Páginas vistas en el último mes

viernes, 22 de febrero de 2019

Antonio Escohotado – Foro La Región (Orense) 14/02/2019 – Revisión del Medievo – Coloquio



¿?: Los templarios…
A. Escohotado: Sí, he estudiado el fenómeno. Fue un monstruoso asesinato precedido de tremendas torturas del jefe templario y de sus lugartenientes. A los templarios debemos, probablemente, la institución del cheque. El cheque era fundamental, porque permitía a un hombre irse a Tierra Santa, por ejemplo a combatir, y llevarse el valor de sus propiedades en un billetito en clave. Porque el cheque originariamente es un papelito en clave, que te hace un señor en Europa y otro, el ayudante de ese señor en Palestina lo reconoce y dice: sí, tú cien mil ducados… o dos mil ducados…son tuyos ahora. Esto, los templarios en la invención del cheque, a mi juicio, en esto sigo a Montesquieu, El espíritu de las leyes, lo derivan de una institución de inexagerable relieve en la historia de la humanidad y de Europa, que es la letra de cambio. Nadie sabe quien inventó la letra de cambio. Es un invento anónimo, atribuido a los judíos por Montesquieu, que es totalmente genial, porque igual que los notarios ayudaron a movilizar la propiedad inmueble, la letra de cambio convirtió la propiedad inmueble en mueble y la propiedad mueble también en mueble, traspasando fronteras. La letra ha desaparecido. En derecho mercantil teníamos el segundo año dedicado al préstamo a la gruesa y a la letra de cambio, nada más, en monográfico. Tenía aquel mensaje tan extraño: no habiéndolo hecho por la primera, sírvase por la segunda… Es como una fórmula medio de encantamiento aquello, pero fue de una utilidad tan enorme que ese monolito que había creado la sociedad clerical-militar, donde el lucro y el beneficio ¡fuera!… la compraventa es una estafa, etc., etc.… lo disolvió como si fuera hielo ante un soplete acetileno… No había manera… Se pudo mover la riqueza… Y ahí los templarios son muy, muy importantes, porque al ser los banqueros reales de Europa… eso es lo que causó la espantosa muerte de su jefe y de muchos de ellos… una de esas miserables secuencias donde ganan los malos. Ahí ganan los malos. Un rey de Francia y el papa coaligado con él se cargaron a esta pobre gente, sí.
¿?: Quienes son los enemigos del comercio…
A. Escohotado: Pues todos los que piensan, como Maduro, que el plan es bueno porque yo lo he estado visando detalladamente y ¿cómo no va a salir adelante el país si yo el plan económico lo he estado visando con toda mi buena voluntad y he estado trabajando mucho? Ya lo decía Lenin: yo trabajo viente horas al día para hacer los precios justos. El enemigo del comercio es básicamente el hombre que no entiende la diferencia entre sencillo y complejo; cree que las reglas que valen para lo sencillo, valen para lo complejo. Pero, claro, no es verdad. ¿Por qué no funciona la planificación económica? Pues porque dejando que los precios vayan siendo fijados así, por sí mismos, lo que hacemos es tener en cuenta realmente las existencias que hay, en cada territorio, minuto a minuto. En el momento en que deleguemos esto en alguien ¡por el bien de todos y para tener las cosas previstas, etc.! Es como si pusiésemos a nuestro entendimiento a pensar, en vez de en geometría o en historia o en venir a una conferencia… en hacer el proceso digestivo o respiratorio, por ejemplo. No señor. El proceso respiratorio o digestivo implican billones de células interviniendo en todo momento para lograr descomponer el alimento y sacar nutrientes o sacar oxígeno del aire. Cada vez que intentemos que la voluntad de alguien intervenga en asuntos económicos supliendo la iniciativa particular… yo me he hartado de decirlo… es el equivalente a un derrame cerebral masivo o a un infarto total. Con la mejor voluntad que haya, de repente, un mundo de trillones de señales se reduce a veintisiete. Eso es un derrame cerebral masivo. Entonces cada vez que intentemos… Ha habido dos intentos famosos de política de precios: el edicto de precios de Diocleciano y el edicto de precios de Robespierre. Luego ya todas las dictaduras comunistas se han basado en precios predeterminados por el gobierno. La fuente del fracaso no es que tuvieran mala voluntad o que robasen. Es que se quedan sin materia gris. La materia gris objetiva, la forma, la iniciativa particular incesante de millones y millones de individuos… en el momento en que despreciemos esas señales como irrelevantes o inconvenientes, lo que hacemos es minar la materia gris. Si teníamos un kilo de materia gris, nos quedamos con un gramo de materia gris o una milésima de gramo… y eso es, una y otra vez, lo que pasa cuando se intenta, por ejemplo, militarizar la economía o dirigir la economía. No es que sean ni buenos ni malos. Es que de repente se queda uno sin información, se queda sin bits… y uno no puede pedir que un programa más débil abra un programa más complejo, eso es imposible, ahí lo comprendemos muy bien. Igual que es imposible subsumir un conjunto más grande en uno más pequeño. Pero aplicado a la política práctica no… Hay muchísima estulticia. Los seres humanos todavía no se han dado cuenta, en buena medida, de la diferencia entre complejo y simple. Igual que el entendimiento no gobierna la digestión. Es absurdo. Igual que los de antes se pongan a suplir la iniciativa particular. Lo cual no quiere decir que no esté muy bien que el Estado intervenga aquí y allá, pero no en suplir la iniciativa, porque eso no es suplir, eso es simplemente quedarse sin materia gris.
¿?: Un consejo a los jóvenes emprendedores…
A. Escohotado: Recordar que vuestra vida ahora está tan facilitada por Internet que, verdaderamente, si no sois sabios muy mal, muy mal. La culpa será enteramente vuestra.
¿?: Lutero y el pobrismo…
A. Escohotado: Weber habló del espíritu del capitalismo en relación con el protestantismo. No podemos olvidar que los primeros que vieron la sociedad comercial fueron la Escuela de Salamanca. Precede a Lutero, o más bien a las consecuencias de Lutero, Melanchthon sobre todo… Pero claro, ahí volvemos a meter la pata en serio los españoles, porque teniendo esas mentes preclaras que eran el padre Mariana, sobre todo el más grande pensador e historiador que ha tenido España con diferencia… Fray Luis de León, Molina, Báñez… los meten en la cárcel, es increíble, se dejan llevar por la santa envidia y dicen: no, es que valen tanto que mejor en la cárcel. Igual que acabaron haciendo con Juan Martín el Empecinado, que es quizá el último gran héroe político español… lo mataron, lo ahorcaron, posiblemente por envidia. Como no había nada de lo que acusarle sino que era más valiente y más desprendido y más lúcido que los demás y esto ya basta para ocasionarte la muerte en sociedades que prefieren el fiambre al ser vivo. A mí me gusta llamarlas sociedades funerarias. Las personas empiezan a valer cuando están muertas
¿?: Los enemigos del comercio, Trump y el Partido Comunista Chino…
A. Escohotado: Ya se ve que el Partido Comunista Chino no (es enemigo del comercio)
¿?: El Partido Comunista Chino no lo reconocería Marx...
A. Escohotado: Claro que no. Hay mucho de confundir lo circunstancial con lo esencial. El que Trump sea presidente es una irrelevancia histórica, en comparación con lo que es el espíritu de la sociedad norteamericana. Que Mao Tse-Tung prohibiera durante algún tiempo el comercio entre los chinos, puesto que los chinos eran una gente muy laboriosa y muy dada al comercio… no en tiempos de Mao, sino que hace cinco mil años ya lo eran… Cada vez que uno intenta una singularidad personal u oponerse a un flujo histórico, es una irrelevancia. Simplemente uno lo intenta, pero luego uno se muere y ya está. Y no cuenta.
¿?: El mercado vs las ideas, las ideas y el consumo…
A. Escohotado: Todo lo que sea salvar a otro y ayudar a otro sin consultar a ese otro, siempre que se trate de un adulto, es una usurpación, por supuesto. El famoso por tu propio bien es peligrosamente por tu propio mal, siempre. En el momento en que le pongamos límites a la espontaneidad del mercado, hacemos que el mercado de bienes y servicios se aproxime al mercado de personas. Cada vez que hay un país que funciona mal, el mercado de bienes y servicios se contrae y se amplía el de personas. Cuando Lenin viene en noviembre del diecisiete no tarda ni quince días en emitir el decreto de reclutamiento industrial obligatorio. Esto es lo mismo que decir que la población se ha convertido en esclava. Reclutamiento industrial obligatorio significa tú ya no puedes decir dónde trabajar ni en qué trabajar, pura y simplemente. Cada vez que queramos dirigir la vida ajena a esto o lo otro, a mí me parece que usurpamos la función del otro, siempre que sea un adulto. En su caso, que es un profesor, un docente… pues yo pondría toda mi alma, y es la que he puesto cuando era profe, en decirles: si no dedicáis vuestro tiempo a saber, lo perdéis, y lo perdéis irreparablemente. Allá vosotros.

miércoles, 20 de febrero de 2019

Antonio Escohotado – Foro La Región (Orense) 14/02/2019 – Revisión del Medievo – Presentado por Santiago Rodríguez.


