los otros no te digo…
La Sexta: Usted aprovechó muy bien su paso por prisión para ir pergeñando su Historia general de las drogas
Antonio Escohotado: Me vino fenomenal…
La Sexta: Legalización de las drogas vs derogación de la prohibición…
Antonio Escohotado: Menudo lio legalizar las drogas. Es modificar toda la teoría de los derechos civiles… ¿qué me dices?
La Sexta: ¿Pero supondría acabar con las mafias?
Antonio Escohotado: Por supuesto, pero ya se hizo con la Ley Seca. ¿Por qué no hacerlo con las otras cuando resulta que los males que se deriva de estas son mil veces superiores a los que se derivaban de tener a Al Capone y al padre de Kennedy…? A mi juicio el pueblo se lo ha llegado a creer…
La Sexta: El consumo de drogas es tan transversal…
Antonio Escohotado: Pero si hay cuarenta países vendidos de arriba abajo a esto y lo sabemos.
La Sexta: ¿Esa derogación de la prohibición puede llegar en un futuro próximo?
Antonio Escohotado: Yo la propongo y creo que no puedo hacer más…
La Sexta: La imagen de aquella Ibiza…
Antonio Escohotado: Respecto al franquismo, mefítico clima de curas y militares en todas partes, vestidos de curas y de militares… aquella España astrosa y cochambrosa… y muy injusta… había mucha gente que se moría…
La Sexta: ¿Dónde de está el secreto de pasar de una región realmente pobre a convertirse en el destino de tantos millonarios de este planeta?
Antonio Escohotado: Fue en parte por nosotros y nos falta el monumento debido. Hay un monumento a un corsario, Vara de Rey, mucho menos influyente en vuestras vidas que nosotros. Nosotros somos la gallina que puso los huevos de oro, amigo, y eso no lo pueden negar en ningún caso. ¿Si no por qué te vas a distinguir de Mallorca, que te supera en todo?
La Sexta: ¿Reconoce a alguna de sus principales criaturas? ¿La discoteca Amnesia…?
Antonio Escohotado: Esa es una mutación, una metamorfosis del gusano a la crisálida. Sabíamos que existía el mundo de la frivolité, pero no lo frecuentábamos y no iba por Amnesia y, ahora, Amnesia es el centro mundial de eso.
La Sexta: ¿Cómo es la política actual?
Antonio Escohotado: Yo no me explico lo que está pasando… Si una formación existe desde la Segunda Guerra Mundial hasta el día de hoy es lo que llamamos izquierda de la izquierda. Eso goza de una envidiable salud desde el fin de la guerra. Yo creo que la derecha desapareció desde la Segunda Guerra Mundial. Se creó un centro muy matizado. Seguimos en el centro, pero eso no quiere decir que no exista la izquierda de la izquierda. Luego se ha hecho altermundista… otro mundo es posible… justo en el momento en que estamos más cómodos todos vienes tú con esto de que otro mundo… ¿pero por qué? ¿Tú lo quieres en particular o lo dices porque te lo han dicho?
La Sexta: La casta…
Antonio Escohotado: Es horrible. Yo me invento lo de la crítica de la casta al decir que la clase social política no tiene sentido… Tienen sentido las clases sociales esta y la otra, porque son las etapas intermedias entre estar en lo más alto y estar bajito… pero esto ya es completamente distinto, es convertir la política en un negocio, un negocio que se hereda.
