Páginas vistas en el último mes

lunes, 22 de octubre de 2018

Congreso Mentes Brillantes (National Geographic) 8ª edición. Jueves, 26 de abril de 2018. Teatro Circo Price de Madrid.




Charla con Ángel Gonzalo López-Cañadillas, Pilar Cebrián, Fernando Díaz Villanueva, Alberto Sicilia, Fernando Sánchez Dragó, Julio Alberto Moreno

Antonio Escohotado: (le preguntan acerca de Patricio Lumumba y Ernesto Guevara) La condición humana de Lumumba y de Guevara… Bueno… Lumumba, el pobre, murió asesinado por sicarios de Tshombe, que era una cuestión particular y en paz descanse. En cuanto a Guevara, que todavía le siguen llevando en la camisetas, un carnicero, miserable, analfabeto, subnormal, que además nunca ganó una batalla, cobarde… Eso sí, experto en fusilar a los demás. Una basura humana, a la que todavía respetamos como si no fuese basura humana. (habla el coordinador) Lo mío se resume en basura.

Antonio Escohotado: (habla Sánchez Dragó de la distinción entre civilización y cultura) Bueno, pero civilización viene de “cives”, de civismo, del hombre de la ciudad, contrapuesto a la época en que el hombre del campo o era el amo o era el siervo. Y en cambio, al llegar a la ciudad, esta separación radical del amo y el siervo desaparece, vienen las profesiones, en vez de haber castas hay clases móviles… es todo la diferencia. Ahora las ciudades se han convertido en unos inmensos termiteros… se parecen más a una colmena, uno poco tipo Kafka que lo que era la liberación del burgo en la Edad Media, o lo que fue Atenas o cosas parecidas, pero eso no quiere decir que civilización no sea sinónimo de que la libertad penetra en la sustancia de lo que hay y lo informa en la línea de la reciprocidad. El principio de reciprocidad es que que se suele olvidar y el que tiene perdido el Islam desde el principio. ¡Tú no puedes pedir sin dar! Tú no puedes recibir con ingratitud. O mejor dicho, puedes hacerlo, pero haces el ridículo y demuestras que eres un miserable. (habla Sánchez Dragó) El burgo y la urbe. (habla Sánchez Dragó) Pero tú eres el que vive en la ciudad y yo soy el que vive en el campo hacer sesenta años. (habla Sánchez Dragó) Yo he vivido en Ibiza quince años sin agua y sin luz.

Antonio Escohotado: (un contertulio menciona Nínive, en Irak) Ya pero, Nínive no es una ciudad culta. Nínive es la sede del pueblo quizá más terrible de los anales de la humanidad, Los asirios, que era el primer pueblo que se dedicó a sustituir el mercado de cosas y servicios por el mercado de esclavos. Antes de que los espartanos hiciera de eso su norma, lo había hechos los asirios. Los verdaderos hijos de perra de la historia originaria son los asirios. No nos equivoquemos.

Antonio Escohotado: En una aduana birmana me salvó justamente eso, porque me preguntaba el de la aduana… quería el tío de la aduana cambiarme los dólares que yo llevaba por moneda birmana, lo cual hubiera sido reducir mi patrimonio diez mil veces, que era la inflación reinante en ese momento. Yo me di cuanta de que era un sujeto pequeñito y que probablemente por cincuenta dólares le podía comprar… allí, pasándoselos tranquilamente en la ventanilla… y dijo ¿Madrid o Barcelona? Y dije: – yo soy de Madrid. – ¡Ah, sí, Cristiano Ronaldo! Y pasé. Yo creo que el fútbol es el único ballet actualizado. A mí lo de “El lago de los cisnes” me resulta un rollo insufrible y, en cambio, un partido como el de ayer me resulta interesantísimo. Mucho más todavía el Leverpool-Roma del otro día y, sobre todo el Liverpool-Manchester, a mi juicio el mejor partido del año… Porque son muy buenos jugadores. Hay que reconocer el mérito de personas que se esfuerzan en lances que, en principio, para el público, no son nada, pero cómo llegar a un balón, cómo encimar a los otros, cómo coordinar la presión, cómo atacar cuando procede, cómo defender numantínamente cuando toca… ¿cuál es la función del acierto en el fútbol? (habla Sánchez Dragó) Pero hay una diferencia, que nadie te manda ver el fútbol… en cambio hay otras cosas que son obligatorias; por ejemplo hacienda. (habla Sánchez Dragó) No es cierto… (habla Sánchez Dragó) Yo con un pago extra pequeñito tengo National Geographic por ejemplo, que es básicamente lo que veo… y alguna cosa del Canal Odisea, del Canal Viajar… Hay tres teles… la tele que va desde la tres a la seis nunca la he puesto. Mi familia se duerme viendo la tres, la cuatro, la cinco y la seis. En la seis a una que se llama “Flauras”, o algo así, que es el que lleva el tinglado, un catalán ¿no? Son teles odiosas, para gentes que odian… no sé… vaya rollo… A mí me ha impresionado mucho lo que ha dicho Fernando. Me doy cuenta de que está llegando al estatus de sabio, que es persona que conoce sin rencor y sin lagunas la obra de sus congéneres, que no es cosa fácil, porque para conocerla hay que estudiar y para estudiar hay que agarrar tu tiempo y decir ¿cuántas horas, qué proporción del día empleo en saber lo que no soy yo ni lo que son mis caprichos? ¿Cuánto? (habla Sánchez Dragó) Estudiar es una cosa tan básica como… más que fornicar… es como amar. La forma de amar que te enriquece. (habla un contertulio sobre el volumen de los libros de Escohotado) Bueno, ahora he decidido que me voy a hacer uno de doscientas páginas.