Antonio Escohotado: Yo aposté por lo que propone el oráculo délfico: conócete a ti mismo. Aposté por hacer verdad que lo que nos hace felices es aprender y saber… y eso fue hace mucho, porque yo fui un repelente niño Vicente ya desde los doce o trece años. La primera foto que tengo estoy ahí yo, leyendo un librote… Y ahora me tienen ahí, a punto de cumplir los ochenta y qué bien, señores, qué bien. Cuánto les recomiendo que administren su tiempo, de manera que el máximo se dedique a saber lo que uno no sabe, a mirar cualquier ombligo distinto del propio, a nunca meter lo personal ni en la conversación, ni en la reflexión. Siempre a tomar en consideración lo otro, la magnitud de lo ignorado. Esto, a menos en mi caso, les aseguro que les hace felices, les cumple. El destino del ser humano es ser un animal fracasado si no es capaz de desarrollar lo que hace de él un héroe y un dios, que es el conocimiento. Por otra parte conocer es algo que no es bla bla bla. Como les dije es un empleo de los minutos del tiempo. Si una persona se va a la cama después de haberse despertado y ha empleado el noventa y nueve por ciento del tiempo libre en mirar algo que no sea su ombligo, mirarlo con detenimiento, empíricamente, me sugiere que será tan dichoso como yo… Y tan horado… porque un público tan vasto y tan encantador como ustedes le escuche las cosas que se me vayan ocurriendo sobre el particular. He escrito libros muy largos… Por cierto, ha quedado ahí un pequeño hiato respecto de Argentina. Yo fui a Argentina y ese era un programa de máxima audiencia, tipo los que aquí había de Jesús Hermida y de debates y tal… Mercedes Milá… Y fue el único en años que se emitió en diferido, porque había un partido de la Selección Argentina, de modo que se formó una especie de curiosa pantomima porque el Gobierno –Carlos Menem era el presidente de entonces y Maradona el principal interviniente, que dijo que yo fui a Argentina no a vender libros, sino a vender droga a los colegios–… Pues al ser diferido se montó el circo padre, se presentó la policía, pero no había nadie en el estudio, porque se había grabado la semana anterior… Más concretamente yo estaba en París, hablando en el Institut du monde arabe hablando de yo qué sé qué cosas y, entonces, me llamó mi mujer y me dice: que se ha vuelto loco el fax, están entrando metros de fax, tienes una orden de busca y captura internacional… Y digo ¿de qué?, y dice: pues esto, el gobierno argentino. Como ese mismo mes Garzón había procesado a Pinochet y Pinochet se había escapado y se había ido a Inglaterra… Al poco tiempo volví a Madrid desde París, dejé pasar unas horas, por supuesto de indignación, y me dije: esta gente ¿qué pasas? Me llaman a la tele a preguntar qué pienso y entonces, según lo que pienso, me procesan por apología de la droga… A las cuarenta y ocho horas estaba en el aeropuerto de Buenos Aires, para marcar las diferencias con Pinochet. Allí les dije: oigan, señores tanguistas, ¿qué va a pasar conmigo? De allí pase, escoltado, a un juzgado federal. El juzgado federal, en diez minutos, me absolvió con todos los pronunciamientos favorables. ¿Por qué? Pues porque (Cf. YouTube)… un señor Canicoba Corral, ahora me acuerdo… nada, me recibió en su despacho y me dijo: esto ha sido todo un malentendido, disculpe profesor Escohotado, no hay nada que hablar… Le dije: por favor señoría, ¿qué le parece si nos tomamos un buffet? Y dice sí, sí, vamos a tomar un buffet. Y así acabó el incidente de Argentina. Bueno. La persona que está dispuesta a saber está dispuesta a cambiar de idea, está dispuesta a disfrutar cambiando de idea. Esto no es muy frecuente e incluso en algunos círculos es pena de muerte. Por ejemplo se llama apostasía en religión. Sigue vigente la pena de muerte para el apóstata en el caso islámico. Se llama revisionismo, e implica la pena de muerte también durante los treinta primeros años de la Unión Soviética o de la República Popular China. Cambiar de idea está bastante mal visto y, sin embargo, no hay ninguna otra forma de progresar en el conocimiento. Cuando me puse a estudiar historia de las drogas estaba convencido de que siempre habían sido peligrosas, siempre habían creado no sólo inquietud, sino prohibición. ¡Ay caray, como me equivocaba! Pasé revista a los últimos cuatro mil años y me encontré algo tan sencillo como que el noventa por ciento de las drogas, que ahora son problema… ha habido un diez por ciento de drogas nuevas, descubiertas, pero el noventa por ciento, la humanidad ha convivido con ellas sin el menor problema… digo sin el menor problema, sin el menor reflejo legislativo, político, de preocupación, de alarma. Y que la espectacular multiplicación de la importancia de este asunto, la cantidad de usuarios, la cantidad de producto y las variedades de producto… todo eso viene de 1914, cuando se aprueba en el Congreso norteamericano un paquete legislativo que incluye, por una parte, la Ley Seca, y la Ley Harrison por la otra. La Ley Harrison, viendo que para aprobar la Ley Seca fue necesario hacer nada menos que una enmienda a la Constitución Americana… es un asunto muy delicado, requiere mayorías reforzadas, etc., etc. … que no estaban dispuestos a hacer lo mismo que se habían visto forzados a hacer con el alcohol y que, por tanto, iban a aprobar una ley, como dicen ellos, postal registral, donde el opio y las sales de coca –así las llaman, sales de coca, no decían clorhidrato ni nada– quedan bajo supervisión administrativa. Fíjense ustedes, la ley Harrison dice eso: “el opio y las sales de coca quedan bajo supervisión administrativa”… de eso, de ese críptico mensaje, seguido por la nota de legislación oportuna desarrollará reglamentariamente el precepto, de eso tenemos lo actual, consagrado desde la convención internacional de 1971 sobre sustancias psicotrópicas, donde, en el artículo uno, leemos: es obligación de todos los Estados vigilar el estado anímico de la ciudadanía. ¡Menudo cambio! Nada de eso sabía yo cuando me puse a estudiar el tema. Cada vez que uno estudia mira de cerca, cada vez que uno mira de cerca las cosas cambian radicalmente, cada vez que cambian radicalmente uno tiene o no lo que tiene que tener para reconocer que estaba equivocado. Uno tiene que seguir reconociendo que la búsqueda de la verdad, que la simple búsqueda de la realidad de las cosas prima sobre todo lo demás. A mí me vino muy bien, porque no sólo me ayudó a comprender lo que ha sido la relación del ser humano con esos productos maravillosos, en el sentido de espectaculares, asombrosos, singulares, que violan la barrera de lo somático y lo psíquico, porque con pequeñas cantidades de somático hacen grandes cantidades de lo psíquico… No sé si se acordarán que Descartes dividía el mundo en materia extensa y materia pensante y que no había posibilidad de conectarlos, según Descartes, más que a través de un órgano inexistente, la glándula pituitaria, que iba traduciendo partículas de extensa en pensante… Qué apaño fue aquello para solventar el apaño principal de dividir el mundo en extenso y pensante… Cuando me puse a estudiar el comunismo era un asunto mucho más sentimental… Desde luego siempre me han parecido las drogas una ventana al conocimiento… Además las investigaciones me demostraron que así ha sido humanamente. En la antigüedad hay una cosa que se llama programa de la sobria ebriedad, enunciado básicamente por Platón, pero debido a las enseñanzas de Sócrates. Siempre se cuenta que aguantaba como nadie y que cuando ya era imposible… los demás estaban calamitosos vomitando… lo máximo que él hacía era echarse para atrás y quedarse dormido. Platón lo explicaba diciendo que con estos homenajes al sagrado Dioniso… Dioniso es el dios de la ebriedad, el dios del esperma, el dios de la sabia, el dios de la orgía, el dios que representa lo inmediato de la naturaleza… Platón dice que el que no se sumerja en la ebriedad con respeto, se pierde una parte tan sustancial de lo real que verdaderamente el resto no vale mucho la pena y que el hombre cuerdo alterna la ebriedad y la sobriedad como la vigilia y el sueño, como el silencio y la palabra. Este programa luego lo va a desarrollar Filón de Alejandría de una manera todavía más expresa. Filón es uno de los hombres más importantes de la historia universal, porque los tres evangelios más antiguos hablan de un Jesús que hace milagros y, en cambio, el Evangelio de Juan, que son palabras directas de Filón de Alejandría, dice: en el principio fue el verbo y el verbo era Dios y Dios era amor y el amor se encarnó y está entre nosotros. Esto no se había visto jamás en la escritura religiosa, puesto que es de una profundidad de concepto y de una belleza poética y creativa inigualable o, por lo menos, sin igual. Igual que la ebriedad me pareció un tema interesante, importante para mi propio desarrollo, porque pensaba y pienso que las drogas, desde la perspectiva de la sobria ebriedad, son la gran ventana para conocerse a sí mismo y para saber también quines son los demás, porque nadie borracho es capaz de ocultarse, se le ve el plumero a todo el mundo. El que nunca se emborracha, como decía Baudelaire, tiene algún secreto muy feo que esconder… Cuando hice lo mismo con el comunismo venía de ser un militante convencido de la causa. Me fui desconvenciendo poquito a poquito, pero al cambiar necesitaba hacer el mismo tránsito que les contaba antes: pasar de mirar de lejos a mirar de cerca. Mirar de cerca, desde mi perspectiva, es siempre saber de dónde las cosas nacen y a dónde van. Si yo no tengo la perspectiva genética no tengo nada. A mí me enseñaron en la universidad a tener más bien una perspectiva clasificatoria, eurística, por campos de lo real… No me sirve. Yo necesito la sucesión. Necesito recomponer con el máximo detalle para entender cualquier cosa. Cuando me puse con el comunismo empecé a quedar sorprendido, más aún que con las drogas. Primero por el carácter de tabú que tiene el tema… Las drogas es aquello de mira chico, no hables, cualquier cosa que hables de ello es peor… esto es simplemente malo y descártalo porque ya está… y si todos estamos de acuerdo que es malo, no va a haber nada; así estamos desde 1914. En el caso del comunismo, que se va a instaurar tres años después, en 1917, mediante un golpe de Estado en Rusia, es mucho más tabú todavía. Y se lo dice el autor de las dos trilogías. Conmigo se han enfadado seriamente por abordar las drogas… Lo que se han enfadado por abordar el comunismo: tres veces más. ¿Y por qué echar luz sobre un asunto molesta tanto? Porque las personas se han decidido a tomar la actitud que toman ante las drogas o ante el comunismo sin tomar en cuenta la investigación. ¿Por qué no han querido ir a fuentes primarias? ¿Por qué no han querido saber de primera mano de lo que hablan? Tuve que dedicarle veinte años… y veinte años en mi estilo significa diez horas diarias sin fines de semana ni vacaciones… y todavía me falta mucho por saber, pero ha sido suficiente para hacer estos tres volúmenes. ¿Qué cosas he descubierto? La primera y fundamental es que estaba equivocado en todo. No daba una a derechas. Todo lo que pensaba estaba equivocado. Cuando lo miré de cerca, para empezar, me di cuenta que la diferencia entre comunismo científico, anunciado por Carlos Marx y Federico Engels en 1848, en el Manifiesto, no era más que una versión bastante espúrea del Sermón de la Montaña. Así que había un comunismo del amor y luego fue el comunismo científico. El comunismo del amor hablaba de que los últimos será los primeros y de que jamás un rico entrará en el reino de los cielos, de que los seres humanos hacen muy mal siendo previsores y trabajadores, porque no se preocupan los pajaritos ni las lombrices de su comida del día siguiente… ¿por qué se va a preocupar el ser humano? No, no, no, ser previsor el blasfemar sobre la divina providencia, como dice el Evangelio de Lucas: no te ocupes del mañana, no, no… Lo primero que me hizo descubrir la investigación de quiénes habían dicho la propiedad es un robo y el comercio su instrumento fue… había una versión política bastante anterior, que era la espartana, reforzada por la obra platónica, donde efectivamente, la propiedad privada es un robo y el comercio su instrumento y las gentes tienen que ser educadas en reflejos automáticos de tipo pavloviano: suena la campana y salivar el perro… en este caso Platón dice, en La República: que a nadie se le ocurra un solo segundo obrar o pensar sin haber mirado al señor que manda, que todo el mundo obre obedientemente… Había esa variante del comunismo, pero había otra con mucha más feracidad, que fue la secta esenia, de la cual saldría finalmente la variante nazarena o nazorea de Juan el Bautista, personaje con referencias históricas, que supuestamente tiene un primo hermano, nacido seis meses más tarde: Jesús de Nazareth. Sobre Jesús de Nazareth, a ciencia cierta, sabemos incomparablemente menos que de Juan el Bautista. De Juan el Bautista sabemos que fue ejecutado por Herodes. De Jesús, la verdad, ha habido centenares de investigaciones… por ejemplo la famosa Vida de Jesús, de Renan que prácticamente agotan todas las fuentes de primera mano de la antigüedad y no hay Jesús histórico. Sin embargo hay un Jesús poderosísimo, el que ahora nos inspira, pero no es un ser histórico. Es un espíritu. Es el espíritu del amor, de la concordia, de la compasión. Esa semilla esenia, que interpreta el mandamiento no hurtarás como no practicarás el comercio, esa de alguna manera se entremezcla con los destinos del Imperio romano. Imperio Romano… primer gran imperio basado en la esclavitud. Si piensan que la esclavitud es un invento inmemorial y que luego, gracias al cristianismo, se fue reduciendo… yo también lo pensaba… ¡menudo dislate, menudo disparate! Por el edicto de Ciro el Grande, que es del siglo VI antes de Cristo y que, escrito en cuneiforme, se conserva en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la sede de Nueva York… Por el edicto de Ciro el Grande y por lo que nos queda de la obra de Hesiodo y de Solón, los dos pilares fundamentales del espíritu griego, desde el siglo VII antes de Cristo, sabemos que la esclavitud es un fenómenos relativamente reciente. Excavaciones posteriores nos demuestran que las pirámides de Egipto fueron levantadas por hombres libres. Tan así lo sabemos que la primera huelga registrada, que debe ser como del siglo XV antes de Cristo, es de constructores de pirámides diciendo que les suban el sueldo, y el visir correspondiente cede. Esa es la primera huelga de los anales. Ningún esclavo ha hecho huelga, porque es inconcebible, luego los constructores de las pirámides eran hombres libres. Si luego miramos el Código de Hammurabi, por ejemplo, otro texto de extraordinaria relevancia en la Antigüedad, encontraremos que el esclavo, en el sentido en que luego van a mencionarlo San Pablo o