La Sexta: La extrema derecha…
Antonio Escohotado: No existe. Es un invento de la extrema izquierda. La extrema izquierda necesita un reflejo especular y donde no hay algo se lo inventa. En este caso es el Fantasma de Canterville que se ha inventado, que es una ultra extrema… ellos necesitan siempre algún tipo de adverbio que es el que da contenido… dices ¡un adverbio! ¡No puede dar contenido! Sólo hay contenido de los verbos y nombres. ¿Y qué es esto de los adverbios? No, aquí seguimos con súper extra ultra… pero con esto no me dices nada. Yo te digo que la izquierda se fue al centro hace setenta años y tú nada, que esto te entra por aquí y por aquí te sale. Que no chico, que no existe. ¿Quieres decir que hay algún parecido entre Ciudadanos y el fascismo italiano? ¡Tú estás en la higuera! ¡Tú mientes! O no sabes nada del fascismo italiano o no quieres mirar lo que hace Ciudadanos o es que eres tonto de allí. Pero mucho peor es lo de Abascal y Hitler. Abascal puede ser un señor conservador, menos hipócrita que los conservadores del PP a mi juicio, pero no tiene ningún parentesco con Hitler. Sin embargo tal y como lo presentan, la imagen que forma parte del bloque de la ultra extrema súper derecha, pues entonces sería Hitler. Dices: pero oye, que no tiene nada que ver este señor con el otro ¿por qué me mete esto en la conversación? Pues resulta que gran parte del pueblo español se lo cree y les acaba de dar las elecciones. Así como suena. ¡A aguantar! Nos damos cuenta de que el último discurso ultranacionalista fue el de Blas Piñar. Ellos no quieren admitir que eso es un fenómeno ultraminoritario que ha desaparecido y que nunca ha conseguido representación parlamentaria. ¡No quieren! ¿Por qué? Porque si se quedan solitos en la extrema izquierda dicen ¿dónde está la extrema derecha?
La Sexta: El conflicto catalán…
Antonio Escohotado: Recordando lo que decía Ortega en el treinta y tantos: que la situación en Cataluña es insostenible, pero que es una insostenibilidad crónica. Claro, toda la masa de población sometida a lavado de cerebro sesenta años, a la que le cuentan una historia diferente de la que nos cuentan a nosotros y que lógicamente tiene un condicionamiento altísimo. En el momento en que acabásemos con el refuerzo de TV3, por ejemplo… Es un refuerzo fundamental para mantener el reflejo… creo que en un año o así se extinguía el reflejo…
La Sexta: ¿Ganan los partidos independentistas la batalla del mensaje?
Antonio Escohotado: Sólo temporalmente, como hemos visto… es un incordio permanente, un incordio crónico. Es una madeja inextricable, amigo mío. Es increíble.
La Sexta: ¿Qué hacemos con el Valle de los Caídos?
Antonio Escohotado: Dejarlo como está, porque como no sea dinamitarlo ¡ya me dirás! Lo de los huesos del señor aquel, no sé si puede llamarse profanación… Lo que es evidente es que hay un movimiento animista subterráneo que hace que las personas, al parecer, deseen los huesos de sus seres queridos…
La Sexta: Usted dice que la líbido, como en los años del franquismo, nunca…
Antonio Escohotado: ¡Nunca! Como en la India… vete a la India, donde violan a una chica feísima diecinueve tíos… ¡hay que tener agallas! ¿Eh?
La Sexta: ¡Caramba!
Antonio Escohotado: Son miserables, son delincuentes asquerosos, pero ¿cómo puede pasar eso? ¡Qué salimiento!
La Sexta: ¿La presión de la dictadura incrementaba la líbido?
Antonio Escohotado: ¡Clarísimo! Es un asunto hidráulico, como el agua si la embalsas… púramente hidráulico.

domingo, 18 de agosto de 2019

Stéphane Courtois e Yves Bourdillon: La Revolución de Octubre de 1917 fue un desastre histórico (Entrevista publicada el 03/11/17)




Yves Bourdillon: La Revolución de Octubre, después de la de febrero ¿fue una verdadera revolución popular o un golpe de Estado bolchevique?
Stéphane Courtois: Ciertamente no fue una revolución ni una insurrección que movilizara a las masas, como dicen los comunistas. No implicó más que algunos millares de soldados amotinados y de guardias rojos alzados contra un Estado que se estaba desintegrando. Los combates ocasionaron menos de cinco muertos en Petrogrado. Sin embargo no fue un golpe de Estado, porque esa expresión evoca una acción que parte de órganos del interior del propio Estado. El seis de noviembre tuvo lugar un ataque armado (prise d'armesAuguste Blanqui) o una revolución soldadesca, como la llamó Boris Pasternak; algunos millares de hombres se apoderaron de los puntos estratégicos. Esta fue la tercera de cuatro fases que hay que enumerar si se quiere comprender. La primera fue el movimiento democrático que condujo el quince de marzo de 1917 a la sorpresiva abdicación del zar y la instauración de un gobierno provisional de liberales, a los que se unieron inmediatamente socialistas, que fue dirigido por Alexandre Kerenski; por lo demás sin implicación de Lenin, que en aquel momento se encontraba exiliado en Suiza. La segunda estuvo marcada por trágicos errores que hicieron fracasar al transición democrática: una ofensiva militar desastrosa contra Alemania en julio que empujó a la deserción a decenas de millares de soldados-mujiks armados; luego la destitución en septiembre del general Kornilov, que intentaba retomar las riendas de la situación, por parte de un Kerenski que, como todos los dirigentes rusos, conocía de memoria la Revolución Francesa y creía tener ante sí a un Bonaparte, destitución que separa al gobierno del ejército y que es seguida de la decisión suicida de Kerenski de apoyarse en los bolcheviques, a los que saca de la cárcel, entrega cuarenta mil fusiles y permite reabrir la imprenta. Tercera fase, mientras que el aprovisionamiento de alimentos se viene abajo por la insuficiencia de la red ferroviaria (anteriormente las locomotoras se importaban de Alemania) y las reformas agraria prometidas están estancadas, los bolcheviques lanzan una operación previsible, cuyos planes incluso había sido divulgados. Y en fin la cuarta fase: después del seis de noviembre el partido dirigido por Lenin se apoderó rápidamente de todas las palancas del poder, en detrimento de los mencheviques y de los socialistas-revolucionarios (SR), hasta la disolución en enero de 1918 de la Asamblea Constituyente elegida en noviembre –en la que los bolcheviques eran muy minoritarios–, la única instancia verdaderamente democrática del país en más de setenta años.
Yves Bourdillon: Más allá de los errores del gobierno ¿no era sin embargo inevitable una revolución proletaria a la vista de las desigualdades, la pobreza de los campesinos, tentados por las expropiaciones, la repartición negra de los años 1880 (Чёрный передел) e incluso los recurrentes episodios de bunt (бунт), de revueltas campesinas?
Stéphane Courtois: Las estructuras económicas y sociales de Rusia hacían de la revolución algo tanto menos ineluctable, cuanto que está claro que sin la guerra jamás habría ocurrido. La pobreza y las desigualdades, que para empezar no eran exclusivas de Rusia, explican las revueltas, pero no forzosamente una revolución. Rusia estaba comprometida en la mundialización; en 1914 era la quinta potencia económica mundial, número uno en petróleo y exportación de trigo; estaba en plena industrialización y absorbía capitales, específicamente los famosos empréstitos rusos repudiados en 1918. Por lo que se refiere al bunt, no podemos referirlo a una proto-revolución marxista, puesto que existía desde el siglo XVI. Es la guerra la que atropella a un país con estructuras sociales arcaicas y resalta las contradicciones de una economía escindida entre un sector moderno, que se pone de manifiesto en los cuatrocientos mil obreros concentrados en la región de Petrogrado, y un campesinado atrasado. Sin olvidar la debilidad específica del régimen autocrático, que es una pirámide invertida apoyada sobre su vértice –el zar– , con cuerpos intermedios débiles y pocos contrapoderes. Cuando el zar falla todo se derrumba.
Yves Bourdillon: Se establece con frecuencia, sobre todo en Rusia, un vínculo entre las revoluciones francesa y rusa ¿es pertinente?
Stéphane Courtois: Las dos, después de una primera fase de revolución política democrática, en marzo en Rusia y en 1789 en Francia, dan un vuelco hacia la dictadura y el terror, salvo que tuvieron que pasar tres años en Francia y ocho meses en Rusia. La otra diferencia es que los primeros actores de 1789, Mirabeau, Sieyès, etc., no imaginaban que estuvieran emprendiendo el derrocamiento violento del régimen; Robespierre y Saint-Just no no aparecen en escena sino más tarde. Por el contrario en Rusia ya se preparaba la cosa desde hacía mucho tiempo, ante todo Lenin desde la ejecución de su hermano en 1887. La mitología de izquierda opone a menudo el Lenin amable al malvado Stalin corrompiendo la revolución. Es falso. Lenin muestra claramente a partir de un discurso de abril que prepara la guerra civil, con eslóganes como saquead a los saqueadores. Durante treinta años de radicalización Vladímir Ilich Uliánov ha teorizado y preparado un totalitarismo inédito en la historia.