los emperadores romanos, no existe. Esa persona que es solamente apariencia de persona no existe. ¿Por qué? Porque el Código de Hammurabi reconoce que el esclavo o la esclava se pueden casar con su amo, por ejemplo, que puede ser emancipado, sin más problemas y que es recibido en las casas con un banquete parecido al que hacemos al bautizar a nuestros hijos, es decir, es un miembro humilde de cada familia. ¿Cómo demonios ese miembro humilde de cada familia, que además era minoritario hasta el siglo VII antes de Cristo, se convierte en el principal factor productivo de las civilizaciones? ¡Ah, ah! Tampoco lo sabía. Hay que estudiarlo de cerca y uno se da cuenta que ahí interviene otra cultura que no les he mencionado: la asiria… en apoyo de la tesis de lo que a mi juicio ocasionó la gran crisis del mundo antiguo, que no terminó en realidad hasta el Renacimiento, 1500. ¿Cuál es ese error? El error de que el esclavo doméstico, que es un miembro humilde de la familia, si uno es razonable, industrioso, un buen empresario, uno puede coger y comprarlo, educarlo y ponerlo a trabajar, lo mismo de albañil que de arquitecto, lo mismo de médico que de lo que fuere. Ese es el negocio de la Antigüedad, que no emerge más que hacia el siglo V ó IV antes de Cristo, cuando la opulencia ateniense es de tales proporciones que aparecen los ni-nis. Sócrates comenta: los niños atenienses se han convertido en tan insolentes que piensan que los padres les deben la comida y ellos no deben nada a nadie, ¡vaya por Dios, por dónde andamos! Y esto no pasa si las cosas no sobran; si no hay una auténtica oleada de prosperidad es imposible que nuestros hijos se conviertan en ni-nis. Los menciona Sócrates. No podemos poner en duda la veracidad y la sobriedad de su entendimiento. Pero ni Sócrates ni el mismísimos Aristóteles comprenden que, además de ser una barbaridad en el sentido humanitario, en el sentido de que no puede ser un ser humano sólo aparente, que luego resulta que no tienen derechos, que solamente tiene una obligación, que es obedecer ciegamente… Ni Aristóteles se da cuenta de que a ese atropello de la justicia, de la equidad y de la dignidad, se añade un problema estructural mucho mayor, que es que tenemos que amortizar. ¿Qué entendemos por amortizar? Pues estamos en una habitación y hacemos cosas… si no hacemos otras cosas además de las que hemos hecho, si no las amortizamos… Por ejemplo, la pila se llena de platos y de cubiertos sin fregar, las neveras se vacían, los suelos se ensucian… nos metemos en un pudridero si no amortizamos. ¿Cómo pueden amortizar las personas, las sociedades y las culturas? Pues naturalmente haciendo ese esfuerzo de reponer lo que se ha gastado a lo largo de la jornada… Si para la amortización se emplea la inventiva de un hombre libre, que puede beneficiarse de su ingenio, tenemos un rendimiento por hora o por día. Si encargamos de eso a alguien que no lo puede emplear en su propia vida y beneficio, le quitamos el estímulo principal al trabajo. Si le quitamos el estímulo principal al trabajo, le quitamos su inventiva, si le quitamos su inventiva consagramos el inmovilismo, si consagramos el inmovilismo desamortizamos y lentamente, minuto a minuto, milímetro a milímetro, lo que teníamos, en vez de mantenerse y crecer, se reduce más y más. Si falta el estímulo de poderse apropiar los frutos del propio ingenio, de la propia devoción, de la propia diligencia, todo el proceso productivo se resiente, pero de una forma muy poco visible; lo suficientemente poco visible para escaparse quizá a la inteligencia más preclara de todos los tiempos, al maestro del género humanos que es Aristóteles. Esto parece muy injusto y hay personas que nacen esclavos y personas que nacen amos, de una forma irónica y sarcástica… porque algo hay de eso, hay personas que por su temperamento o por su carácter quieren ser déspotas o prefieren ser, como digo yo, mandobedientes, que no aman ni la libertad ni la independencia. El caso es que Roma, el Imperio Romano, que fue la primera gran unidad administrativa jurídica, que jurídicamente administró con eficiencia la renta de enormes territorios… los que van de los Urales a las islas Británicas y del Báltico al Mediterráneo, una enorme zona… los romanos fueron primero una sociedad militar y luego, desde el edicto de Milán del 313, una sociedad militar-clerical. ¿Qué aportó el cristianismo al Imperio Romano? Que fue, recuerden, el que convirtió al miembro humilde de la familia, al esclavo en sentido mesopótamico o de Ciro el Grande o de Hesiodo o de Solón… les recuerdo que Hesiodo y Solón dijeron que si el hombre libre no es honrado y si no tiene su lugar social eminente como simple trabajador, la sociedad se hundirá en la indigencia… esto es maravilloso, los fragmentos que nos quedan de Solón y Hesiodo, porque son preclaros… todavía Pericles sigue pensándolo y construye la Acrópolis y prohíbe que intervengan esclavos ¿por qué? Pues para evitar el desempleo del hombre libre, que va a producir el hecho de comprar hombres y mujeres para formarlos profesionalmente, lanzarlos al mercado laboral y, luego, quedarte tú con sus rentas… Cuando se consigue esta unidad, en el caso romano, de la organización militar-jurídica y, además, el factor espiritual ¿qué aporta el cristianismo? El cristianismo aporta resignación. La más importante sentencia en este sentido es la Epístola a los Romanos de San Pablo, donde en un par de párrafos tremebundos dice: esclavo, no te preocupes por ser esclavo; el mero hecho de serlo te sitúa en una línea de prelación para ir al cielo; es mucho mejor ser esclavo que ser amo; obedece de corazón, no obedezcas simplemente por obligación. Con la fuerza de los romanos y, sobre todo, su higiene (recuerden que donde iban los romanos había unas termas)… los pueblos de la antigüedad han perecido normalmente por infecciones… los romanos eran limpios y los primero romanos, además, eran valientes y frugales… luego fueron dejando de ser todas estas cosas, salvo la higiene, que eso lo mantuvieron hasta el final. Con la inyección que obtuvieron de los últimos serán los primeros, resígnate, Dios lo que quiere es una sociedad no comercial, los ricos no entran al cielo, el comercio no es un buen camino, el camino es el mando y la obediencia… ¿Cuándo cae Roma? Roma cae en el 466 a manos de Odoacro, que es un jefecillo de tribu germánica. Hace falta que pasen mil años para que aparezcan, en los mismos sitios donde estaban Odoacro y Rumulo Augustulo, Leonardo de Vinci, Maquiavelo, Miguel Ángel, Pico della Mirandola… Renacimiento. ¿Qué pasa esos mil años? Empiezan siendo lo que se llama los siglos oscuros. Como en el siglo XIX el movimiento más poderoso, el Romanticismo, venera el Medievo, nos ha quedado una imagen muy bonita del Medievo: las Mesa Redonda del Rey Arturo, mártires, santos, la vida monástica, los monasterios, el ideal caballeroso. Todavía lo vemos por Cervantes. El caballero no tiene por qué llevar ni una peseta en el bolsillo. Le basta ser el protector eterno de las doncellas, la viudas y los niños, como dice el sabio Cervantes. El ideal caballeroso, la generosidad, una sociedad dividida entre los que rezan y los que guerrean. Los que ni rezan ni guerrean, trabajan. Y como la sociedad va de mal en peor en el sentido de la amortización… como la riqueza que permitió que hubiera ni-nis en la Atenas del siglo IV, de Sócrates, va lentamente disminuyendo, al llegar el cuatrocientos setenta y seis Roma tiene una veinteava parte de la población que tenía en tiempos de Augusto y más del noventa por ciento son esclavos. ¡Vaya por Dios! ¿Qué le pasa a Europa? Pues una declinación de la curva demográfica. Cuando las cosas van mal de verdad… no la crisis del 2008, no, no, no… cuando van mal de verdad se nota en que la población decrece, que la curva de producción de nutrición y la curva de producción de personas se cruzan. En ese punto en el que se cruzan no hay más que caída demográfica. El Romanticismo nos ha ocultado lo que en realidad fue el Medievo. Las ideas que podemos encontrar en los grandes obispos y papas desde el siglo V… hemos dicho que el 476 cae Roma… las ideas que encontramos en los primeros grandes prelados y pontífices, santos son el noventa y tantos por ciento de ellos, son: tenemos que seguir empeñados en que el comercio no sirve de nada. Los romanos ya han militarizado la economía. Hace tiempo la han sometido a régimen administrativo, lo cual hace que vaya cada vez peor, por supuesto, porque la burocracia funciona mucho peor que la iniciativa particular en estos casos… Entonces comienza la Edad Media y durante cierto tiempo, en el único foco de luz y de cierta prosperidad, que es la rama oriental del Imperio Romano, Constantinopla, Bizancio… y luego, un siglo después la expansión del Islam. El Islam nos va a deparar aproximadamente cuatro siglos de extraordinaria riqueza y originalidad. Es el primer monoteísmo propiamente dicho, que no admite ni Virgen María, ni santos, ni milagros, ni cosas de este estilo. Tiene un éxito enorme y produce una expansión de las ciencias, de las artes, de la poesía… y justamente por el hecho de ser un monoteísmo riguroso no se permite una expansión artística, puesto que quita representar gráficamente formas humanas, no fuera a ser que el hombre tuviera la tentación de identificar a Alá, al ser supremo, con ningún antropomorfismo. Para Europa la Alta Edad Media, llamada también los siglos oscuros, es un momento en que los bosques empiezan a crecer inconteniblemente, los caminos se cierran, el transporte se torna increíblemente peligroso, la desunión cunde. Se feudaliza todo en un doble sentido. Por una parte quedan aisladas autoridades inapelables, pero cada vez más pequeñas, y se feudaliza en el sentido de que no es posible transmitir propiedades ni derechos, y mucho menos riquezas. La moneda sigue siendo depauperada en función de una degradación o envilecimiento que empezó seriamente con el emperador Nerón, donde se van produciendo aleaciones cada vez más turbias. Se sacuden monedas en enormes bolsas, donde caben millones, para que luego las limaduras de eso se reacuñen… en fin, una especie de estafilla que lo que hace es que la moneda vaya siendo cada vez menos aceptada. La tetradracma ateniense era una moneda tan sagrada como ahora el franco suizo, pero eso va desapareciendo crecientemente hasta que en el 560 la moneda está tesaurizada. ¿Qué quiero decir con tesaurizada? Que ha cundido tanto el bandidaje, lo poco que tienen las personas lo entierran… esto ha sido una fortuna para los arqueólogos, que han descubierto miles o cientos de miles de saquitos de plata y de oro en las inmediaciones de las casas. Lo que se acuña está todo envilecido, es mentira, es prácticamente estaño todo. Lo que tenía de oro y plata no existe. La moneda se tesauriza porque se expone en los anaqueles, como ponemos figuritas chinas o porcelanas. Es un recuerdo de tiempos pasados. Se vuelve al trueque. Con este ideal autárquico, que es el que difunde infatigablemente el papado hasta el siglo XIII, cada territorio debe valerse a sí mismo. Señores, señoras, ningún territorio se vale a sí mismo, esto es un disparate completo, es como no darnos cuenta de que vivimos de los demás y los demás viven de nosotros, esto es olvidar el flujo continuo de interdependencia en el cual nos fundamos. Sin embargo la Iglesia y las instituciones principales, la nobleza… están convencidos de que no. Tomás de Aquino está convencido de que el ideal es la autarquía, la independencia… Pero va a ser imposible, señores… Es el ideal pero, francamente, la realidad no le corresponde. ¿Cómo responde la realidad? Como hemos hablado, con una caída demográfica en picado. Hacia el siglo IX, en el año 800 es coronado emperador Carlomagno. Las fanfarrias imperiales y con trompetitas y cornos dicen ¡oh, qué Imperio, qué guerreros más nobles! Sí ¡qué guerreros más nobles! El gasto principal del Imperio de Carlomagno, del gobierno, es incienso. Este es el gasto principal del gobierno, ¿por qué? Porque todo está podrido; para que no huela tan claro. ¿Qué es Europa? Un inmenso leprosario. Una enfermedad dependiente de la higiene. Todavía no ha aparecido la peste. La peste negra aparecerá en el siglo XIV. Pero en el siglo XIV la peste negra va a venir muy bien, como luego les contaré si es que me da tiempo, porque lo horrible es lo que sucedido hasta el siglo XIV. Ha proseguido esa desamortización general y Europa finalmente se ve reducida a capturar a sus propios hijos… procura capturar a los hijos de los del pueblo de al lado o del país de al lado… para vendérselos como esclavos a las únicas sociedades que sí tienen moneda, que sí tienen industria y comercio, que son Bizancio por un lado y los árabes por el otro, sobre todo la llama de iniciativa empresarial que es Córdoba. Córdoba llega a ser un territorio de prosperidad casi parecida a la Atenas de Pericles en tiempos de Abderramán III, que le va a durar muy poco, porque luego va a venir la reacción integrista, etc., etc. ¿Qué debe la plebe, es decir, quienes no oran ni luchan? ¿Qué les debe la plebe a los que oran y luchan? Pues les debe lo que el godo Teodorico llama hospitalitas. Hospitalitas es literalmente: un tercio de todas las tierras son mías, tú te quedas con dos tercios de las que había y yo me quedo con un tercio. Esta es la organización territorial europea desde la instauración del primer intento de parecerse a Roma, cuando ya Roma ha caído. Naturalmente un tercio de todo el territorio es una barbaridad, pero como sigue la depauperación, la única forma de conseguir los bienes que no se pueden conseguir aquí es venderles la juventud propia a los árabes y a los bizantinos. Tanta miseria hay, física, moral… que el noventa y nueve por ciento de la literatura se dedica a vidas de santos y, gracias a Michael MacCormick, que sigue siendo profesor de historia económica en alguna universidad norteamericana… digitaliza todas las fuentes de la Alta Edad Media, del siglo VI al siglo XI, todas… y le pregunta. ¿Qué ha pasado con ciertas palabras? ¿En el siglo VI cuántas veces aparece la palabra amo? X millones. ¿Cuántas veces aparece la palabra ladrón? X millones. ¿Cuántas veces aparece la palabra comerciante? MacCormick queda atónito, porque en el siglo VI la palabra comerciante aparece, si no recuerdo mal, seiscientas sesenta y nueve veces. ¿Cuántas veces aparece comerciante en el siglo IX? Trece veces. ¿Cuántas veces aparece comerciante en el siglo X? Ciento trece veces; empieza a recuperarse. Cualquier otro tipo de palabra encuentras millones. Hay una palabra que prácticamente, desde el siglo VII, queda borrada del léxico ¿cuál? Lucro, lucrum… este es el fantasma, este es el demonio. Pensar en el beneficio. Luego nos ponemos a estudiar las capitulares de Carlomagno y de su hijo, Luis el Piadoso, y quedamos estupefactos, porque lo primero que nos dicen es que cualquier acumulación de riqueza es impía y prohibida por Dios y que al emperador le corresponde desmantelar esas inmundas empresas que consisten, de alguna manera, en ganar dinero. Carlomagno es el único emperador de la historia universal analfabeto. En su corte hay que quemar incienso debido a la podredumbre, tanto moral como material, que la rodea y por muchas fanfarrias imperiales y glorias de heroísmo y de ¡viva el rey Arturo! Aquello es pura y simplemente hediondo. Se vende a los hijos para conseguir los bienes más elementales porque la moneda ha desaparecido. ¿Cómo demonios empieza Europa a resurgir? Pues porque tanta miseria hace que el esclavo no pueda ser alimentado, ni vestido, ni cubierto por techo. Tanta miseria imposibilita, desde el siglo VII, mantener los auxilia, como decían los latinos, al esclavo. Pero sin embargo la sociedad sigue siendo una potente sociedad clerical-militar, tiene que seguir en sus principios, ya ha conseguido desterrar palabras como lucro y ha conseguido desterrar personajes como el comerciante. Cuando yo iba percibiéndolo y viéndolo, que fue así, y qué gran engaño pudo ser aquello… vino en mi ayuda el gran historiador y filósofo holandés Johan Huizinga, que en realidad se debe decir ˈjoːɦɑn 'ɦœyzɪŋɣa, que dice básicamente que la Edad Media fue el periodo en que la humanidad fue mentirosa por naturaleza y definición, que todo este protegernos sobre la base de que no habrá lucro, sobre la base de que nadie saldrá beneficiado, es que todo el mundo sale perjudicado. Nos hemos situado en el momento en que ya no era posible pagar al esclavo los auxilia y, entonces, lo convertimos en siervo ¿qué significa eso? Que ya no podemos controlarlo, que como ya no está en dependencia propia, tiene que valerse por sí mismo. Seguimos manteniendo nuestro poder de vida y muerte sobre él, por ejemplo el derecho de pernada. Cataluña, es muy curioso, es el territorio que más tardíamente derogó el derecho de pernada nobiliario… lo derogó con Fernando el Católico, en mil cuatrocientos y pico, cuando prácticamente en el resto de Europa no existía. Quizá ustedes lo pueden ver de lejos. Yo no lo puedo ver de lejos. Es un asunto demasiado próximo pensar que noventa personas de cada cien o, quizá, noventa y cinco personas de cada cien son esclavos, pero ni siquiera se les paga los auxilia. Están consagrados a la servidumbre porque sí. Esa es la institución medieval principal, el homenaje. Tú tienes que tener un superior que te da un beso y entonces ya existes. El DNI de la Edad Media es el homenaje. Las personas no son personas porque han nacido con morfología humana o porque uno piensa, no, no… las personas son personas si son reconocidas por otras personas, y el homenaje vale lo mismo para el último pastor que para el más alto. Todos se van prestando homenaje en una cadena jerárquica. Todo es jerárquico. Reina el ideal de la santa pobreza. Así vamos todos al cielo. Noventa y cinco personas son siervos ¿qué debe el siervo? Igual que se habían quedado los bárbaros con un tercio del territorio, el siervo debe tres días de la semana al señor. Esos tres días el señor le dice lo que tiene que hacer. A lo mejor hay algún señor que no encuentra nada que hacer durante ese tiempo, pero teóricamente le deben eso y también le deben las levas militares, también el derecho de pernada… en fin, una serie de humillaciones atroces. Si no te dan el beso no tienes el DNI, que luego últimamente se ha convertido en carnet de racionamiento patriótico [Carnet de la patria (Venezuela, 2016)], pero esa es ya la variante moderna de la santa pobreza. ¿Cómo demonios desde el siervo, que es un esclavo que no tiene ni techo, ni comida, ni ropa, estamos aquí ahora? Porque los siervos desertan. Porque la obligación del siervo es quedarse en la gleba. Ya desde Septimio Severo, cuando se agrava la crisis del Imperio Romano, las leyes empiezan a decir que la plebe no puede moverse territorialmente, igual que pasó con la URSS. Tú tienes que tener un permiso para salir de la provincia donde estás y también tienes que tener un permiso para cambiar de profesión. Se coagulan, se inmovilizan las cosas. El siervo, en principio, no puede pedirle al amo nada, pero le debe tres días a la semana y le debe fidelidad a la gleba… gleba es la tierra. Empiezan a desertar. La primera manifestación seria de deserción que conozcamos viene de un libro árabe del siglo IX [libro de Abū l-Qasim Ubaid Allah ibn Khordadbeh, el Kitab al-Masalik wal-Mamalik (Libro de las rutas y de los reinos), escrito alrededor de 870], donde se mencionan unas compañías llamadas de radanitas, formadas básicamente por judíos, que son los primeros que establecen vínculos de Europa hasta China. Recorren la ruta de la seda moviendo mercancías. Traen mercancías hasta Carlomagno los radanitas . Eso es una rareza, una excepcionalidad. Hace falta que muchos más siervos deserten. ¿Cómo pueden desertar los siervos? Tenemos una figura interesantísima aquí: Godric of Finchale, hoy San Goderico. Este es un pobre pastorcillo que, desesperando de quedar en la gleba, se acercó a las costas, pensando que habría restos de naufragios y, con mucho trabajo, consiguió incorporarse a una caravana acorazada. ¿Qué es esto de una caravana acorazada? Grupos de once, catorce hombres armados hasta los dientes, normalmente formados por una familia, un padre con sus hijos, sus hermanos, sus primos, que se van anexionando soldados profesionales, que vivían de las guerras privadas de los territorios, y se dedican a empezar a desbrozar los caminos, a empezar a hacer practicables las rutas, porque responden a flechazos, a hachazos, a quines les vengan a molestar. Goderico de Finchale está veinte años ahí, de una a otra caravana acorazada, hasta que consigue unos mínimos y empieza a hacer unas embarcaciones que cruzan el estrecho de Dover, primer cabotaje que conocemos. Esas embarcaciones tienen un éxito enorme, porque conectan las Islas Británicas con el continente. Además los primeros focos de resurrección de aquella barbarie, con Carlomagno y su hijo persiguiendo cualquier foco comercial, precisamente donde más resisten es en Brujas, en Gante, en Amberes. Ahí empieza a haber también un espíritu comercial. Estamos hablando del siglo X, del siglo IX. El caso es que Goderico se llega a hacer con una pequeña flotilla de barcos de cabotaje y, teniendo cincuenta o cincuenta y cinco años, su biógrafo, que es un monje, dice que es el hombre más rico de Europa, con gran diferencia. Tiene clientes árabes y bizantinos, que es fundamental para tener moneda, porque los árabes y bizantinos son los únicos que acuñan moneda aceptable… Y de repente un día le llega la iluminación, se da cuenta que ha transgredido el ideal de la santa pobreza, da todo lo que tienen a los pobres y el canonizado como San Goderico de Lincolnshire (Saint Godric of Lincolnshire), porque Finchale se traduce como Lincolnshire finalmente. Y ahí está en su altar. Goderico de Finachale es el primer empresario que conocemos. Pues mezclarse con marinos, con caravaneros y darse cuenta de la ventaja comparativa, es decir, que allí sobra madera y aquí falta trigo o viceversa y que el ideal de la autarquía es un santo disparate… pues el primero en darse cuenta y en compararlo fue San Goderico de Finchale, que al final renunció a toda esa monstruosidad en la que se había metido. El mundo medieval, como recuerda muy bien Adolf von Harnack, que es el gran teólogo e historiador protestante del dogma y de las instituciones eclesiásticas… tiene una obra en nueve o diez volúmenes Harnack… pues resulta que las reliquias son el verdadero objeto de poder económico. Por ejemplo, Santiago de Compostela. ¿Por qué? Pues porque ahí hay reliquias, Como comenta Harnack cuanto más repugnante es una reliquia… si no sólo es hueso, sino que conserva algo de pelo o algo de tendón u otro tipo de materia orgánica… pues más valiosa. Hay inmensas riquezas y fortunas y territorios. Se venden a cambio… como decía Juan de Valdés, de los ciento siete prepucios de Cristo descubiertos y exhibidos en distintos lugares de Europa. ¿Por qué? Porque es una sociedad clerical-militar, donde se bendice la pobreza, la desdicha, la inferioridad, la falta de mérito. Entonces lo que tiene mérito, la quintaesencia del mérito es eso, es un fragmento de pezón arrancado de la mártir, de santa Florentina de no sé qué o de pie desgarrado por el garfio de no sé cuantos. Estos son los grandes bienes… pero es que lo son… ahí está Santiago de Compostela. Es que no hay otro desarrollo de la gente fanatizada que ir a centros donde ir a pedir que le quiten la lepra o la enfermedad que fuere o, simplemente, la desdicha que llevan puesta por el hecho de nacer y no saber qué hacer con su tiempo. Con la idea de que los negocios son estafas Europa padece más de mil años, sin embargo hombres como Finchale la hacen salir de esa condición, pura y simplemente porque reabren los caminos, porque dándose cuenta de la ventaja comparativa, naturalmente saben que el ámbar es muy abundante allí y nada abundante en otra parte… el negocio de las pieles, por ejemplo, la miel… Imaginemos dos carromatos con seis hombres protegiendo a cada uno y haciendo quinientos o mil kilómetros… epopeyas, heroísmo de todos los días. No se habla de estas personas. Tuvo que haberlos por millones. Son los héroes. ¿Qué acompañantes tuvieron? Pues los notarios. El notario es un personaje fundamental, porque descubre cómo transmitir propiedad inmobiliaria. Era imposible durante todos los siglos oscuros medievales, del siglo V al siglo X, imposible vender una propiedad. ¿Por qué? Pues porque venía un pariente, o un noble, o un superior, o el monarca mismo… diciendo que aquello era en parte suyo y que había que anularlo. ¿De dónde viene la idea de que la compraventa es un crimen, un delito, un error? Pues viene ni más ni menos que de la patrística, de los tres padres de la Iglesia latinos y los tres padres de la Iglesia orientales, que están todos de acuerdo en que negociar es estafar y en que en la compraventa siempre hay un perjudicado y un beneficiado. Esto es bastante ridículo, porque imagínense cada vez que compramos un coche o un móvil, ustedes… yo todavía no tengo, pero en fin… cada vez que hacen una compran dicen: ¡no, la anulamos, no estamos de acuerdo, ha ganado usted demasiado o he ganado yo demasiado! Por supuesto, las personas estamos encantadas de entrar en flujos de intercambio… ¡Ah! Pero estas otras sociedades no quieren flujos de intercambios. Estas otras sociedades están basadas en lo que vimos antes, en lo que dice Platón: que nadie haga ni piense nada sin enterarse antes de cuál es la orden, que nadie tenga iniciativa, que todos obedezcan. La primera criatura que desarrolla a fondo el alma de Finchale, de San Goderico, es la Hansa, la organización de comerciantes que se crea en el mar Báltico, para conectar el frío con los climas más templados. Esa organización sin organizador, que nunca fue vertical y siempre fue horizontal, descentralizada y mantenida a través de lo que llamaban ellos dietas, reuniones… llegó a tener un millón de empleados tres siglos más tarde y, en realidad, sucumbió porque no tenía capacidad para responder a los retos que ella misma había planteado. La Hansa murió de éxito. Cobraba un cinco por ciento fijo, no se permitía cobrar más… Da para varias conferencias la cuestión de la usura, de modo que ni siquiera me meto en eso… La Hansa, que empezó con treinta comerciantes y llegó a movilizar hasta un millón de empleados por toda Europa y nos ha dejado maravillosas manifestaciones arquitectónicas, por ejemplo en Polonia sobre todo, en Lituania, por el Báltico y también alguna cosa nos queda por Europa occidental… La Hansa estaba basada en que los seres humanos no son autárquicos y que es imprescindible el intercambio de cosas, que acaba siendo un intercambio de ideas, porque cuando movemos las cosas también movemos las ideas. Entonces esa realidad coagulada artificialmente de la autoridad y de la verdad revelada y de lo que ya sapientísimos entendimientos decidieron otrora y que no se puede poner en duda… Pues sí, la Hansa lo puso en duda y de la forma más prosaica, más humilde. Empezó a mover cosas aquí y allá. Y tan bien le fueron las cosas que, sobre todo en Holanda, llegaron a nacer empresarios igual o más competentes que ellos, que los hanseáticos. Entonces comenzó una competencia que empezó con la erección de muros en las ciudades, en las aldeas… Al ser capaces las aldeas de amurallarse… hacía falta una inversión muy poderosa, muchas veces más de un siglo… el desertor del vasallaje, aquel que había empezado diciendo: yo me voy, yo tengo que buscar otra cosa, otro medio de vida, yo no puedo ser un señor que da tres días a la semana a otro y luego allá tú. Pues la Hansa llegó a desarrollar como competencia a la Hansa una industria en Holanda que prácticamente asimiló a los vikingos. Los vikingos eran un pueblo salvaje que se dedicaba al expolio, como Esparta o como Asiria. Sin embargo al entrar en contacto con la Hansa se convirtieron en los más expertos profesionales. Al mismo tiempo se levantaban los muros de las ciudades y las fanfarrias de la autoridad iban declinando a medida que los muros crecían en altura y en espesor. Llegó un momento en que la santa pobreza fue declarada una santa memez y los burgos no sólo prosperaron, sino que pronto se convirtieron en los acreedores de aquellos que llevaban casi mil años diciendo que son sus protectores y que rezaban y guerreaban por ellos. Empezó como alternativa a la sociedad clerical, la sociedad comercial, la sociedad que intenta mirar de cerca, la sociedad que sabe que no hay verdad revelada, que la única verdad es la empírica y que va cambiando constantemente y que depende sólo de nosotros, de que nosotros tengamos la cordura de dejar de mirarnos el ombligo y que nos demos cuenta que el destino humano es saber y que cualquier cosa que no sea esa es fracasar al nivel más básico; seremos un animal fallido. Ahora tenemos el invento de los inventos, la Hansa de la Hansa, Internet. Al fin la distancia ha acabado. La única distancia que permanece es la distancia temperamental. Quizá diría la distancia entre personas. Unas que se han dado cuenta de que el destino es saber y otras que todavía no se han dado cuenta y, sobre todo, que piensan que cambiar de idea es un delito, un delito castigable con pena de muerte. Naturalmente estos son nuestros enemigos actuales, porque al menos yo me siento muy honrado de cambiar de idea, constantemente.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Antonio Escohotado en la II Edición de la escuela de verano de Cs - Viernes, 29 de Junio de 2018, 12:30 (con Juan Carlos Girauta, Juan Claudio de Ramón, Aurora Nacarino-Brabo. Modera: Anna Grau) – MEEU Estación de Chamartín, Madrid.