Yves Bourdillon: En qué?
Stéphane Courtois: Lenin es el prototipo de los que Hannah Arendt llama una voluntad de dominación total. Ya no se trata de tener el monopolio del poder político, como los dictadores de otro tiempo, sino también de remodelar toda la sociedad según la doctrina marxista y controlar a los individuos en los menores detalles, a través de una propaganda a gran escala desconocida hasta entonces. Se apodera de todas las palancas económicas, destruye metódicamente la propiedad privada, antídoto del control político. El partido único fagocita los órganos del Estado, se apodera de los bancos, de las fábricas, de las tierras; instala campos de concentración que prefiguran el GULAG, abroga el código penal, crea la Cheka en diciembre de 1917; no se trata de una policía política ordinaria, como fue la Ojrana zarista… no entrega las personas arrestadas a la justicia, sino que las tortura y las ejecuta sin ningún control. El Partido toma todos los poderes con total impunidad. No se ve nada equivalente en Napoléon, Bismarck, Franco o Pinochet. En esto se inspirarán Mussolini y luego Hitler, a los que sin embargo llevará años alcanzar una intensidad equivalente de terror. Entre 1923 y 1927, en Italia, el número de víctimas del régimen se cuenta por decenas, frente a los diez millones de Rusia.
Yves Bourdillon: ¿Entonces no hay nada positivo en octubre de 1917, en términos de industrialización, de salud, de educación…?
Stéphane Courtois: No veo qué pueda haber. No se pueden mitificar los resultados de los soviéticos en términos de salud (en 1991 la esperanza de vida al nacer de los hombre rusos era cincuenta y ocho años, inferior a la de bastantes países más pobres) y, por lo que respecta a la educación, ya bajo el zar se había constituido una amplia red de enseñanza primaria. Los bolcheviques exterminaron o empujaron al exilio a una buena parte de la élite científica y artística y la contribución de Rusia a la cultura del siglo XX, a excepción de la física, disciplina fundamental para la industria de armamentos, no ha estado en absoluto al nivel potencial del pueblo ruso o de su historia. No podemos olvidar lo que se ha descubierto cuando se ha disipado el radiante porvenir (светлое будущее) en 1991: los almacenes vacíos, los desastres ecológicos en el mar de Aral, en Chernóbil, los fraudes estadísticos, la toufta –туфта– practicada por los jefecillos para proteger sus empleos. Fue la quiebra de una economía incapaz de mantener sus infraestructuras la que empujó a Gorbachov a una tentativa desesperada del salvar el sistema mediante la perestroika.
Yves Bourdillon: ¿Qué queda a día de hoy de la Revolución de Octubre?
Stéphane Courtois: En Rusia setenta y cinco años de régimen soviético forzosamente han moldeado las mentalidades. Las gentes se han acostumbrado a obedecer ante la pura violencia. ¿Pero de qué pueden sentirse orgullosos los rusos por lo que se refiere a ese periodo? De poca cosa, a excepción de su participación en la derrota de Hitler en mayo de 1945. Sin embargo entre agosto de 1939 y junio de 1941 se entendió de maravilla con los nazis. Asegurando a Hitler la tranquilidad en el frente del Este le permitió atacar Polonia y así contribuyó a la posterior derrota de Francia.
Yves Bourdillon: ¿Y en el resto del mundo?