Antonio Escohotado: Empezando por el final recuerdo a Juan Carlos [Girauta] que Naphta, el personaje de La montaña mágica, el que habla con Settembrini, el atractivo hombre que representa la noche, en griego Nix, n... i... x... que es la madre de todo y, para empezar, la madre de la verdad, la aletheia, el descubrimiento, el desvelamiento que permite ver lo que las cosas son, en vez de su mera apariencia… Naphta es en realidad, según el propio Thomas Mann, György Lukács, el único teórico marxista de la talla del propio Marx, si es que se puede hablar de tallas en el uno y en el otro… yo la verdad es que en caso de Marx le veo lindante con la debilidad mental, pero por razones que ya he explicado muy por largo, a pesar del respeto que se le tiene. Vamos a algo mucho más práctico ahora. Yo como español vejete me encuentro secuestrado, porque una combinación de la casta política con las leyes vigentes y (...), que es el que está pagando y ha pagado… La combinación del pringue del PP con la situación específica estatutario-reglamentaria de nuestras normas vigentes ha permitido que un señor (...) Hay personas que sí existen, por ejemplo Margarita Robles; (...). Pero lo que me preocupa y lo que me siento es raptado; raptado por (...)… no hay forma de evitarlo. Yo como ciudadano español me siento preso, preocupado, profundamente preocupado de que este señor inexistente vaya a reafirmarse en lo que le quede de poder en las funestas decisiones de (...) tanto de los podemitas como del sector irredento del PSOE. Creo que un gran problema de Ciudadanos es que el hecho de ser gente no pringada, guapa y con buena voluntad genera tremenda indignación en el personal. La otra noche, a raíz de un documental que quieren hacer sobre su vida, el pobre Laureano Oubiña insistió en que fuéramos a cenar y, efectivamente, fuimos a cenar y la casualidad quiso que este hombre… les aclaro, ha estado veintitrés años Oubiña en la cárcel por hachís… (...), con veinticinco asesinatos, ha llegado a los veinte años. Fíjense que asquerosa, repugnante situación, que, por supuesto, él debería actual y exigir inmediatamente cinco o diez millones de euros de indemnización de semejante ignominia, de tener a un señor veintitrés años porque, evidentemente, llegó a traficar hasta veinte toneladas de hachís… que por cierto yo fui perito en aquel juicio y el hachís contenía un 0,5 por ciento de hachís; el resto era clara de huevo, henna… henna era el setenta y tantos por ciento, aceite de palma… una serie de porquerías, aquello ni siquiera colocaba… Me dijo Laureano: pero tú no estarás cerca de esos naranjas… yo le contesté: yo no he militado nunca ni pienso militar, amo la independencia y en cuanto cobrase un duro o adquiriese un carnet la perdería. Pero ¿por qué odias a esta gente, Laureano? Porque son unos niños de papá, me dijo. Cuidado con eso. Laureano es un buen hombre, tiene la inteligencia del que tuvo que dejar la escuela a los doce, pero ha aguantado veintitrés años de cárcel. Si Laureano odia a Ciudadanos, hay una parte importante del país que odia a Ciudadanos. Ciudadanos tiene que cuidarse de ese sector social, tiene que aclararle lo fundamental, con lo cual termino. ¡Qué gran equívoco! ¡Qué gran malentendido hay respecto de la palabra liberal! ¿Cómo se puede imaginar que el liberal, de alguna manera, por amar la libertad, no tiene en consideración a los pobres? ¿De dónde ha salido eso? ¿A quién se le ocurre en el siglo XXI decir que los teóricos defensores de los pobres son otra cosa más que...? Inmediatamente que toman el poder, ofrecían el pan, pero donde estaba la oferta de pan llega la exigencia de obedece sin discutir; la fe es esta. No hay más vuelta de hoja que el tiro en la nuca o el GULAG; sin embargo este equívoco de que los liberales son impíos con los pobres, persiste, a despecho de experiencias reiteradas; un siglo de demostración de que los que vienen ofreciendo el pan, lo que vienen es ofreciendo un credo de crimen, miseria y hambruna. He terminado.