Stéphane Courtois: Los regímenes comunistas se hundieron en 1989 en Europa del Este y luego en la URSS en 1991. Los que han sobrevivido, aparte de Cuba, se concentran en Asia: China, Vietnam, Laos, Corea del Norte… con rasgos dinásticos propiamente asiáticos, pero también con elementos de economía de mercado, en tanto que los empresarios no hagan sombra al Partido. Pequín ha aprendido la lección del fracaso de Gorbachov: no aflojar el aflojar el control político-ideológico de la población y recordar a los oligarcas quién sostiene las riendas; ese es el sentido de las actuales campañas contra la corrupción de Xi Jinping. Pero no son regímenes totalitarios de alta intensidad: las gentes tienen derecho a viajar, se va formando una clase media y El libro negro del comunismo va a aparecer en chino. A menos que el poder absoluto que acaba de obtener el jefe del Partido Comunista Chino no esté prefigurando una vuelta atrás, podría ser que el último escuadrón del comunismo sea una parte de la intelectualidad francesa.
Yves Bourdillon: ¿Puede precisar este punto más allá de lo que tiene de provocación?
Stéphane Courtois: Se festeja más la Revolución de Octubre en París que en Mocú, donde Putin, aunque no pueda renegar de ese fragmento de la historia, detesta a Lenin y Trotski, que arruinaron a la gran Rusia eslava, zarista y ortodoxa. Es ya es imposible contar los artículos complacientes en la prensa francesa respecto al octubre comunista, que olvidan el periodo 1917-1923 para negar la responsabilidad de Lenin en la creación del primer régimen totalitario de la historia. Es agobiante la presencia de marxistas o antiguos gochistas en los mass media y la universidad, que se niegan a reconocer sus extravíos. Cuando escucho que el presidente Macron quiere conmemorar Mayo del 68, que ha destrozado la universidad francesa y el rigor intelectual en las ciencias humanas… ¿Intenta lisonjear a la izquierda sociológica para hacerle tragar ciertas decisiones fiscales?
Yves Bourdillon: ¿Sería posible, en el mundo de hoy, una nueva Revolución de Octubre?
Stéphane Courtois: En América no creo. En Europa podría ocurrir cualquier cosa parecida, a la vista del auge del populismo. Podemos, que en julio (1917) hizo un discurso glorificando a Lenin; La Francia insumisa, que parece considerar que la calle tiene más legitimidad que las instituciones elegidas… Si se produjese una crisis económica grave, un discurso que opusiese al proletariado contra las potencias del dinero podría seducir de nuevo a la población desorientada. En el departamento de Lot-et-Garonne, donde resido a menudo, en algunas poblaciones más del cincuenta por ciento de la población recibe la renta activa solidaria (revenu de solidarité active), la economía sumergida o el trueque se generalizan, la gendarmería está cada vez más ausente… Cuando el Estado soberano retrocede, los extremismos crecen. Las reivindicaciones separatistas, en España, pero también en el norte de Italia, son también parte del fenómeno. Si Cataluña proclamara su independencia una parte del tejido europeo se desgarraría. ¿Y qué supondrían los siete millones y medio de catalanes frente a los mil trescientos millones de chinos? Si hoy día se quiere controlar el propio destino hay que poseer un tamaño crítico.
Yves Bourdillon: ¿Podría otro totalitarismo heredar al bolchevismo?
Stéphane Courtois: Desde luego. En 1979 la revolución de Jomeini, la invasión de Afganistán por la URSS y la gigantesca toma de rehenes en La Meca han supuesto una revelación para bin Laden. El islamismo, el proyecto de apoderarse de la sociedad y controlar a los individuos con un pretexto religioso, conforme a la doctrina formulada por los Hermanos Musulmanes en su manifiesto de 1936, es el cuarto totalitarismo, después del bolchevismo, el fascismo y el nazismo, con los cuales comparte numerosos rasgos, incluso aunque tenga los suyos propios: la negación de la libertad individual, un proyecto de conquista mundial, que atrae a jóvenes de las sociedades perturbadas por la mundialización y una puja sin fin de odio y de promesas de pureza narcisista. Sin embargo bastantes políticos parecen poco sensibles al peligro del gregarismo y el yihadismo. De hecho las cortes de Qatar y de Arabia Saudita sostienen a los agentes que promueven esta doctrina. El siglo XX fue el siglo de la invención del totalitarismo y si no se tiene cuidado el XXI será el de sus herederos.