Antonio Escohotado: Inés ha ganado en Cataluña. Es lo que no había pasado en ningún caso. Por eso me siento secuestrado, por eso me asombra que os detesten, pero es muy peligroso, realmente muy peligroso, porque cuando ya se acercaba el fin del turnismo, cuando aquella opción Sagasta-Cánovas se cancela, entonces viene este golpe de Estado, porque esto ha sido un golpe de Estado, amigo, un golpe de Estado pacífico, pero es decir: bueno, parece que las encuestan tal o cual (yo no me fío de las encuestas), pero parece que tal o cual. Pues mire usted, no, vamos a hacer lo nuestro y adelante. Y ahí estamos. No podemos tragarlo, hay que hacer algo. No sé si ahora sirve movilizar la calle, pero hay que hacer algo ya… no mañana.

Antonio Escohotado: Te has olvidado de Arthur Pigou. Pigou es el maestro de Keynes, el inmediato… funcionaba como catedrático y él ayudante… Y Pigou es el primer y único hombre que, a mi juicio, ha hecho estudios válidos, incluso hoy, sobre la proporción de ingreso público que puede destinarse a seguros sociales. Es un campo extraordinariamente interesante, difícil… Pero los únicos que se han preocupado por aliviar la situación de los pobres son los liberales. La primera gran reforma, después de la de Bismarck y Disraeli, la pone en marcha Lloyd George, pero hay retrocesos imprevistos. Los liberales se rompen la crisma contra los Labour Party y los conservadores por obtener el voto femenino. Vienen las elecciones con el voto femenino. ¿Cuál es el resultado? Disolución del Partido Liberal. Las mujeres votan en masa por Labour y Conservador. ¡Qué manera más amable de devolver el favor! A partir de ahí empieza la crisis del liberalismo. Pero es que estábamos en 1915. Lenin decía que ellos venían con el pan y no lo sabíamos. Pero es que estamos en 2018 y nos acaban de quitar la posibilidad de votar. Esto, aquí tenemos que insurgirnos y decir: de esto nada, amigo mío… Porque antes vinieron con la oferta del pan, pero es que ahora ya sabemos qué pan tienen en Cuba o qué pan tienen en Venezuela. Lo sabemos muy en detalle, de manera que esa película, ese embuste de que amar la libertad supone olvidar al pobre… Ese embuste… que se vayan a otra parte, que se busquen otro… ese embuste ya no vale. Pero seamos prácticos. ¿Cómo sacarlo adelante?

Antonio Escohotado: Pero hay una cosa que se nos está olvidando, que tú (a Juan Carlos Girauta) y yo… quizá alguien más… Aurora… Estamos luchando por esto. Yo digo esto para que resuene en todas partes donde se oiga, digo que me siento secuestrado, que me (...) y que estoy dispuesto a hacer lo que sea… ¿Qué hacen los demás que están en esta sala? ¿No tienen un medio con Internet, con su vida, con sus amistades, de difundir una actitud que no sea su actual pasividad? ¿Es necesario que seamos Juan Carlos y yo y Aurora los que nos partamos en pecho diciendo esto? Aportemos nuestro granito de arena. ¿Pueden hacer algo los demás? ¡Ya mismo, ya mismo, no mañana!

Antonio Escohotado: Planes concretos, planes concretos que no se sacan adelante… ¿Cuál es la política en materia de drogas de Ciudadanos? ¿Hasta cuándo se demora que los profesores de Enseñanza Media y Universitaria pasen exámenes donde se demuestre que son perfectamente incompetentes y se les dé un plazo de tres meses para volver a examinarse y si, vueltos a plantear los exámenes, no son capaces de demostrar que están al día, sean cesados? ¿Hasta cuándo vamos a demorar eso? ¿Hasta cuándo el problema de la enseñanza en este país, que es el peor de todos los que se encuentran, donde la desmoralización y la falta de vocación se han contagiado del profesorado al alumnado…? Porque en realidad maldita la falta que hace tener educación universitaria si uno no tiene el menor interés en conocer nada y, sobre todo, cuando da la casualidad de que aquí (levanta la mano con un smartphone) está el entendimiento en acto, aquí está el saber absoluto. Solamente que ustedes tienen que querer buscarlo aquí, que ya lo tienen. ¿Para cuándo deja Ciudadanos su programa? Pero por otra parte ¡qué terriblemente y cuidadoso tiene que ser el obrar de este partido! Con los odios que tenía hasta un hombre bueno y sabio, como Laureano (Laureano Oubiña Piñeiro)… ¿cómo, sin pies de plomo, no se va a despeñar, aprovechando esta maldita ocasión que le han planteado la unidad de los partidos nacionalistas, del inexistente y de los señores estos del pan, que en realidad no es pan, sino tiro en la nuca y hambruna? ¿Qué vamos a hacer? Yo no lo veo nada claro. Lo que hay es que tener un coraje tremendo y, al mismo tiempo, ir con pies de plomo. Yo no sé. Tengo mucho miedo de que va a ser difícil.
……………………….
Cf. (…) en el video de YouTube

jueves, 7 de febrero de 2019

El género Agave en Málaga

  1. Agave americana 36°43'20.23"N 4°23'15.66"W Paseo Marítimo de Levante
  2. Agave americana subsp. americana 36°43'20.48"N 4°23'16.08"W Paseo Marítimo de Levante
  3. Agave attenuata 36°43'20.54"N 4°23'16.96"W Paseo Marítimo de Levante
  4. Agave decipiens 36°43'25.12"N 4°23'44.89"W Av. Pintor Joaquín Sorolla
  5. Agave desmettiana 'Marginata' 36°41'36.69"N 4°26'34.50"W Parque Gregorio Sánchez-Chiquito de la Calzada 29-06-2014; 36°43'21.92"N 4°21'53.17"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  6. Agave desmettiana 36°43'21.92"N 4°21'53.17"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  7. Agave guiengola 36°43'22.38"N 4°21'52.87"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  8. Agave horrida 36°41'36.66"N 4°26'34.58"W Parque Gregorio Sánchez-Chiquito de la Calzada 29-06-2014
  9. Agave macroacantha 36°41'35.16"N 4°26'30.50"W Parque Gregorio Sánchez-Chiquito de la Calzada 29-06-2014
  10. Agave montana 36°43'22.03"N 4°21'53.74"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  11. Agave parrasana 36°41'35.20"N 4°26'30.41"W Parque Gregorio Sánchez-Chiquito de la Calzada 29-06-2014
  12. Agave parryi 36°43'22.05"N 4°21'53.64"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  13. Agave salmiana var. ferox 36°43'21.31"N 4°23'26.80"W Paseo Marítimo de Levante
  14. Agave sisalana 36°42'42.02"N 4°25'51.26"W Calle Héroe de Sostoa
  15. Agave stricta 36°43'21.86"N 4°21'53.20"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  16. Agave vivipara var. vivipara 36°43'22.24"N 4°21'53.76"W Plaza Alfonso Comín 30-06-2014
  17. Agave weberi 36°43'17.39"N 4°23'5.26"W Av. Pintor Joaquín Sorolla 05-06-2014; 36°43'57.54"N 4°25'37.42"W (Jardines de la Rosaleda Av. del Doctor Marañón)

















Antonio Escohotado ("Los enemigos de la Libertad". Sevilla, 19/01/2018) Preguntas y respuestas.


(...): ¿Cómo defiendes el no actuar?
A. E.: No, no, actuar, actuar… Si hubiésemos hecho una charla sobre economía a mí me encantaría hablar de muchas cosas muy, muy concretas. Por ejemplo la proporción de divisas en los bancos centrales del mundo, la evolución del derecho tributario, dónde debe ir al crédito barato, etc., etc., pero eso es otro día. Eso da para un ciclo de veinte conferencias. Economía técnica… eso he intentado evitarlo a rajatabla y por eso no he hablado de capitalismo.
(...): Atenas, Jerusalén… ¿y Roma?
A. E.: Roma es el momento en el que el individuo decide dedicarse a lo común, se hace un esclavo del Estado y, al mismo tiempo, la sociedad, sin darse cuenta, que tanto amaban la autonomía, se convierten en esclavos todos. En la época de los emperadores más ilustres, los Antoninos, que además eran españoles un buen número de ellos… la crisis económica inducida por el hecho de que haya veinte esclavos por cada hombre libre, hace que en tiempo de los Antoninos los hombres libres estén mantenidos a través de un impuesto, la anona, que les da como mínimo trigo, pero a veces les da aceite… también aceite de masajes, que para los romanos eso en las termas era casi tan esencial como hoy el móvil… lo más parecido al móvil eran los aceites para masajes de los romanos y las termas… porque es un pueblo que se hizo el dominador, el gran maestro del mundo durante doscientos años debido a su maravillosa higiene… fue el más limpio de la antigüedad; siempre tuvo abundante agua pura y eso le permitió resistir enfermedades que se cargaban a otros pueblos… todos tenemos el bacilo de la lepra, pero necesitamos de tres a seis meses de no tocar el agua para que salga. Como es políticamente incorrecto ni siquiera la Wikipedia nos dice que la lepra es una enfermedad de guarros, pero así es. Roma fue el momento en que es individuo se sacrificó al Estado sin darse mucho futuro, porque había una razón para sacrificarse al Estado: que el romano había descubierto el derecho. El romano había descubierto la profunda diferencia entre el decreto de la asamblea o el individuo y el par de normas que vertebran para siempre una sociedad civil, que no son más que un par de normas y que se pueden decir de varias formas, pero que es muy cortito: una es que la propiedad ni se gana ni se pierde por violencia o fraude, y otra es que los pactos son ley entre las partes, y el que no cumpla indemniza. Si ambas cosas se mantienen una sociedad civil crece, prospera, se llega a dar un Estado y ese Estado, que primero será un Estado despótico, tiránico, vertical… se irá haciendo cada vez más parecido a lo que ahora tenemos y entonces nos daremos cuenta de que somos información, que no somos ruido. El ruido es repetir. La información es, como decía Heráclito, que alguien enciende una luz en la noche: eso es un bit, en relación con lo otro, que como es repetición y repetición sólo emite ruido. De esa manera se distingue la excelsa música del espantoso estruendo mecánico, al que estamos cada vez más sometidos, por otra parte. Roma fue un momento muy alto de la humanidad, pero en el sentido de que fue esclavitud en todos y para todos. Fue esclavitud para Augusto y para César, hombres eminentes que se esclavizaron al Estado y al bien de la cosa pública… y luego fue esclavitud para todo el resto de la población y, prácticamente, el hombre libre dejó de existir. En tiempos de Marco Aurelio el hombre libre es más miserable que el esclavo. Porque el esclavo tiene alguna incumbencia. El hombre libre tiene que ser como el de El lazarillo de Tormes, este que se echa migas en el pecho para que se piense que comió, pero en realidad lleva una semana sin comer y debajo de la capa no lleva calzones, porque los tiene empeñados o están agujereados. El pobre vergonzante. Roma es un pobre vergonzante desde el año cien hasta el cuatrocientos y pico, cuando ya se desintegra.
(...): Marx y su delirio de la desaparición de la escasez…
A. E.: Marx pensó que convertir en copropietarios a todos los empleados les iba a dar una productividad, un ingenio tal.. que la hora rentaría como diez horas… pero esta postura es totalmente delirante…
(...): Antonio Escohotado y Pablo Iglesias Turrión… ¿Qué hay en Iglesias de real? ¿Miente siempre?
A. E.: Él se busca a sí mismo. Es un hombre que se busca a sí mismo. Por una parte la sombra de sus seguidores es tan alargada que le tiene paralizado. Cuando terminamos la entrevista me dijo ¿Antonio, nos vamos a tomar unas copas? Y fuimos a un sitio así muy privado, un sitio en la calle Ferraz, un sitio divino de pinchos, donde hay un reservado… él lleva dos policías, en aquel caso llevaba una mujer y un hombre armados hasta los dientes y se pusieron a nuestro lado. Él se fundió cuatro gintonic mientras yo me fundía cuatro tequilas… seguimos cada vez más animados y me di cuanta de que él… no digo bondadoso, porque no se puede ser bondadoso cuando se siembra el rencor como si fuese abono… pero que él es mucho menos… vamos, que no se cree las cosas que dice.
(...): Yo soy pesimista sobre el futuro en España y optimista en el Mundo, porque se ve ¿qué opina usted del futuro en España?
A. E.: Creo que fenomenal. Veo que van a meter en la cárcel a mil o dos mil catalanes por malversación. Eso no lo van a poder evitar y eso es un asunto que, aunque la justicia en España vaya tan lenta, aquí se están tomando medidas para acelerar a toda castaña… el movimiento ha ido… tienen que cerrar los sumarios, tienen que pasar a la Audiencia, la Audiencia juzgar, ellos pueden apelar, irán al Supremo… Haciéndolo bien antes de que lleguen las generales del 2020 tenemos en la cárcel a mil personas, suficiente para aparcar uno o dos milenios la causa que han defendido. De modo que las noticias no pueden ser más estimulantes. Además se podía pensar que lo que iba a acabar con este ataque de rabia porque Isabel la Católica no hablaba catalán… Lo que me contaba recientemente, el verano pasado, uno de los líderes independentistas ibicencos, que decía ¡maldita sea! Si en vez de casarse Isabel con Fernando el Católico, hubiera sido una señora catalana, el mundo entero o gran parte del mundo hablaría catalán, como ahora habla castellano. Les dan mucha importancia a eso. El origen del complejo de inferioridad que luego se ha convertido en supremacismo es que la lengua catalana les ha dejado un acento, que ellos no pueden quitarse. Yo soy optimista incorregible.
(...): Rajoy…
A. E.: Ha quedado fenomenal, yo pensaba: este hombre es un cenizo, un pesado… Por ejemplo, Pablo Iglesias me habló muy bien de él; me dijo que es ingeniosísimo, simpatiquísimo… Otras personas que no son del PP también me han hablado muy bien de él… y su gestión de la crisis catalana, aunque fue un poco lenta y a remolque de Albert, que ahí se portó infinitamente mejor… lo ha hecho bien. Creo que poco a poco vamos a tener como dirigentes políticos lo que nunca hemos tenido: gente guapa, independiente y no pringada. Que Dios nos oiga.
(...): ¿El marxismo es una ciencia fallida?
A. E.: El marxismo nunca fue ciencia.
(...): El liberalismo…
A. E.: En cuanto al liberalismo todo lo que sea acercarlo a algo maximalista es un error. El liberalismo tiene que ser humilde, pragmático, adaptado a cada cosa y, por otra parte, lo suficientemente amplio de miras como para decir: yo soy el camino, la verdad y la vida; el que crea en mí vivirá eternamente.
(...): La canción Quien quiere vivir para siempre (Who wants to live forever?), de Queen…
A. E.: No sé si se lo creían, porque eran demasiado jóvenes. Yo creo que antes de los sesenta y cinco o así es absurdo parar la vida, porque uno tiene que vivir su aventura… Es espantoso, es incalificable, no tiene nombre, es trágico ser interrumpido. Pero cuando ya uno ha vivido su vida, seguir aferrándose, de una forma consciente o inconsciente, a ella son ganas de entristecerse en vano.